Noche despejada y calurosa, nueve en punto de la noche y el estadio Ciudad de Vicente López se iba tiñendo de marrón y blanco. Comenzaban a sonar los bombos y la Goyeneche repleta entonaba los primeros cantos para alentar al Calamar. Suena el silbato, comienza a rodar la pelota y se renueva la esperanza de seguir con la racha de ser invictos de la mano del plantel de Omar Labruna.

a-18

Por Camila Scigliano

El partido transcurrió con un primer tiempo muy peleado:  por un lado se encontraba la actitud fuerte de un Platense que buscaba la victoria de local para sumar esos tres puntos claves e ingresar en Reducido,  y por el otro el equipo Gallego que no tenía intensiones de aflojar y lo demostraba adelantando a sus volantes Sebastián Mayorga y Maximiliano Sosa. Tal apriete del equipo visitante hizo que el equipo de Labruna baje su línea defensiva.

De forma sorprendente, como se viene dando en los últimos partidos, la jugada  por izquierda del Pato Rodríguez hizo que llegue a los pies del nuevo superhéroe del torneo, el “Albañil” Emiliano Carrasco quien de un excelente bombazo le rompió el arco a Cristian Correa anotando el primer gol en el minuto siete del primer tiempo y su cuarto tanto en este torneo. Transcurriendo el minuto 37 de este gran y agotador primer tiempo,  el “Gran Carrasco” volvió a hacer de las suyas: penetrando el área del Gallego brilló con una tijera que si entraba  coronábamos la noche en Vicente López y perdíamos por completo la cordura y la voz.

Comienzo del segundo tiempo en el estadio Ciudad de Vicente López, presenciamos un cambio rotundo en cuando a la actitud de Deportivo Español, que salió decidido a buscar el empate cueste lo que cueste.  Sin embargo el equipo del “Calamar” demostró un notorio desgaste físico aunque con el ingreso de Palavecino, Zarco y Conicelli se recuperó un poco el ritmo. Llegando el final del segundo tiempo el árbitro Bermúdez agregó cinco minutos adicionales al encuentro donde nos encontró a todos por demás nerviosos y deseosos de dar por finalizada la jornada. Final del partido:  la hinchada se alzó entre cantos y aplausos, se respiraba un clima de victoria ¡Platense estaba en Reducido!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here