Jorge Brandoni dirigió, ayer, su primera práctica como entrenador de Platense. Palito tendrá el difícil desafío de dirigir a la primera y también a la reserva. Según lo que trascendió, sería mantenido en el cargo hasta la finalización del torneo, aunque todavía le falta sentarse a negociar con los dirigentes.

A IN
Bajo una linda y soleada tarde de martes, Brandoni se calzó el buzo de DT del plantel profesional por primera vez en esta segunda etapa. Al rededor de las 15:00 horas, «Palito» y Javier Bevilacqua (preparador físico) condujeron el primer día de trabajo (mira las fotos), en el predio de inferiores ubicado en la calle Crisólogo Larralde. Primero, antes que nada, ellos, los jugadores y algunos dirigentes fueron reunidos y escucharon la palabra de Antonio Ugolini, el reemplazante de Pablo Listorti en la cúpula de la nueva Subcomisión de fútbol (que se ensamblará la próxima semana).

Lo cierto es que la entidad Calamar vivió un lunes explosivo y recién desde ayer se está tratando de reponer. Primero fue el alejamiento de Fabián Anselmo, a la dirección técnica, y después la renuncia de la Subcomisión de fútbol «en pleno» según se anunció desde la prensa oficial.

Brandoni fue el primer nombre que surgió y el que se animó a agarrar este fierro caliente llamado Platense. El ex entrenador de las inferiores de All Boys tendrá la difícil tarea de manejar tanto al plantel profesional como al de reserva, que enfrentará hoy a Comunicaciones. Conocido por ser motivador y por su fuerte carácter, Palito afrontará el desafío de reinsertar al Calamar en el reducido (está afuera por diferencia de gol) y tratan de lograr el ansiado ascenso. La prueba comenzará el sábado a las 20:45 ante Atlanta y, si todo va por los caminos normales, culminará contra la UAI cinco fechas después, con la posibilidad de pelear o no el reducido según los resultados que se den.

En este año pasaron técnicos que intentaron pregonar el buen juego. El tiki-tiki que propuso Roque Alfaro se puede asimilar, en algún punto, con las ideas (no plasmadas) de Fabián Anselmo. Pedro Bocca, en cambio, fue más conservador, tratando de aprovechar las cualidades y mantener los resultados. Palito, por su lado, dejó una sola frase al finalizar el entrenamiento:«Acá me contrataron para ganar. Si se juega bien, mucho mejor. Pero acá hay que ganar».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here