Platense volvió a la victoria. Cumplió con el reciente mandato histórico que ante Fénix siempre se obtienen los tres puntos una vez más, continuando con aspiraciones para poder introducirse de lleno en la lucha por un ascenso a la Divisional “B” Nacional.

A 63

Por Juan Pablo Cuello Morales

El partido no fue rico desde lo técnico, pero se tornó interesante desde lo emotivo porque con sus armas ambos equipos quisieron construir su resultado. Platense se repitió con el juego por las bandas, con la intención de asistir a los dos hombres de área que Fabián Anselmo dispuso para este partido (Daniel Vega y Christian Campozano), en tanto que Fénix dependió (y mucho) del poder creativo de Alfio Lorenzo.

Fue así que el “Calamar” encontró tanto en Jonathan Bustos por izquierda como en Diego Romero por derecha a los encargados de generar fútbol ofensivo. Fue así que tras una proyección por su sector, el mediocampista que aún pertenece a Huracán apuntó y disparó al arco defendido por el ex “Calamar” Agustín Pérez, quien tras una infructuosa estirada observó cómo el balón se depositó con rapidez en el fondo de la red. Platense pasaba a comandar las acciones tempranamente en el partido, precisamente en el minuto 9.

Con el resultado a favor, el “Calamar” no apelaba a más que a eso, desbordes profundos por los laterales, o bien el intento desde la media distancia. El equipo de Anselmo fue fracturándose, haciéndose muy largo entre sus líneas, y la imprecisión en las salidas (nuevamente deficitario el juego de Leonardo Morales como cinco creativo) le hicieron jugar una mala pasada cuando Lamacchia se entreveró con sus propias limitaciones, siendo aprovechado el yerro por un implacable Lorenzo que en el minuto 25 de la primera etapa definió ante la salida de un irresoluto Desábato, señalando lo que hasta entonces comenzaba a ser una merecida igualdad.

Gustavo Cisneros leyó la debilidad del rival y comenzó a penetrarlo no solo por los laterales, sino también proponiéndole juego ofensivo por el centro, tratando que tanto Lamacchia como Alcaraz se chocaran en los intentos por defender los embates de Fénix, lo que generaba mucho espacio entre éstos y los laterales Nadal y Humberto Vega.

Si bien no puede decirse que Fénix se conformaba con un empate (necesitaba tanto o más de la victoria que el mismo Platense en post de lucharla hasta el final por ingresar al Reducido por el segundo ascenso), aminoró su marcha en el complemento, proponiéndole a Platense la iniciativa en el juego ofensivo. Aun así, el “Calamar” se repitió en las fórmulas con las intermitentes apariciones de Bustos como de Romero por los laterales, más algunas escaladas de jugadores tales como Humberto Vega, que cargó un poderoso remate de media distancia que terminaría estrellándose en el palo derecho de Pérez, y con otro remate de Agustín Palavecino.

Lo cierto es que cuando uno tiene fútbol y éste se asocia se genera el producto esperado. Y eso ocurrió en el minuto 28 del complemento, cuando por el sector izquierdo se asociaron por primera (y única vez) en el partido Jonathan Bustos y Diego Romero, quienes construyeron una bonita jugada que terminaría en un remate del patagónico rechazado a puro reflejo por Pérez para que luego la “Pantera” Campozano sellara el destino de red del balón con un pescador cabezazo.

Cisneros propuso cambios de figuritas que no produjeron el resultado esperado. Fénix dependió, en definitiva, demasiado de la capacidad futbolística de Alfio Lorenzo, y el despliegue de volantes como Gerardo Maciel se fueron haciendo esporádicos hasta desaparecer. Si bien el rival nunca perdió el orden, sintió el desgaste de lo efectuado en los primeros cuarenta y cinco minutos y no tuvo armas para salir a buscar el empate tras recibir el segundo gol.

