Platense ya tiene la cabeza puesta en el 2016. En busca de buenos resultados, la dirigencia ya contrató a cuatro jugadores, entre los que se destaca el regreso de Luis Quiroga. Sin embargo, la franja ofensiva todavía está incompleta. Es por eso que en esta semana se intentará abrochar a dos volantes: Fernando Lorefice y Patricio Rodríguez.

Pato-Lore

A diez días de llegar al final del 2015 en Platense no quieren perder tiempo y por eso la idea de la dirigencia es dejar todo listo antes de la pretemporada, ya en 2016 (será a partir del ocho de enero). El Calamar siguió una vieja línea del fútbol que dice:»los equipos se arman de atrás para adelante». Esta frase se sostiene con lo que ha incorporado; Eric Chmil, volante de recuperación, y los defensores Leonardo Talamonti y Marcelo Barreña fueron los primeros en caer.

La semana pasada llegaron las primeras novedades ofensivas a Saavedra. La alegría de la vuelta del Popi Luis Quiroga abrió una puertita de esperanza para soñar con recuperar el buen fútbol tranmistido por la marrón y blanca. Sin embargo, esa sonrisa no esquivó a la consulta más repetida por el hincha: «¿Quién lo va a acompañar?». Eso es lo que este fin de semana trataron de responder desde la Subcomisión de Fútbol.

El mal momento económico que atraviesa Los Andes obligó a Fernando Lorefice, su capitán, a irse de la institución. El volante se sentó a charlar con la dirigencia Calamar y llegó a un acuerdo de palabra para incorporarse. Si todo va bien pondría el gancho mañana. La no oficialización de su llegada pasa por el interés de otros equipos (Talleres de Córdoba, preferentemente, en donde dicen que hay charlas avanzadas) y las malas experiencias en este mercado de pases (caso Martín Seri).

El otro que tiene un puntito titilante en la frente es Patricio Rodríguez. Seducido por el cariño de la gente, su poca participación en Gimnasia de Jujuy y más aún con el regreso de Quiroga, el Pato desde un primer momento expresó su deseo de regresar. Aunque las negociaciones vienen más a favor que en contra, la lesión en la rodilla del tucumano es algo que preocupa a los dirigentes y es por eso que tendrá que pasar una revisación médica antes de firmar su contrato. Todo se definirá la semana que viene.

Si se concreta la llegada de estos dos jugadores, el Marrón tendrá seis refuerzos de los ochos que se plantearon antes de comenzar las negociaciones. Lo que queda, es ir en busca de un nueve de área y un delantero más. Hay que tener en cuenta que la ida de Pablo Miranda no era esperada y por eso la necesidad marca que habría que ir por un tercer delantero. Hoy, eso, es tema futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here