Por su labor a la hora de marcar, su anticipo y correcta apreciación de las jugadas, el hombre en cuestión volvió a ser muy importante. Jugó un primer tiempo más prolijo que el segundo, en donde se subió al carro del partido y jugó a pinchar nubes. Igualmente, fue muy importante para cortar los avances del local y dar seguridad. Estamos hablando de Leonardo Talamonti. 

A des
Platense sigue convenciendo con su labor de la mitad de cancha para atrás. Le convirtieron un solo gol en el campeonato, lo que tiene cierta lógica si se repasa el nivel de los cinco de fondo (incluído el arquero) junto a Fernando Lorefice, el volante más defensivo del equipo. Estas palabras se leerían de otra manera si las cosas irían ciertamente parecidas cruzando la línea divisoria. Lamentablemente, allí nace otro equipo, el que también tiene una mini racha con los goles, ya que hace dos partido que no marca.

Igualmente ahora no es el momento de analizar eso. De regreso a Caseros, otra vez un hombre del área defensiva fue el mejor. El profesionalismo y lectura de juego que aporta Leonardo Talamonti lo hicieron ser el más destacado. En la primera parte se bancó al tanque Diego Figueroa, quien solo tuvo una chance de gol en todo el partido. Aparte, intentó ser limpio, cuando salió lejos siempre cortó bien y en los momento de incertidumbre resolvió correcto (como una pelota corta que cabeceó afuera mientras Andrés Desábato salía). «Tala» aporta tranquilidad para los pibes de los costados (Nicolás Morgantini y Franco Cabral, el día domingo), es una voz de mando y se combina bien con Hernán Mattiuzzo a la hora de estar juntos o que uno salga mientras el otro se queda (el sábado tendrá un nuevo compañero por la desafortunada jugada del «6»).

La segunda parte vio un decaimiento por parte del central. Si bien siguió ganando los mano a mano y evitando acciones de peligro cuando se desprendía del área, el defensor se engolosinó demasiado con la imagen de esta nota; el «pum para arriba». Ya no fue tan prolijo y prefirió tirarla larga para dividir, teniendo en cuenta lo que lo urgía a Platense la victoria. Además, hasta fue protagonista de una de las pocas jugadas de peligro, cuando encontró un rebote y remató a las manos del arquero Joaquín Pucheta en la primera mitad. Por lo hecho a lo largo de los 90 minutos, Talamonti fue merecedor del lote de figura y desde aquí lo puntuamos con un 7 (siete). 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here