Si bien es importante saber que Platense definitivamente se ha transformado en un equipo al que hacerle un gol es muy difícil, la fragilidad de este concepto parece recaer permanentemente en un mismo nombre y apellido: Ezequiel Mastrolía. Pero también es importante destacar que Platense es un equipo al que le cuesta a horrores convertir goles. La mitad de los partidos disputados a lo largo de este Campeonato han terminado igualados en cero, y todos ellos protagonizados en su Estadio, el “Ciudad de Vicente López”.

11937445_595517763938367_4463381284482496334_n

Y voy un poco más allá con una estadística que por allí el simpatizante de Platense no tiene muy en cuenta y que tiene que ver con esta especie de “Filosofía Brandonística”: desde que “Palito” ha sido designado como entrenador de manera permanente en el primer equipo, Platense nunca ha perdido en su Estadio y nunca ha recibido un gol en contra en sus siete partidos. Sumó dos empates en cero ante Flandria y Brown de Adrogué, luego le ganó 2-0 a la U.A.I. Urquiza, volvió a sumar dos empates consecutivos en cero ante Talleres de Escalada y San Telmo, le ganó 3-0 a Comunicaciones, y ahora nuevamente empata en 0 ante Fénix.

De mantenerse esta curiosidad estadística, anticipo futuros resultados en el “CVL”: ante Morón, Villa San Carlos, Deportivo Riestra y Atlanta se volverá a empatar en cero, y deberíamos triunfar solamente ante Colegiales y la U.A.I. Urquiza en lo que queda del Torneo.

Claro está, el asunto será ver cómo será la reacción de un equipo acostumbrado ya a no recibir goles pero también a convertir muy poco en sus excursiones. El domingo se acerca un alicaído Estudiantes de Buenos Aires, equipo al que siempre costó –y mucho- vencer y sobre el cual también nos recaen varios y tediosos “0-0” durante la última media década. Y luego Defensores, Acassuso, Barracas Central, Deportivo Armenio, Almirante Brown y Tristán Suárez, todos equipos “robapuntos” (dos de ellos nos superan en el historial, sin ir más lejos).

Así las cosas, habiendo quedado a 7 puntos del líder (que sigue siendo Fénix, que no demostró ser más que Platense porque solamente se dedicó a patear desde fuera del área), habiendo transcurrido el primer tercio del Torneo, tener en cuenta la fría estadística que ha logrado levantar Jorge Brandoni como entrenador cuanto menos me preocupa.

Y fíjese el lector que he hecho hincapié en un terreno meramente anecdótico y que analiza las cosas con el “diario del lunes”, puesto todo cuanto se podría pensar y decir sobre el funcionamiento de este por momentos caprichoso planteo ya se ha plasmado.

Así las cosas, todo parece terminar de ir adquiriendo ese gustito a nada, a “cero” total, que nos terminará por alejar, nuevamente, de la posibilidad de poder luchar por el ascenso aunque más no sea hasta el final. No quiero ser fatalista, pero ahora el objetivo debería pasar a ser sumar puntos. Porque las últimas campañas no han sido buenas, y el próximo torneo deparará cuatro descensos a la “C”, sin saber aún si ése será el formato de pérdida de categoría también para el 2018.

Quiero decir, que sin recibir goles, pero tampoco haciéndolos, no se puede lograr un rápido ascenso. Pero sin recibir goles y no haciéndolos, dividiendo puntos, esa realidad nos acerca rápidamente a la lucha por el descenso. Dios no me oiga.

