Platense no está pasando un buen momento. No logra hacer goles y mucho menos ganar. Empató con los dos ascendidos, en casa, y cayó el sábado en su visita a Jáuregui. A pesar de los rumores de cambios, Jorge Brandoni fue rectificado en su cargo y tendrá 10 días para trabajar antes de jugar contra Comunicaciones.

A 70
El cabezazo de Williams Riveros sacudió fuerte las paredes de este Platense que comenzó tuneado pero no arranca. Las llegadas de refuerzos de calidad hicieron ilusionar al hincha, pero el torneo comenzó mas duro de lo que se esperaba. En el repaso de nombres, la experiencia de Leonardo Talamonti, Fernando Lorefice, más la habilidad de Luis Quiroga y Patricio Rodríguez generaron un cotel de ilusiones difícil de resistirse. Y eso no era todo.

Sin embargo, el Calamar no pudo pisar fuerte ante un escenario que era perfecto y le terminó jugando en contra. Arrancar de local contra los dos ascendidos. Nunca se pudo soltar ni descontracturar. Ese gol que abre las aguas en un pasaje áspero nunca llegó, ni llega.

Fueron unos furiosos primeros 15 minutos contra Talleres, San Telmo y Flandria. Todo parecía ir bien, hasta que las frustraciones por no encontrar el arco rival hicieron que el equipo pierda la cabeza. Como Jorge Brandoni, que disgustado por los resultados comenzó a dar vuelta todo. 4-4-2, 4-1-4-1, 4-2-3-1 y así sucesivamente. Arrancaron Ricardo Vera y Cristian Campozano. Al otro partido, salieron Jonathan Bustos y Lucas Volken, mientras que el sábado apareció Daniel Vega. Muchos cambios pero sólo uno para destacar, el que se mantuvo los 270 minutos de este 2016; Ezequiel Mastrolía, figura contra Talleres, sacando varios mano a mano vs San Telmo y máximo responsable de esquivar una goleada ante Flandria.

Platense son dos equipos, divididos por la mitad de la cancha. Para atrás las cosas salen medianamente bien, con prolijdad y aceptable si todo esto se tratara de una calificación. El gran malestar pasa cuando la redonda vence la línea divisoria y la toman para atacar. Quiroga, el más rescatable, comienza sus movimientos a 1 kilómetro del arco, sin compañía, y obligado a chocar. Lo mismo Rodríguez, que aparte sigue inmerso en sus lagunas, perdido. Bustos tuvo poco tiempo y los delanteros casi nada pudieron hacer, porque casi nada fue lo que le llegó. En estos tres partidos la «9» parece que la podría haber tomado cualquier jugador de nuestro fútbol y nada habría cambiado.

Tense es una sinfonía del «arréglense como puedan» y de los avances por los costados que terminan con centros intrascendentes, pasados, o a la rodilla del defensor rival. Ningún nombre suena como el salvador, parece que la cosa debe cambiar desde la cabeza, la confianza y el pararse más adelante. El cero de este año tiene una gran explicación en lo psicológico; los minutos pasan y hasta los protagonistas han confesado que se les hace muy complicado vencerlo, cuando al entretiempo se van en pardas. El Calamar entra en la desesperación, equivoca los caminos y se diluye en confianza cuando se aproxima al arco contrario. Sino, habrá que repasar la estadística de cuantos remates al arco realizó. Platense no prueba, no se anima. El sábado fueron inumerables los desbordes (sobre todo por izquierda) que no tuvieron conclusión.

Los problemas aparecen porque ya no se puede tomar al Reducido como premio consuelo, no hay. Al avión para la B Nacional se sube solo uno, y con este arranque habrá que hacer una tremenda campaña para ser campeón, que es lo único que importa. Por eso, surgieron los rumores de cambio y se pidió la cabeza de Brandoni. La Subcomisión lo respaldo y el martes habrá que ganar, si se quiere continuar con el principal objetivo trazado antes del comienzo. Ascender, como sea. Cuatro días para pensar que hacer y cómo actuar, ante esta nueva oportunidad, una nueva vida.

4 Comentarios

  1. LA RESPUESTA, IGNACIO, TAL VEZ ESTE EN ALGO QUE ESTAS COMENTANDO. ES LA FALTA DE CONFIANZA SOLIDA EN LO QUE SE ESTA HACIENDO.
    NINGUN TECNICO PUEDE ARRANCAR UN CAMPEONATO DESPUES DE DOS MESES ENTEROS DE TRABAJO (UNO LARGO SI PREFERIS CONTAR DESDE QUE ARRANCARON DESPUES DE LAS FIESTAS) Y NO TENER DEFINIDO LOS JUGADORES CON LOS QUE VAS A MORIR EN EL INTENTO. TAMPOCO LA CANTIDAD DE CAMBIOS TACTICOS, SIN SIQUIERA «MOLESTAR» A LOS ADVERSARIOS EN CUALQUIERA DE LAS VERSIONES. TAMPOCO LE CARGO LAS TINTAS A EL CUERPO TECNICO SOLAMENTE. EL NO HABER GASTADO EN UN DELANTERO DE JERARQUIA, MARCA A LAS CLARAS QUE ESTA CD, SE QUEDO A MITAD DE CAMINO. ERGO, EL TECNICO QUE ACEPTE EL «FIERRO CALIENTE» TIENE QUE TENER LOS COJONES DE RESPALDAR A LOS JUGADORES Y DIBUJO TECNICO QUE LE PAREZCA QUE DEBE UTILIZAR, SEGUN LO QUE TIENE.
    HE VISTO A MUCHOS TECNICOS, HACER MEJORES COSAS QUE LAS QUE HOY VEMOS EN PLATENSE.
    ES MUY TRISTE PERDER LAS ILUSIONES NI BIEN ARRANCA UN CAMPEONATO. MUCHO MAS CUANDO ESTAS CONVENCIDO QUE TU EQUIPO DEBE SER PROTAGONISTA. SALUDOS

    • Es así, lastimosamente parece que la pieza a la cual había que apuntar era el «9». No alcanzó la plata y se cayeron varias negociaciones, pero siempre es clave. Igual, con las pocas pelotas que recibieron creo que cualquier centrodelantero no podría haber convertido.

  2. Brandoni es un entrenador serio pero que practica un fútbol un tanto anticuado, con abuso en el traslado de la pelota y sin «rebeldía». Y esto va más allá de cuestiones tácticas. En pos de hacer notar al sistema sacrifica el potencial individual, y a los entrenadores rivales no les cuesta demasiado acomodar las fichas para contrarestar la propuesta. Es una pena que siempre deba fallar algo. Esta vez se armó un buen plantel y en tiempo y forma, se entiende que se administra un presupuesto elevado pero a las vistas posibles (los jugadores estarían al día)… Pero siempre «algo» falla en este devaluadísimo Platense, pasen los nombres que pasen.

    • De acuerdo con usted, amigo, en lo que respecta a los entrenadores rivales. En los tres partdos han corregido en el entretiempo y la respuesta de nuestro equipo en el segundo tiempo fue pobrísima.
      Particularmente, lo que mas critico de Brandoni es la falta de convicción para afrontar el Campeonato. Si el Capitán de un barco no le «vende» a la tripulación que van a llegar a buen puerto, los marineros….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here