Fue muy bueno el partido del Sr. Gastón Iglesias, juez que se encuentra haciendo definitivo pie en la Divisional “B” Metropolitana. Se encontró secundado por los Sres. Fernando Rodríguez y Leonardo Frega, en tanto que otro ascendente, el Sr. Mariano Negrete, trabajó como cuarto hombre.

El desempeño de la terna arbitral

El Juez Principal trabajó de manera correcta el campo de juego. Siempre corrió en diagonal, pero teniendo muy en cuenta las periferias del círculo central, manteniéndose a la distancia adecuada de las acciones, nunca quedando en el medio del juego. Esto le permitió encontrarse bien ubicado, siendo visible en todo momento para los jugadores, lo que le posibilitó poder controlarlo para que la violencia no aflorara en aquellos momentos nerviosos que fundamentalmente protagonizó el equipo visitante cuando comenzó a notarse imposibilitado de poder remontar el resultado adverso.

Sobre sus incidencias, debe destacarse como correcta la amonestación de Talamonti en el minuto 15 de la primera etapa por detener con un disimulado codazo la evolución del jugador Nicolás Ibáñez. Y si hablamos del duelo que sostuvieron el “9” de la visita con el “2” del local, también correcta la cartulina amarilla para el “Cartero” por tratar de imponerse sobre el ex Rosario Central primereándolo en el salto con su mano extendida.

Ya en el complemento, y reiterando que las acciones se dieron en el contexto de un partido carente de efectiva violencia, correctas las amonestaciones con posterior expulsión administradas sobre el jugador Ramella de Comunicaciones. La primera de ellas, en el minuto 11, tras cometerle una dura e innecesaria infracción a Nicolás Morgantini, y luego en el minuto 33 cuando codea a Talamonti sobre su rostro.

Dentro de lo poco reprochable, quizás también debió haber amonestado a Agustín Cattáneo en el minuto 26 por una dura entrada sobre Diego Molina Fariña, acción en la que decidió aplicar la continuidad del juego por el dominio de Platense.

Sobre lo protagonizado por los Jueces Asistentes, del Sr. Fernando Rodríguez podemos decir que alternó una buena con una mala en la primera mitad. Estuvo correcto para darle continuidad al juego a Nicolás Ibáñez tras una gran habilitación de Agustín Cattáneo, pero en el minuto 41 se apresuró a levantar la bandera en una jugada muy fina en la que el delantero de la visita era habilitado por Martínez, disputando la posición en la misma línea que Fernando Lorefice. En el complemento tuvo más actividad. En otra acción muy fina, pareció “off-side” la habilitación que otorgó al jugador Campozano tras asistencia de Quiroga en el arranque de la etapa. Le sancionó al Juez Principal dos infracciones producidas en sus cercanías, primero una pelota bajada con el brazo por Campozano en el minuto 10 (bien interpretada como infracción sin intencionalidad, clara la torpeza en el gesto técnico de delantero local), como así también la dura infracción de Ramella sobre Morgantini un minuto después, que depararía en la primera amonestación del defensor visitante.  En el minuto 38 acertó en el fuera de juego de Campozano. Por tanto, puede decirse que la tarea del Sr. Rodríguez fue de un total compromiso e involucramiento en las acciones de juego para con el Juez Principal, pero no tan acertada en jugadas de precisión en lo que respecta a posiciones ilícitas de juego del atacante en ambos tiempos.

Con respecto a lo actuado por el más veterano del terreno de juego, el Sr. Leonardo Frega, debe decirse que en el minuto 18 se comprometió al sancionar la infracción de Ramella sobre Quiroga, no en sí por la existencia de contacto sino por la intencionalidad de ir con las dos piernas lanzadas hacia adelante con un jugador que ya venía cayéndose, lo que constituye una clara acción con riesgo para el físico del adversario. En el complemento sancionó un fuera de juego de Mariano Martínez en el minuto 4. Sintetizando, su actuación fue correcta.

Nada más que decir, amén de destacar nuevamente el sentido de posicionamiento del Juez Principal en un partido que lo condujo dentro de los límites de la naturalidad, lo que permitió que no fuese violento en ningún momento, aplicando con claridad los conceptos reglamentarios. La expulsión se dio dentro de una particularidad de un jugador que se encontraba ya desde el primer tiempo visiblemente acelerado, y su estilo hizo que sus restantes compañeros no se contagiaran, a pesar del resultado adverso.

ACCIONES DESTACADAS

CORRECTA AMONESTACIÓN DE TALAMONTI

amonestación de Talamonti

15 PT: Talamonti le mete el codo derecho a Ibañez cuando lo encaraba en velocidad. Iglesias sancionaba infracción y amonestaba al defensor de Platense.

IBÁÑEZ, HABILITADO

offside

41 PT: Ibañez y Lorefice se encuentran en la misma línea cuando Martínez le lanza la asistencia. El Primer Asistente sanciona el fuera de juego, e Iglesias decide apoyarse en su decisión aunque tenía una perfecta visual de la jugada.

EL HOMBRO Y EL BRAZO, PROLONGACIÓN DE LA MANO

mano campozano

10 ST: A instancias del Primer Asistente, Campozano baja con su hombro el balón. El Sr. Rodriguez la sanciona.

LA PRIMERA AMONESTACIÓN DE RAMELLA

primera amarilla ramella

11 ST: Ramella toca abajo a Morgantini, que le ganaba en velocidad. Otra sancionada por el Primer Asistente y que el Sr. Iglesias sancionaría con amonestación.

CATTÁNEO DEBIÓ SER AMONESTADO

falta de cattaneo

26 ST: Dura entrada de Cattáneo sobre Molina Fariña. Iglesias dejó seguir porque Platense mantenía el control del juego, pero Rodríguez tuvo que sacar la pelota del terreno para permitir la asistencia de su compañero. No fue sancionado el volante central con una amarilla que mereció haber recibido.

AMARILLA + AMARILLA = ROJA

segunda amarilla ramella

33 ST: Ramella va sobre la humanidad de Talamonti con su codo derecha, ganándose su segunda amonestación y posterior expulsión en un partido que no fue violento.

¿FUE PENAL DE MATTIUZZO?

penal de matiuzzo

35 ST: Comunicaciones ya perdía por dos y se acercaba nuevamente al arco defendido por Ezequiel Mastrolía, esta vez con un tiro desde la esquina. Parece que Mattiuzzo agarra y empuja hacia atrás a Ibañez, en una acción que sería reclamada por algunos jugadores visitantes. Lo cierto es que Ibañez lo tenía sujeto al defensor de Platense, quien quizás torpemente rodea con sus brazos la humanidad del atacante. El que ejercía presión hacia atrás era el atacante. Mattiuzzo rechazó el balón y la acción siguió adelante. Coincido con el criterio aplicado. No fue penal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here