Analizamos la actuación de Hernán Mastrángelo, juez principal, y de los asistentes Hugo Páez y Ramiro Cabrera, el sábado en el empate 0-0 entre Platense y Brown de Adrogué.

A 26

Por Juan Pablo Cuello Morales

El Primer Tiempo del Juez Principal se mantuvo dentro de los límites de la aceptabilidad, como suele caracterizar su arbitraje. Trató de manejarse desde el círculo central, como se aconseja, pero en muchas ocasiones estuvo tardío para arrancar en el seguimiento profundo de la jugada, quedando lejos por momentos, dando la sensación de no quererse involucrar demasiado en las acciones para dejar que estas fluyan.

En mi modesta interpretación, creo que esta última cuestión fue la que propició para que en una gran mayoría de las disputas personales los jugadores de uno y otro equipo terminaran dañados. Molina Fariña tuvo que irse sustituido tempranamente por Ferreira tras un fuerte choque de cabezas con Pfund y un golpe de Sánchez que terminaría por afectarle una clavícula. El mismo Pfund sufrió un terrible corte, el cual en dos oportunidades se volvió a abrir. Morgantini y Lemmo protagonizaron sus choques, Ortiz otro tanto con Toledo. Y sobre el final, en tiempo de recupero de la primera etapa, fue Villamayor quien sufrió la violencia del “Droopy” Ferreira, quien debió ser amonestado.

Por tanto, las dos amonestaciones de ambos laterales de Brown fueron correctas, pero quizás en Platense Ferreira debió irse al descanso con una cartulina.

Por fuera de ello, fue correcta su decisión sobre el temerario cruce de Briones sobre Quintana en el ingreso al área penal de Platense. No fue penal, el defensor cruza a la pelota, demostrando una gran recuperación sobre el delantero de Brown. También acertado en no cobrar como mano la jugada que Pfund termina despejando de cabeza en su área penal cuando su compañero Soto había estirado la mano.

El complemento arrancó de la misma manera: trabado, chocado. Muchas dejó seguir, otras sancionó, como la de Toledo sobre Ortiz en el minuto 15, que derivó en la segunda amarilla del lateral visitante y su posterior expulsión.

Mastrángelo comenzó a introducirse en el terreno de la lejanía. Dirigiendo desde cada vez más lejos en un partido mal jugado pero de ida y vuelta, se mostró siempre lineal a las acciones y tapado por los protagonistas en más de una ocasión. El tumulto del final del encuentro fue la clara manifestación de lo peligroso de querer “sacar un partido adelante” en vez de dirigirlo, más allá que todo quedó en la nada misma, quizás por virtud de los mismos jugadores, quienes jugaron al límite quizás invitados por el “Pito” en más de una situación.

Con respecto a lo actuado por el Primer Asistente, Sr. Hugo Páez, nada que decir. No tuvo exigencias, sancionó correctamente en sus intervenciones y siguió al juego siempre de frente y con la mirada puesta en la pelota.

El Segundo Asistente, Sr. Ramiro Cabrera, tuvo un primer tiempo sin particularidades, pero en el complemento, en el minuto 14, debió indicarle a Mastrángelo una clara infracción de Briones sobre Quintana a sus instancias que era de amonestación. Desentendiéndose de la jugada, la acción pasó inadevertida. Sin embargo, en el minuto 38 de la última etapa le sancionó correctamente un fuera de juego a Brito al lejano y lineal Mastrángelo, quien se encontraba tapado por una turba de jugadores.

Resumiendo, nos hemos encontrado nuevamente con un arbitraje al límite de lo aceptable por parte del Sr. Mastrángelo, quien al parecer no quiso involucrarse demasiado con las acciones, dando mucha (demasiada) continuidad a un juego que por momentos se disputó al límite de lo violento y que no se desmadró quizás por acción de los mismos protagonistas, quienes con sus limitaciones intentaron jugar al fútbol para obtener un resultado favorable. Y para muestra de la peligrosidad de dejar hacer más de lo que se debe quedará en la cuenta negativa del Juez el hecho que un jugador se retiró del campo con una probable lesión clavicular y otro terminó el juego con un importantísimo corte en su frente, que derivó en varias salidas del campo de juego para su resolución.