3 Comentarios

  1. Y, SI…., LLEVAS GRAN RAZON ANALITICA.
    AYER, DESPUES DEL PARTIDO ME QUEDE PENSANDO QUE CON LA SERIEDAD CONQUE TRABAJAN MASTROLIA, TALAMONTI, MATIUZZO Y LOREFICE (AGRADECELES, BRANDONI), SEGURAMENTE NOS HUBIERA SOBRADO PARA NO DISPUTAR ESA MALDITA FINAL CON TEMPERLEY.
    O TAN SOLO MASTROLIA EN LUGAR DE BERNUNCIO, EN UN EQUIPO QUE PARA MI, CON ESE SOLO REEMPLAZO HUBIERA CAMPEONADO.
    QUE SI ESA SERIEDAD FUERA LA QUE ESTA COMISION TUVIERA, HUBIERA TRAIDO MENOS INTEGRANTES INTRASCENDENTES Y CONTRATADO EL CENTRODELANTERO QUE NOS LAMENTAMOS PARTIDO A PARTIDO NO TENER.
    QUE REGALAMOS A MOLINA, JUGADOR QUE ES TITULAR EN DE UN FENIX CON AMBICION DE CAMPEONAR. Y NI HABLAR DE LOS DEFENSORES QUE TRAJIMOS (CON LA EXCEPCION DE TALAMONTI).
    POR OTRO LADO, ¿PARA QUE TRAER JUGADORES DE JERARQUIA, SI SE CONTRATA UN TECNICO ESPECULADOR, CAPRICHOSO DE PONER JUGADORES INTRASCENDENTES QUE SUPONGO, DEBEN JUGAR PORQUE SON OBEDIENTES (PREFIERO NO AHONDAR EN OTRAS RAZONES).
    SI, KWELL. DIOS NO TE OIGA.
    PORQUE NO CREO QUE ESTE DISPUESTO A HACER EL ESFUERZO DE UN MILAGRO PARA NEUTRALIZAR LA MISERABILIDAD CONQUE NOS ESTAMOS MANEJANDO.
    ABRAZO.

    • Gabriel, particularmente creo que Jorge Brandoni es un entrenador serio pero con una idea muy fija de mantener el «cero» en su arco y «ver qué pasa» en el de enfrente. No te olvides que es un «pichón» de Griguol, la impronta que el «Viejo» Timoteo les ha dejado a aquella inolvidable generación de jugadores de Ferro de principios de los ochenta ha sido por demás determinante. Fijate vos que ninguno de ellos, por fuera de Ferro y a excepción de Alberto Márcico, logró consagrarse en su carrera individual. Noremberg y Gargini, por nombrar algunos de ellos, goleadores de aquellas campañas, terminaron siendo figuras de equipos de la «B» Nacional como Chaco For Ever. Jugadores como Garré, Saccardi o Cuper no pudieron hacer carrera como futbolista más allá de Ferro. Y ese Ferro era esto: mantener el cero en su arco de manera disciplinada, sin renunciar a un buen juego de pelota al pie pero con un traslado abusivo del balón que en algún momento terminaba por marear y agotar al rival, y ahí sí aprovechaba al máximo las pocas posibilidades de gol con las que contaba por partido. Pero esa «identidad» le corresponde por pertenencia a Ferro, e inculcarla en Platense llevaría décadas de trabajo porque correspondió a una manera de entender el fútbol que se desarrolló desde finales de los sesenta hasta la consecución del logro a mediados de los ochenta, y con elementos de Primera División (éstos son jugadores de tercera categoría)
      No sé si soy claro. Quiero decir que no vamos a terminar redondeando una mala campaña con «Palito» como entrenador, pero Brandoni es de los entrenadores que se mueren con la suya, y la suya es bancar jugadores que él mismo siente que le pueden dar cosas tales como Kuszko, Molina Fariña o Humberto Vega, que aún en esta divisional serían tranquilamente suplentes. Creo yo que lo que le haría bien a este plantel sería una sana rebeldía táctica planteada dentro del terreno de juego por aquellos que pueden protagonizarla (Quiroga, el «Pato» Rodríguez, éste último se salió bastante del libreto en la noche del lunes y gracias a eso generamos situaciones claras de gol) para que el entrenador entienda el mensaje de pragmatismo que necesita su dirección. Abrazo.

  2. K-WELL: EN PRIMER LUGAR ACLARAR QUE ESCRIBI BERNUNCIO EN VEZ DEL «OLVIDABLE» BERNACCIA.
    POR OTRO LADO, LA COMISION DIRECTIVA, AL CONTRATAR TECNICO, DEBE TENER EN CUENTA EL PLANTEO TACTICO QUE PRETENDE DE SU EQUIPO Y FUNDAMENTALMENTE, NO MENTIRLE A SU GENTE.
    GRIGUOL, SE PASO LA VIDA, EN UN FERRO QUE CAMPEONO UNA SOLA VEZ, Y DEBIDO A LA MEDIOCRIDAD ABSOLUTA DE ESE CAMPEONATO Y A LA MADUREZ DEL SEMILLERO PUESTO EN CANCHA A TRAVES DE MUCHOS AÑOS. ERA UN CLUB DE TENIS CON UN PRESUPUESTO DECENTE (NO MAS QUE ESO) PARA EL FUTBOL.
    NINGUNA CARACTERISTICA SIMIL TIENE PLATENSE. TAMPOCO TIENE LOS DIRECTIVOS DE ESE FERRO.
    CREO QUE YA PERDIMOS OTRA VEZ EL TREN. UNA PENA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here