Por tanto, Platense termina construyendo el resultado basándose en la efectividad de ciertos momentos de fútbol. Quizás mereció algún gol más (Campozano tuvo una chance en el primer tiempo invalidada a instancias del Segundo Asistente, Sr. Bustos, por infracción –terminó rematando al cuerpo del arquero en el mano a mano-, y otra en el complemento, cuando tras un nuevo desborde acaricia la pelota en vez de definirla con convicción de manera solitaria en el área de meta, entregándole en definitiva una “pase” al arquero de Fénix, y Daniel Vega dispuso de un tiro libre en el segundo tiempo muy bien ejecutado y con destino de red de no mediar un rechazo en la cabeza de un hombre que integraba la barrera, yéndose así y todo el esférico apenas por encima del travesaño), pero el resultado habla a las claras de lo que uno y otro se encuentra en condiciones de protagonizar en este presente: una victoria o una caída por la mínima diferencia ante cualquier rival de la Divisional.

 

PLATENSE: Andrés Desábato (5); Humberto Vega (5.50), Sebastián Lamacchia (4), Walter Alcaraz (5) e Iván Nadal (5); Leonardo Morales (4.50), Agustín Palavecino (5), Diego Romero (6) y Jonathan Bustos (7); Cristian Campozano (6) y Daniel Vega (5.50).

Sustituciones: 27 ST Christian Zarco (5) x Agustín Palavecino; 38 ST Nicolás Lugli (X) x Daniel Vega; 41 ST Emiliano Gianunzio (X) x Diego Romero.

No Ingresaron: Franco Ugolini, Cristian Peláez, Diego Molina Fariña y Leandro Kuszko.

Amonestados: 14 PT Iván Nadal por infracción con riesgo para el físico del adversario; 21 ST Agustín Palavecino por protestar; 34 ST Jonathan Bustos por no respetar distancia reglamentaria; 48 ST Andrés Desábato por demorar el reinicio del juego.

Expulsados: ET Fabián Anselmo (DT) por excederse en el tiempo reglamentario para regresar al terreno de juego.

DT: Fabián Anselmo: Si bien su equipo no se destacó por su uniformidad dentro del terreno de juego, por momentos demasiado largo y anárquico entre líneas, se notó la búsqueda de un “once” con cierto funcionamiento con el ingreso de dos volantes ofensivos habilidosos para jugar por las bandas y asistir a los hombres de área. El segundo gol fue una clara demostración del camino a seguir a futuro, esto es, hacer que la sociedad Bustos-Romero juegue más tiempo junta y no tanto separadamente. Quedará en el “debe” el trabajo creativo del mediocampo central y las ya conocidas deficiencias defensivas, sobre todo en la salida con juego desde el fondo.

 

FÉNIX: Agustín Pérez (6); Federico Presedo (5), Facundo Simioli (5), Juan Cadelago (6) y Mathías Crocco (6); Gonzalo Bozzoni (5), Federico Marcucci (5), Ezequiel Piovi (5.50) y Gerardo Maciel (6); Alfio Lorenzo (7) y Andrés Vombergar (4).

Sustituciones: 25 ST Gastón Minutillo (4) X Gonzalo Bozzoni; 35 ST Alejandro Monzón (5) por Gerardo Maciel y Sergio Unrrein (5) por Federico Presedo.

No Ingresaron: Jonathan Mathiedes, Fernando Montenegro, Gabriel Castillo y Facundo Vera.

Amonestados: No tuvo.

Expulsados: 29 ST Facundo Vera (suplente) por términos descomedidos dirigidos al Primer Asistente tras el segundo gol de Platense.

DT: Gustavo Cisneros: Paró bien a su equipo, que fue compacto y que trató de leer bien rápidamente los errores del rival, pero se transformó en “Lorenzodependiente” y lo agotó físicamente de manera rápida en el partido. Se destaca el esfuerzo realizado por un plantel que casi no se presenta a jugar merced a los problemas económicos que viene padeciendo.

JUEZ PRINCIPAL: Sr. Gastón Meineri (8)

PRIMER ASISTENTE: Sr. Pablo Jorge Frezzotti (7)

SEGUNDO ASISTENTE: Sr. Martín Bustos (8)

ESTADIO: “Ciudad de Vicente López” (Aceptable)

CONCURRENCIA: 2500 espectadores aproximadamente

CALIFICACIÓN DEL PARTIDO: Bueno

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here