El volante Julio Mozzo nos asustó a todos. Cayó desplomado tras un choque de cabezas el domingo, en la Isla Maciel, y tuvo que ser trasladado a un hospital. Finalmente, se supo que tuvo un traumatismo de cráneo, con amnesia. Sobre el episodio el uruguayo afirmó:»No me acuerdo de nada».

a-25
Corrían los 38 de la primera parte. Platense venía de dar el golpe. Hacía tres minutos que Francisco Vazzoler había metido la diagonal para sacudir con la derecha y abrir la diferencia. Había córner para San Telmo. La pelota llegó a los saltos, Emmanuel Carreira la sacó pero Adrián Martínez la devolvió. Allí entró en escena Mozzo, que la sacó con la cabeza, pero la dejó viva. Por eso volvió a buscarla arriba pero después se apagó la luz. El «5» cayó desplomado y el juego seguía.

Yamil Possi sonó el silbato y Darío Leguiza lo palmeó a Agustín Palavecino para que frene la contra. Lo importante pasaba por otro lado. Mozzo estaba tendido, con los ojos cerrados. El delantero Ricardo Segundo lo había dado vuelta en el piso, sabiendo lo duro que había sido el choque entre ambos. Llegó la asistencia y después la ambulancia. La escena se fue tranquilizando. Esa misma que antes tenía a Leonardo Talamonti agitando las manos para pedir auxilio y a Ezequiel Mastrolía agarrándose la cabeza mirando a su compañero caído, mientras todo el banco de Platense corría para rodearlo.

Mozzo, ya despierto, y todavía un poco mareado gritó:«No me saquen los botines», mientras lo subían a la camilla con un cuello ortopédico. Tras trasladarlo al Argerich, lo estudios arrojaron el resultado: traumatismo de cráneo con amnesia. Después del diagnóstico el volante fue dado de alta y se reunió con su familia. Una jornada que venía bien, tuvo ese gran susto, pero terminó con la tranquilidad de que la salud del uruguayo estaba bien y que Platense se había llevado los tres puntos de la tan complicada Isla Maciel.

«Un poco dolorido de la cabeza pero va mejorando», fue la primera frase que soltó Mozzo al consultarlo sobre su actualidad. «Perdí el conocimiento y no entendía nada», amplió. El experimentado volante es conocido por su entrega y garra para jugar, pero pedir seguir jugando tras desmayarse ya era mucho.«Pedí que no me saquen los zapatos, que quería seguir jugando jaja. De eso no me acuerdo», dijo bromeado por su insólito pedido a los médicos.

Mozzo, hoy, va lentamente recuperándose tras el golpe y espera entrar en la consideración de Juan Carlos Kopriva para el sábado, cuando Platense tenga que recibir a Almirante Brown a las 18:05 en Vicente López. Si no llega al 100% su reemplazante natural es Fernando Lorefice. Pero igual, el uruguayo demostró ser un cabeza dura y querrá salir de titular para ir en busca del tercer triunfo consecutivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here