El Sr. Lucas Ariel Di Bastiano fue el encargado de administrar justicia deportiva en el encuentro disputado entre “Calamares” y “Mirasoles”. Lo hizo fiel a su estilo, cercano a las acciones, con firmeza, y condujo el encuentro dentro de los límites de la normalidad, a pesar de haberse producido ciertas situaciones marcadamente antideportivas.

14332927_1096953923724792_3965933888445825113_n
A los 40 segundos de juego tuvo la primera exigencia, cuando dio continuidad a las acciones tras un despeje tardío de Marcelo Vega dentro de su área penal sobre la posición de Darío Leguiza, que ingresaba como una tromba. A mi juicio, bien interpretado, a pesar de haber existido un contacto entre ambos jugadores. Vega no alcanzó a verlo llegar a Leguiza, seguramente alguien le gritó que despeje y así lo hizo, chocándose contra Leguiza. Dar la continuidad fue lo correcto. No hubo intencionalidad ni tampoco el choque fue lo suficientemente fuerte, más allá de la exagerada caída del por entonces carrilero “Calamar”.

En el minuto 8 amonesta a Maximiliano Serrano por una fuerte entrada sobre el mencionado Leguiza, criterio correcto ya que el lateral derecho de la visita fue a disputar la pelota con riesgo para el físico del adversario, al cual tenía de frente.

En el complemento, con Almirante al frente del marcador, los jugadores visitantes más experimentados quizás le robaron algunos minutos, vitales para tomar un poco de oxígeno cuando Platense se le venía encima (específicamente hablando sobre los primeros 15 minutos del complemento) Previo a esto, lo había amonestado bien a Darío Leguiza por un planchazo, en el minuto 12.

Lo dicho, en el que quizás fue su peor momento dentro de la tarde/noche, Di Bastiano dio por algunos espacios excesiva continuidad y eso provocó que los jugadores fuesen a disputar los balones con demasiada vehemencia. Tal lo sucedido en el minuto 14, cuando Vega le entra muy fuerte a Mozzo, y el uruguayo le responde con una antireglamentaria. Se armó la gresca, llevándose la peor parte el “oriental” (amonestado) y un Pablo Migiliore que había hecho un recorrido de 90 metros para meterse en el tumulto. Pero no terminaría allí. Pícaro, el “1” de la “Fragata” se tiró cerca del mediocampo acusando un golpe de Ricardo Vera que, por supuesto, nadie vio y dudamos de su real existencia. Entre una cosa y otra (pues se lo debió asistir), Almirante le robó al juego cinco minutos que luego no fueron debidamente recuperados.

En el minuto 22 del complemento se desarrolló entre Mastrolía y Talamonti una involuntaria jugada dudosa con sabor a penal. Tras anticiparse a un centro que tenía dirección de Sebastián Matos, el arquero “Calamar” contiene la pelota pero la tira hacia adelante, con la desgracia que parece rebotar en el brazo derecho del defensor local. Tras el rebote, Mastrolía vuelve a agarrar el balón para hacer el saque largo. Como sea, era una jugada que debió haber mejor advertido el Segundo Asistente, pues como suele suceder en casi todos los envíos desde el fondo, seguramente el Juez ya se encontraba de espalda a la acción esperando el rechazo hacia el círculo central.

En el minuto 41 amonestó a Marcelo Vega por protestar, quien de haber recibido la amonestación en aquel ida y vuelta con Julio Mozzo debió haberse ido expulsado. La última amarilla de la jornada fue la recibida por Leandro Kuszko en el primer minuto de recupero, también por una entrada muy vehemente.

Si bien otorgó seis minutos de recupero (cinco en primera instancia, y uno más por una sustitución de un jugador de Almirante), parecieron pocos teniéndose en cuenta que debe sancionar medio minuto por sustitución, y en el juego en sí durante el tiempo reglamentario se dieron dos (Kuszko por Mozzo, Fernando Vega por Heredia), lo cual debieron ser seis -al menos- en la primera instancia, y uno más durante el recupero en sí.

Por fuera de ello, Di Bastiano no tuvo ingerencia en el resultado final, y condujo el partido de manera aceptablemente correcta. Fue la primera vez que Platense cae derrotado en su Estadio con el arbitraje de este Juez.

El Desempeño de los Asistentes

El Sr. Mariano Hernán Rúas fue el Primer Asistente. Con marcada experiencia en Primera División, realizó su tarea de manera más que correcta, siguiendo con precisión las últimas jugadas que se sucedieron principalmente durante el primer tiempo, dando continuidad a dos correctas habilitaciones de jugadores atacantes visitantes (Heredia y Matos), y sancionándole al “9” una correcta posición adelantada. Ya en el complemento su trabajo mermó por las pocas situaciones de aproximamiento que tuvo Platense sobre el arco defendido por Pablo Migliore.

El Sr. Andrés Gabriel Prendel fue el Segundo Asistente. Su labor fue aceptable, aunque quizás debió haberse involucrado más en el principio del tumulto producido por los choques entre Julio Mozzo y Marcelo Vega. Sobre la jugada del minuto 22 no puede decirse mucho, ya que la acción fue muy rápida y si bien fue frontal -insisto- no fue claro que la pelota rechazada por Mastrolía haya pegado efectivamente en el brazo derecho de Talamonti, lo que hubiese significado sancionar penal a favor de la visita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here