Si bien quedan muchas cosas aún por mejorar, la Identidad que Juan Carlos Kopriva intenta darle a este Platense comienza a florecer y se sostiene por una “columna vertebral” integrada por quienes hasta ahora parecen ser sus mejores hombres.

a-1

La solidez en el arco de Ezequiel Mastrolía, la voz de mando del capitán Leonardo Talamonti, la frescura creativa del juvenil Agustín Palavecino y la potencia ofensiva de Francisco Vazzoler, jugador que a fuerza de goles va ganándose lentamente la simpatía de la parcialidad “Calamar”, son los que conforman esta columna.

Más allá de lo arriesgado de pretender jugar con una “falsa línea de 3” en el fondo, comienza a notarse el sacrificio de los laterales/carrileros (Carrasco y Leguiza), y el claro mensaje trasladado a quien porta la casaca N° 9: rematar al arco con el mismo de frente. Ante San Telmo fueron dos, pero pudieron ser dos más, y representó un avance con respecto a lo visto en los dos primeros cotejos donde fueron muy pocas las situaciones de riesgo en materia ofensiva.

Así las cosas , lo que quedará para ajustar seguirá siendo la labor de los dos stoppers (a pesar de su falta de fútbol y cierto cansancio producto de su portentoso físico, a mí criterio personal Daniel Delgado no desentonó y fue el mejor stopper izquierdo de los tres utilizados hasta el momento por Kopriva), sobre todo el sector derecho, donde Walter Gómez nos sigue ofreciendo su versión de jugador voluntarioso pero poco resoluto más allá del rechazo largo.

Pero por sobre todas las cosas, si hay algo que ajustar en este equipo es su mediocampo central. Ni Lorefice ni Mozzo han logrado hacer buen pie en el campeonato. Carreira debe cubrir un amplio espectro del área media y eso hace que su trabajo se presente generalmente como uno deslucido, siendo más efectivo quizás despejando en defensa que sumándose al ataque con las buenas cualidades que tiene para este último menester.

En ataque, la insistencia de Kopriva sobre Vazzoler va haciéndole ganar la pulseada al Entrenador. El rendimiento del atacante ha sido superlativo ante San Telmo, y no solo por los goles, sino también por sus exigencias en el juego aéreo y su solidario despliegue para auxiliar al equipo en las dificultosas salidas que viene experimentando.

Aún así, en defensa y tras salida del arco, se han permitido ensayar en un partido muy difícil por lo trabajo y lo corto del terreno la salida desde el fondo con pelota dominada, siempre a cargo del tándem Mastrolía-Talamonti.

No mucho más por el momento. Como decía el “Bambino” Veira, “la base está”. Ahora hay que fortalecerla. Platense comienza a hacerse un “nombre” dentro del torneo. Con un partido menos, se posiciona en la cuarta posición de la tabla y trata de convertirse en protagonista del campeonato desde el arranque del mismo, algo que hace mucho tiempo no sucedía. Obtiene resultado de local y de visitante, aunque debe decirse que quizás los tres puntos en la Isla estuvieron algo exagerados, pero valen por los que perdió en su primera visita en el imposible terreno de juego de Barracas Central.