El señor Lucas Di Bastiano dirigió de manera correcta en la pesada tarde-noche de viernes de Vicente López. Se encontró asistido por los señores Mariano Milei y Juan Pablo Millenaar, quienes protagonizaron un irregular desempeño. El cuarto hombre fue el señor Gonzalo López Aldazabal.

Terna arbitral Platense vs Talleres RE
El platense siempre mantuvo el juego dentro de los límites de la normalidad, dirigiendo las acciones desde la distancia correcta merced al protagonismo de sus adecuadas diagonales. Ajustició con amonestaciones todas aquellas acciones que así lo ameritaron, tanto por el poco juego brusco como por algún exceso en el tiempo de salida del terreno de juego cuando le tocó ser reemplazado al mediocampista Jaime, de la visita.

También estuvo acertado a la hora de apostar a la continuidad del juego tras alguna infracción cuando éste seguía beneficiando al equipo que había sufrido la misma, demostrando concentración y una adecuada lectura del mismo.
Lamentablemente, no puedo opinar lo mismo de sus asistentes, quienes repartieron fallos acertados con erróneos en similares proporciones (si bien, debe destacarse, ninguno de ellos terminó incidiendo en lo más mínimo en el resultado final).

El primer asistente, Mariano Milei, tuvo un buen primer tiempo, sancionando una posición adelantada de Eduardo Berón en el minuto 21. En el complemento tuvo más acción. Arrancó con dos fuera de juego muy finos, el primero de Campozano en el arranque de la etapa y a los 3 minutos de Patricio Rodríguez, los cuales por posicionamiento vamos a dárselos como acertados. En el minuto 24, en medio de una seguidilla de toques, pareció que Lorefice se encontraba adelantado, algo que no fue advertido. Y en el minuto 38 sí se equivocó en un fuera de juego sancionado al “Chipi” Vera, quien se encontraba entre líneas de centrales cuando fue asistido (quizás se “tentó” ante las manos levantadas de los jugadores de Talleres, equipo que jugó achicando espacios en defensa durante todo el encuentro).

El Segundo Asistente, Juan Pablo Millenaar, sancionó bien algunos “fuera de juego”, como el del “Chipi” Vera en el minuto 2 de la primera etapa, o el de Campozano siete minutos después, o el del “Pato” Rodríguez en el minuto 23 del mismo período. En el complemento también acertó en el offside de Eduardo Berón en el minuto 13. Como yerros se destacan una habilitación al 7 de Platense en el minuto 4, a Talamonti en el minuto 14 tras una pelota parada (al momento del lanzamiento se encontraba fuera de juego, la pelota fue hacia allí y el jugador intentó en todo momento tomar contacto con la misma), y cobró tardíamente un lateral a favor de Talleres de Escalada que era favorable a Platense a instancias del juez principal en el minuto 26 (dio la sensación de no haberlo visto por distracción, dudó el “segundo fatal” hasta que intuyó hacia dónde Di Bastiano sancionaría favorablemente y allí sí levantó su bandera).

Por tanto, y a pesar de las observaciones realizadas a los asistentes, debe decirse que el trabajo realizado por el juez principal fue correcto, sobrio, equilibrado. Los asistentes tuvieron aciertos y errores, y quizás no se encontraron dentro de la línea de nivel del árbitro, pero se insiste con la idea que sus fallos erróneos no incidieron en ninguna situación que pudiera haber cambiado el desarrollo del juego.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here