Omar Labruna se hizo cargo del primer equipo del Club Atlético Platense, ayer, cuando dirigió la práctica matutina que el Calamar realizó en el gimnasio de futsal, por las malas condiciones climáticas. Llega para suceder a Juan Carlos Kopriva.

labr1

Un verdadero delicado momento se vive en Zufriategui y Liniers. Tras el fracaso que significó el paso de Juan Carlos Kopriva, hubo que salir rápidamente a buscar sucesores. A pesar de que antes sonaron nombres como Pablo Quatrocchi, y sobre todo Blas Giunta (el más querido por la gente), quien ganó la pulseada y ya se calzó el buzo fue Omar Labruna, el experimentado entrenador de 59 años que no viene de hacer grandes campañas, pero sabe cómo son las presiones en un club importante.

En un pequeño repaso por su carrera, hay que decir que el hijo de Ángel comenzó a dirigir en Belgrano de Córdoba en 2003 y pasó por clubes como Huracán, Olimpo, Gimnasia de Jujuy, y Gimnasia de Mendoza, entre otros (en el país).

En 2012, el DT tuvo su primer compromiso grande ya que asumió en Colo-Colo (ya había dirigido en Audax Italiano en Chile), donde se mantuvo hasta marzo del 2013 y se tuvo que ir por malos resultados. Dirigió 36 partidos, ganó 17, empató ocho y perdió 11. Se retiró con un 54, 63% de efectividad.

Igualmente en 2014 llegó una alegría cuando fue contratado por Nueva Chicago para disputar la B Nacional y logró ascenderlo a la Primera División el 19 de diciembre, tras jugar un triangular de desempate con Aldosivi y Gimnasia y Esgrima de Jujuy (a quien le ganó en Córdoba para subir).

En agosto de 2015, tuvo una de sus últimas apariciones cuando fue presentado en Gimnasia y Esgrima de Mendoza para disputar la B Nacional. Labruna asumió en un equipo que en 30 fechas estaba en la 17° ubicación. A fines de noviembre, debió disputar un partido de desempate por la permanencia ante Guillermo Brown de Puerto Madryn en el Estadio Diego Armando Maradona, donde igualó 0 a 0 en los 90 reglamentarios y luego 1-1 en el alargue cayendo posteriormente en los penales por 5-4 y sumando un nuevo descenso como entrenador.

Su última experiencia fue en Boca Unidos, donde fue despedido tras sumar ocho puntos en seis partidos disputados, dejando al conjunto de Corrientes en la decimosexta posición de la tabla. Ahora llega a Platense en busca de revertir sus magros últimos resultados (con un equipo que suma nueve unidades en diez fechas y está a siete del descenso). Su cuerpo técnico de trabajo estará conformado por: Leandro Jorge, Gerardo Rojo y Leo Aguirre (un ex Calamar, como entrenador de arqueros).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here