Muchas serán las cosas que se pondrán en juego cuando el Sr. Gastón Iglesias indique el inicio de las acciones allá por las 21:05 horas de este próximo día martes 1° de Marzo. Un Platense necesitado de goles, triunfos y juego (en ese orden, guste o no) recibira al siempre molesto Comunicaciones de Eduardo Pizzo en el marco de la Cuarta Fecha de un escabroso “Torneo de Transición 2016” que sostiene en la soledad del liderazgo al sorprendente Fénix de Atilio Svampa cuatro jugados, cuatro ganados, ¿qué tal?.

12036863_533034833519994_1606053048146682495_n
Si te he visto…

Comunicaciones tiene varias caras conocidas dentro de su plantel, pero ninguna de ellas logra levantar un grato recuerdo en el simpatizante “Marrón”.

Forman parte de esta escuadra el defensor Agustín Cattáneo (de olvidable “Transición 2014”), el volante central Jonatan Páez (viene de jugar en el Deportivo Morón, donde se lo recuerda por su pelea dentro de un campo de juego con el también ex Platense Gastón Montero), el volante ofensivo Federico Barrionuevo (famoso por sus simulaciones, otro de olvidable pasado por aquellos tiempos de “B” Nacional bajo la conducción técnica de los Motta), y el experimentado delantero Mariano Martínez (también de vareo por la segunda etapa en la “B” Nacional).

Por el lado de Platense, el único elemento que jugó para los de Agronomía fue el arquero Ezequiel Mastrolía, quien lo hizo poco durante el “Transición 2014”. Luego de aquel esporádico paso, recaló en el “Calamar”, siendo actualmente el jugador más destacado de su grupo humano.

Características de juego

Comunicaciones es un equipo que juega a agotar al rival. Veremos en lo determinado tácticamente por el Sr. Pizzo algo muy similar a lo planteado por la dupla Orsi-Gómez en Flandria: un juego de desgaste físico en la primera etapa, con un equipo parado decididamente en su terreno, que apela a que el rival se canse trasladando abusivamente el balón pero obligándolo o a tirar centros o a patear desde muy lejos. Esto generalmente provoca un error en el traslado que puede permitir el acceso a un contragolpe (recordemos al Nicolás Ibáñez del torneo pasado, que nos ganó prácticamente solo el partido).

Ya en el complemento, previa lectura de un juego que en el caso de Platense resulta harto previsible por sus urgencias y necesidades, la realidad es otra, puesto que se sustituye rápidamente a algún elemento que trabajará donde la contención del rival se encuentre relajada por el cansancio, y es allí cuando se decide al planteo igualitario. En dicho tren es donde puede terminar por llevarse los tres puntos.

Aún así, debe destacarse que los tres goles convertidos por este equipo, que se encuentra tan solamente a 6 unidades del único descenso directo, los han hecho defensores, y 2 de ellos desde el punto penal (Lucas Banegas) El único gol de juego lo convirtió Agustín Cattáneo tras un centro, que fue precisamente la fórmula con la que hasta el momento le han convertido a Platense.

El Dato: Comunicaciones hace 4 partidos que no gana de visitante, sumando 1 empate y 3 derrotas. La última vez que logró imponerse en tal condición fue precisamente ante Platense, el 27/09/15, por la Fecha 36 del campeonato pasado (Daniel Vega para Platense, Ibáñez en dos oportunidades para Comunicaciones, con arbitraje del Sr. Germán Bermúdez).

¿Y Platense?

Parece mentira, pero parece imposible que este Platense logre despertar de esta auténtica pesadilla en la que se encuentra sumergido desde aquel penal errado por Humberto Vega ante Temperley. Los fracasos en cuanto a lo futbolístico se viven acumulando, y cuando parecía que se encontraban dadas todas las condiciones para poder disfrutar de un torneo corto en el cual el equipo arrancara y terminara como verdadero protagonista, la realidad vuelve a cachetearnos con dos escuetos empates ante los recién ascendidos Talleres de Escalada y San Telmo en nuestro estadio y la dolorosa derrota ante Flandria en el “Carlos V°”

Un plantel armado en tiempo y forma, con un presupuesto alto pero a las vistas sustentable (los jugadores se encontrarían con cobro al día y las deudas habrían sido finiquitadas), con un cuerpo técnico experimentado y poco discutido en la previa, con una pretemporada que pareció bien desarrollada (a la que le faltó, sin dudas, más partidos de preparación, pues la etapa de caída física “sorprendió” a este plantel muy especialmente en el segundo tiempo ante Flandria), debe encontrarse nuevamente penando por las últimas posiciones, habiendo sumado solamente dos miserables puntos de nueve en juego (seis de ellos en su Estadio), sin haber marcado goles.

