Patricio Rodríguez convirtió el gol que evitó la derrota de Platense ante Fénix, al poner el 1-1 final, y tras el encuentro confesó que se fueron con un sabor agridulce, porque en todo el partido buscaron la victoria. Además, afirmó que al equipo de Omar Labruna le van a empezar a tener miedo y respeto.

A nota p

«Creo que entramos dormidos veinte minutos claves, pero, por lo menos, nos llevamos un empate con gusto a poco, porque creo que en todo momento buscamos la victoria», fue lo primero que dijo el volante tucumano al salir del vestuario.

Al consultarle sobre la posibilidad de acercarse a Morón que se les escapó, el autor del gol aclaró: «Falta mucho, lo que tenemos que aprender es que hoy era un partido para atacarlos por afuera, renunciar a lo que nosotros nos gusta, que es atacar, ser muy verticales. Creo que Fenix se sentirá cómodo jugando así. Nosotros no vamos a jugar así, una lástima que, en un partido tan difícil, no nos llevamos los tres puntos».

Más adelante, se le preguntó si la palabra justa para resumir el segundo tiempo era «frustración», a lo que el «Pato» contestó: «No, frustración, no porque dejamos todo. Cuando uno deja todo se va tranquilo. Creo que hoy aprendimos algo importante que es leer el partido rápido. No podemos leer el partido después de que termina».

A continuación, se mencionó el desgaste mental y físico que realizó el equipo al intentar convertir el segundo gol, durante todo el complemento. «Lo que ahora nos sobra es confianza. Todo equipo te mete un gol y es muy difícil entrar, pero aún así logramos convertir. Es virtud de Fénix el 1-0 ya que se metió atrás, salió de contra y le quedó una jugada que justo le pasa al lado del pie a «Tito», pero fue una jugada desafortunada, pero aislada porque después no ocasionaron más. Nos vamos con un sabor agridulce porque queríamos los tres puntos», dijo Rodríguez.

Para finalizar, se le consultó al «11» sobre el raro festejo que realizó luego de convertir, apuntando al banco de suplentes. «Primero que nada se lo dedico a mi mujer y a mi hijo y el saludo era para Lucas Galán que me había dicho, desde el fin de semana, que iba a mojar», explicó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here