EL ANÁLISIS:

CABEZAS DURAS

AR

PT’15: Ya se habían dado disputas duras entre jugadores de ambos equipos en los primeros minutos: Morgantini vs Lemmo, Ortiz vs Toledo. Pero en el minuto 15 Molina Fariña y Pfund fueron cabeza a cabeza. El defensor visitante sufrió un profundo corte y el mediocampista local quedó tendido en el suelo durante un par de minutos muy mareado. Un juego que se disputa cada vez más al límite.

 

 

AMARILLAS COLATERALES
AR 1
PT’18: Sánchez llega tarde a una pelota que venía corriendo Molina Fariña y se lo lleva puesto al ya castigado volante “Calamar”. Bien Mastrángelo, amonestando por una entrada con riesgo para el físico del adversario
PT’21: Luego sería Toledo quien sería amonestado por agarrar a Ortiz cuando éste le primereara una pelota.

 

CORRECTA INTERPRETACIÓN
AR 3.
PT’23: Quintana logra trascender sobre la última línea de juego “Marrón” y se dispone a definir ante la temeraria salida de Desábato cuando Briones se rearma y desde atrás, en lateral y hacia la pelota logra despejar el riesgo en una acción temeraria pero certera. Bien Mastrángelo en dar continuidad a la acción.

 

NO HUBO PENAL

AR 4
PT’40: Llueve un centro frontal al área penal de Brown. Soto se tienta para estirar el brazo al no llegar, pero el Indestructible Pfund le pega el grito y termina cabeceando pique al suelo el balón. Conmovedora entrega del “6” de la visita. No fue penal aunque se reclamó “mano” por el gesto de su compañero de zaga.

 

ESTO FUE AMARILLA

AR 5
SEGUNDO MINUTO DE RECUPERO DEL PT: Villamayor y Ferreira disputan una pelota. El volante de Platense va con codo arriba y pierna muy fuerte abajo, y el colega de Brown queda tendido en el piso. Jugada que debió terminar con una amonestación para el mediocampista de Platense. Para Mastrángelo no fue siquiera infracción. El Juez estuvo demasiado preocupado en darle continuidad al juego y en virtud de ello un gran número de las disputas personales terminaron con acciones temerarias, golpes y cortes.

ERA AMARILLA PARA BRIONES

AR 6

ST’14: Quintana le gana la posición a Briones, a quien no le queda otra que empujarlo. Esta jugada fue a instancias del Segundo Asistente, Ramiro Cabrera, quien debió observársela al Juez, quien dio continuidad al juego.

 

 

AFUERA TOLEDO

AR 7
ST’15: Toledo no lo pudo agarrar nunca a Ortiz, y el ágil mediapunta vuelve a trascender sobre la humanidad del lateral derecho, el cual le tira un guadañazo que por poco no da de lleno en la humanidad del misionero. Mastrángelo lo ve, doble amarilla para el defensor, al vestuario.

 

AMARILLA REGLAMENTARIA PARA LEMMO

AR 8

ST’30: Lemmo no podía retirarse de un partido ante Platense sin ser amonestado. Por eso, cruzó de esta manera a Ortiz y se ganó la cartulina amarilla del lejano Mastrángelo.

 

 

BRITO OFF – SIDE

AR 8

 ST’38: Una buena del Segundo Asistente, fuera de juego de Brito, que no dudó en sancionar ante el siempre lineal y lejano Mastrángelo.

 

 

 

EL FINAL DE SIEMPRE

AR 9SEGUNDO MINUTO DE RECUPERO DEL ST: Lo esperable, el partido de la permisibilidad terminó con tumulto y patadita desde el suelo de Morales sobre Nahuel Pereyra. Las consecuencias de dirigir desde lejos, lineal al campo y a las acciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here