Gracias a sus intervenciones en la calurosa tarde de sábado Platense no regresó a Vicente López con un resultado aún más negativo. Ezequiel Mastrolía volvió a tener una gran tarde, ratificándose como uno de los puntos más altos del plantel conducido por Jorge Brandoni, sino el más. Repasemos lo actuado por el “1”.

A desta
Recién en el minuto 31 de la primera etapa toma su primera decisión acertada de la tarde, aunque algo arriesgada. Fiel a su estilo de jugar adelantado, se permite anticipar a Pablo Bueno con su cabeza, saliendo del área penal. Ambos futbolistas chocan. El “Mono” se cae, Bueno se recupera y continúa la jugada hacia su derecha, asistiendo a Goñi. El golero “Calamar” se reincorpora y lejos de regresar al arco decide enfrentar solo y en el borde del área a los tres atacantes “Canarios”, cerrándoles el ángulo de remate. Con sus compañeros defensores a sus espaldas, continúa la evolución del “10” local, quien terminó rematando fuerte y esquinado, obligando al ex San Lorenzo a tener que rechazar con exigencia pero prácticamente parado con ambas manos hacia el tiro de esquina.

En el minuto 34 embolsó sin problemas un tiro libre frontal, y en el 35 descolgó un centro al punto penal sin incovenientes.

Pero en el segundo tiempo llegarían las mejores intervenciones. En el minuto 3 atrapa sin dar rebote y sobre el primer pelo un remate cruzado, rastrero y veloz de Goñi. En el minuto 16, tras una exquisita habilitación de Bueno, nuevamente se adelanta a las acciones para dejarlo sin radio de definición a Goñi, tapándole dos mano a mano. Lamentablemente, dos minutos después nada pudo hacer tras el terrible cabezazo a la carrera del defensor Williams Rivero tras un muy buen tiro de esquina lanzado por el “Perrito” Alejandro González.

En el minuto 33 gran volada para ahogarle el grito de gol al recientemente ingresado delantero Zárate, quien apareció en solitario por la franja que debería haber cubierto Nicolás Morgantini de haberse encontrado en el terreno de juego (fue inexplicablemente sustituido por Kuszko) Y ya en tiempo de recupero, le atoró otro mano a mano a Pablo Bueno, quien jugó un gran partido pero no pudo gritar su gol merced a la gran tarea protagonizada por el “Mono” Ezequiel Mastrolía, quien a mi criterio mereció ser calificado con un 8 (ocho).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here