Pretemporada en MDQ

 

Sin lugar a dudas que en esta ocasión la dirigencia del club ha tratado de cumplir aquella palabra empeñada apenas finalizado el anterior certamen sobre tratar de contar con el plantel formado antes del cambio de año. Pero más allá de algunos acuerdos alcanzados en el primer día formal de entrenamiento del 2016 se puede decir que, como no ocurría desde hace mucho tiempo, un entrenador de Platense pudo contar con su plantel completamente armado al comienzo de la etapa de preparación para un torneo tan duro como será el “Transición 2016”, que solamente entrega en compensación un ascenso a la “B” Nacional.

De esta manera, el esquema de 30 humanidades que “Palito” Brandoni ha dispuesto que realicen la pre-competición en Mar del Plata ha sido cuanto menos equilibrado en cantidades y calidades. Si bien la mayor parte de las incorporaciones han sido de hombres que se encuentran cercanos o por poco pasados a los 30 años, se debe decir que éstos han llegado en muy buena condición física, vigentes, y con “hambre” de poder seguir consiguiendo cosas importantes dentro de sus carreras personales.

Puede decirse que cada puesto dentro del campo de juego cuenta con no menos de tres nombres que pugnarán por alzarse con la titularidad, quedando para el cuadro suplente otros que también se encontrarán en condiciones de poder aportar cosas positivas ingresando como sustitutos.

Pero lo que destaca de este plantel, armado realmente al gusto del Sr. Brandoni, es la capacidad de poder contar con elementos que no solamente permitirán poder cambiar la tacticidad de fecha a fecha de acuerdo a necesidades, sino también dentro de un mismo partido. Se ha armado un plantel con muchos elementos polifuncionales, y eso habla de por sí de la riqueza del mismo.
Sobre todo en sectores del terreno de juego donde se suelen mover fichas de acuerdo a resultados o incidencias. Me refiero al sector defensivo y ofensivo.

Así las cosas, encontramos un equipo defensivo que puede asumir varios roles. Por ejemplo, los tres jugadores que arrancarían en la consideración del entrenador como segundos marcadores centrales (Marcelo Barreña, Hernán Mattiuzzo y Gabriel Mannino, en ese orden) bien podría desempeñarse como laterales por el sector izquierdo. En tanto, Cristian Peláez (no tan del gusto de “Palito”), quien se encuentra en la consideración como lateral izquierdo por detrás de Julián Infante, es en realidad segundo marcador central, aunque en varias oportunidades ha jugado por la banda izquierda, inclusive cuando el equipo era dirigido por Fabián Anselmo.

Y si hablamos de laterales, encontramos a Franco Cabral, quien suele desempeñarse por el mismo sector, y a quien Brandoni lo ha hecho practicar como carrilero en el partido entre suplentes de Platense y el C.A.D.U. En tanto, Humberto Vega -quien en realidad es por naturaleza mediocampista central- también ha rendido como “doble 5”, volanteando por derecha, incluso llegando a situaciones de gol.

En tanto, en el equipo ofensivo encontramos “polifuncionalidades” entre delanteros como Santiago Bianchi -que bien puede llegar a retrasarse para hacer funciones de “enganche”- y mediapuntas como Leandro Kuszko y Ricardo Vera. El primero, de hecho, trabajó como mediocampista ofensivo en el partido de los titulares, y al segundo lo tenemos bien conocido por sus profundas diagonales desde el mediocampo central.

Sin lugar a dudas que la dura lucha por la casaca “9” la tendrán Daniel Vega y Cristian Campozano (este último arrancó como titular ante Defensores Unidos ante la ausencia de “Trapito”, quien junto a Bustos se encontraban muscularmente sobrecargados), aunque en lo personal no dejen de tener en cuenta a Lucas Volken, quien al parecer le ha costado poco y nada poder adaptarse al pegajoso fútbol metropolitano anotando un gol de buena factura en el partido entre suplentes.

Así las cosas, el cuadro del plantel profesional del Club Atlético Platense, teniendo en cuenta a quienes se han quedado, quienes se perfilan como titulares, quienes se han incoporado, juveniles y primeros contratos, se perfila de la siguiente manera para el inminente “Torneo Transición 2016” de la Primera Divisional “B” Metropolitana:

ARQUEROS: Andrés Desábato y Ezequiel Mastrolía se encuentran peleando por la titularidad. El “Tito” arranca con una pequeña ventaja por haber terminado como titular en el torneo pasado y ante la recuperación futbolística del “Mono” tras el confuso episodio agresivo que derivó en su lesión de hombro y posterior operación y rehabilitación. Franco Ugolini perfila para tercer arquero, y sorprendió la presencia en una pretemporada de un cuarto arquero, Nicolás Felker, quien ya ha estado como suplente durante el pasado campeonato.