Sin lugar a dudas, tamaña situación ha llevado al cuestionamiento directo sobre la continuidad del Cuerpo Técnico encabezado por el Sr. Jorge Brandoni. Tras la caída ante el “Canario”, muchas versiones de diversas fuentes aseveraban que se mantendría una reunión con el mismo para determinar las causas que han llevado a este derrotero y el plan de acción a seguir (continuidad o alejamiento) Finalmente, en la semana posterior se dio a conocer desde la Subcomisión de Fútbol la información de la continuidad de la “apuesta” al proceso, aunque queda claro que el mismo será determinantemente insostenible si ante el “Cartero” (otro rival armado con un presupuesto paupérrimo, con muchísimos inconvenientes financieros y que su preocupación pasa fundamentalmente por zafar del descenso directo ahora mismo o en el próximo campeonato en el que cuatro equipos bajan de categoría) no se obtiene una buena victoria (o sea, no solamente bastará con un triunfo, el mismo deberá ser contundente).

Así las cosas, dentro de lo criticable al proceso -amén de la cuestión física y la falta de algún que otro partido amistoso- puede añadirse la falta de ideas en materia de juego ofensivo. Muchos apuntan a la falta de un delantero de área verdaderamente jerárquico, a la aletargada realidad futbolística de Daniel Vega, y a que más allá de la picardía de Raúl Vera con la presencia física de un Lucas Volken que aún debe adaptarse al medio metropolitano, no existen otros elementos con una realidad cuanti menos competitiva (Campozano es un delantero de cuatro goles por campeonato, no se sabe a ciencia cierta la realidad de Santiago Bianchi aunque parece similar a la del “Contador”, y con respecto a los juveniles, bueno, no aparecen ni siquiera en la lista de convocables).

Así las cosas, “Palito” Brandoni sabe que camina por la cuerda floja. Se le suma la muy probable “caída” de uno de los referentes de este equipo, Fernando Lorefice, quien acusa el desgaste de tener que transitar mucho del terreno de juego para cumplir funciones que deberían suplir otros compañeros. Pero también parece decidido a “matar o morir” con su “idea”, apelando a jugadores “fetiche” tales como Leandro Kuszko y Diego Molina Fariña, medianos veintiañeros que han demostrado funcionar ante juveniles de 18 y 19 años en la División Reserva pero que a la hora de pisar la Primera División siguen encontrándose marcadamente en deuda.

Con un Patricio Rodríguez más parecido a aquel timorato “doble cinco” de las dos terceras partes del Torneo 2013/14 que aquel al cual Sebastián Méndez supo encontrarle la vuelta (baja por lesión), y un Luis “Popi” Quiroga cuyo juego resulta ser harto previsible, el panorama táctico parece complicado de cara al partido ante Comunicaciones, un equipo con un entrenador “bicho” y conocedor como pocos de la divisional y de cómo se rescatan puntos en reductos difíciles ante equipos protagonistas.
Así las cosas, en lo personal siempre se encontrará el deseo de poder encontrarme con un Platense protagonista, dominador, creador de situaciones y concretador (por sobre todas las cosas), pero la realidad muestra la otra cara, la que estamos cansado de obervar casi fecha tras fecha durante el último año y medio. Por el bien de quien aporta con su cuota o con su entrada o con sus energías, quiera Dios apiadarse y permitirnos comenzar a disfrutar desde este mismísimo día martes.

Si no, las horas que vendrán serán nuevemente aciagas, y el cansancio redundará en un nuevo torneo prácticamente perdido, amén de ocurrir alguna maravilla providencial. Lo preocupante: será el tercero consecutivo de mediocre a mala producción, y el campeonato que viene te regala cuatro descensos a la Divisional “C”. Que no nos transformemos, nuevamente, en el “Fantasma del Descenso”, esta vez dos categorías más abajo. Quiera Dios que no.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here