Ricardo Vera tuvo un desgarro de nueve milímetros que lo obligó a dejar la cancha en la primera parte del partido entre Platense y Fénix, en Vicente López. El Chipi estará afuera tres semanas y se suma a Leandro Kuszko, Jonathan Bustos y Lucas Volken en los averiados.

A 58
La generación de juego del Calamar es un tema preocupante para Jorge Brandoni. El entrenador cambió de delanteros, volantes y dibujo a lo largo de los partidos. Cuando parecía que una idea se asentaba y creía tomar posesión como «la solución ideal», las lesiones fueron el enemigo mayor de Platense para ausentar a los jugadores de ataque de las canchas.

Todo comenzó con Lucas Volken, quien hizo un gol en Reserva, fue titular con San Telmo y Flandria y no pudo continuar por un mini desgarro en el talón de Aquiles. Más tarde, llegó Jonathan Bustos, quien se mostró como el gran socio de Patricio Rodríguez y Luis Quiroga, pero solo pudo demostrar su fútbol 23 minutos con San Telmo, ya que Ignacio Ruano lo agarró de atrás y le provocó un esguince de rodilla.

Luego de su gol con Comunicaciones y sus conexiones con Quiroga, Leandro Kuszko se alzó como uno de los mejores valores Calamares de los últimos partidos. Finalmente, en una de las últimas del primer tiempo con Español, saltó a cabecear y se desgarró. Y por último llegó Ricardo Vera, en uno de los movimientos más raros. Casi no la tocó con Fénix, pero a los 25 miró al banco y pidió la sustitución. Salió caminando y le dejó su lugar a Rodríguez ¿El resultado? Lo mismo que Kuszko, desgarro de nueve milímetros y tres semanas afuera.

Un lindo problema para Brandoni es el saber como conformar el sector ofensivo para el domingo. Si bien Bustos y Volken están empezando a entrenar con normalidad, su falta de ritmo los ponen muy por debajo de sus compañeros. Sólo queda remarcar que, hoy, Rodríguez, Daniel Vega y el juvenil Agustín Palavecino (con un buen momento en Reserva) con las únicas alternativas reales sin mencionar a los titulares Cristian Campozano y Luis Quiroga, para salir a atacar a Estudiantes en Caseros.

7 Comentarios

  1. En lo personal, me gustaría que en esta circunstancia Brandoni se atreviese a un esquema 2-3-1-2-1: Mastrolía; Talamonti y Barreña de stoppers con Lorefice como líbero adelantado; en la misma línea de Lorefice parten los laterales Morgantini e Infante; por delante de estos Chmil a la derecha y Palavecino a la izquierda, más pegados, y 5 metros delante de ellos Quiroga y Rodríguez, más expandidos; en el centro, arriba Daniel Vega. Peo bueno, seguiremos viendo desfilar a Molina Fariña y a Humberto Vega.

    • CALAMARRON EN SIGLO XXI, DEFINE A BRANDONI COMO UN TECNICO DE RESERVA, YA QUE ALEJADO DEL COMPROMISO DE LA PRIMERA, HACE JUGAR DISTINTOS A LOS JUGADORES. COMPARTO CON EL. EL MIEDO NO ES ZONZO, PERO EN ESTE CASO ES CANALLESCO.

      • No sé si es tan así. Habría que ver cómo es el real nivel de los juveniles de los otros clubes, que no tienen tanto «profesional» alternando en Reserva como ocurre con nosotros. Creo que el asunto pasa por ahí, en ese tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here