LATERALES (SECTOR DERECHO): Humberto Vega se ha quedado por pedido del Entrenador. Su capacidad de adaptarse a varios roles es lo que pondera el Sr. Brandoni, y perfila para arrancar como titular ante la reciente lesión de Nicolás Morgantini. Darío Leguiza se encuentra un peldaño por detrás de ellos.

LATERALES (SECTOR IZQUIERDO): Quizás fue el único sector del terreno que no se reforzó tácitamente. Se confía en la presencia de Juan Infante y en las posibilidades polifuncionales que otorgan los segundos marcadores centrales. Cristian Peláez arrancará en una segunda consideración para este puesto, a pesar de ser segundo marcador central natural. Dará batalla Franco Cabral, a quien se lo ha trabajdo tambiérn como carrilero.

PRIMEROS MARCADORES CENTRALES: Leandro Talamonti arrancará como titular. Estarán secundándolo los “Federicos”: el “Lituano” Markunas y Briones. Se le ha hecho firmar primer contrato al juvenil Pablo Hernández, quien ha jugado en ambos sectores de la zaga central.

SEGUNDOS MARCADORES CENTRALES: Marcelo Barreña arrancará con la “6”, y por sus dotes carismáticas quizás pugne por la capitanía del primer equipo. Será secundado por Hernán Mattiuzzo (otro de los “bancados” por Brandoni) y el primer contrato Gabriel Mannino, de quien se habla muy bien. Estos tres jugadores pueden desempeñarse también como laterales por izquierda.

MEDIOCAMPISTAS CENTRALES: Las dos incorporaciones, Fernando Lorefice (otro de los que se perfila como probable capitán) y Eric Chmil, serán los dos mediocampistas centrales. El primero, con un despliegue más vertical, buen remate de media distancia, y el segundo más “patrullero”, horizontal, se desplazará seguramente desde la izquierda para asegurarle al ex Los Andes conectividad de juego con los ofensivos. Por detrás de ellos vendrán Diego Molina Fariña (rehabilitado por Brandoni, aún debe demostrar en un primer equipo todo lo bueno hecho en División Reserva, ya se anotó un gol en la pretemporada) y Miguel “El Abuelo” Conicelli, juvenil que ha demostrado un inusual aplomo en su puesto durante la última temporada de Tercera División y que ya cuenta con escarceos en los primeros equipos. Se suma a este listado el primer contrato del ex Juvenil de River Plate Gastón Cesani, quien también viene de desempeñarse en la Reserva y que recientemente se ha recuperado de una Pubialgia que lo llevó a quirófano.

MEDIOCAMPISTAS OFENSIVOS: Los dos regresos más esperados por el hincha seguramente llevarán la “8” y la “10”. Nos referimos al “Pato” Rodríguez y al “Popi” Quiroga. Por detrás de ellos aparecen en escena Johnattan Bustos y Agustín Palavecino, aunque deberá tenerse en cuenta que Leandro Kuszko asoma como una opción para conformar una dupla o un trío de volantes de ataque. Emiliano Villarreal no es parte de la pretemporada pero aparece como opción por detrás de estos nombres.

MEDIA PUNTAS: Ricardo “Chipi” Vera será el mediapunta, el hombre que se mueva en ofensiva “por afuera” en ambos frentes. Aparece Leandro Kuszko como su reemplazante natural, pero Brandoni ha trabajado con el “Arponero” hasta el momento más como volante que como delantero. En Buenos Aires se ha quedado Cristian Zarco, jugador al que muchos quisieran que el Entrenador lo tuviese un poco más en cuenta.

PUNTAS: La camiseta N° 9, sin dudas, será la más disputada de la pretemporada, junto con el buzo de arquero titular. En este tren se respetaría la trayectoria y calidad de “ídolo” de Daniel Vega, quien entre otras cosas se encuentra muy rápido y mejorado en cuanto a lo físico, ya que ha trabajado con un entrenador personal para encontrarse más a tono tras una temporada olvidable. Cristian Campozano arrancaría como una segunda opción (fue titular ante Defensores por un problema muscular del “Contador”), y Bianchi sería su alternativa, quedando relegado el juvenil Nicolás Lugli a esperar oportunidades de acuerdo a circunstancias. Sin embargo, a prestar atención a lo que puede ocurrir con el rafaelino Lucas Volken, pues puede llegar a dar la gran sorpresa en el inicio de la temporada. El “Condor” es otro de los sanos “caprichos” de “Palito”, puesto que es zurdo (no abundan delanteros de esas características en nuestro fútbol) pero maneja con habilidad ambos perfiles. En Buenos Aires quedó Joaquín Serrago, el juvenil ex River Plate que es tan alto, zurdo y habilidoso como Volken.