Platense volvió al triunfo, esta vez fuera de casa ante el Deportivo Riestra, en lo que fue la primera victoria del Marrón en la era Anselmo.

A 17

No solo es para alegrarse el hecho de haber conseguido los tres puntos, sino que además se lograron a partir de un juego bien ordenado en todas las líneas, comenzando por el fondo, tan cuestionado en estos últimos partidos. El mediocampo se encargó de hacer nexo entre lo defensivo y las contras, Vega y Miranda cruzándose constantemente hicieron estragos en la última línea del local y así el “Calamar” metió un triunfazo en Villa Soldati que le devolvió transitoriamente la sonrisa.

Es para destacar la mejora en el estado físico de la mayoría de sus jugadores, que rindieron al 100% durante los noventa minutos del partido. Se rescata también el cambio en el “chip” mental de cada uno de ellos para salir a flote del flojo partido en Vicente López ante Estudiantes de Buenos Aires en la pasada derrota por 0-2. Este plantel mostró un lavado de cara y parecía otro equipo, con mucha más actitud y compromiso con el juego y con cada uno de los compañeros, siendo solidario en la marca.

Las claves, como ya lo mencionamos, estuvieron en la buena performance de la última línea, con el debut en el fondo de Briones y un Christian Peláez muy firme que cortaba todos los avances de Gonzalo Bravo y Braian Sanchez, los mejores del team de Leonardo Ragazzo. El doble cinco con Gianunzio y Morales casi no falló. El volante ex VSC jugó un gran partido, dejando atrás los fantasmas de una mala tarde ante el “Pincha”, la pasada jornada. El DT le otorgó la confianza y lo volvió a meter entre los once para que este cambiara y mostrara su mejor nivel desde que está en Platense. Para destacar también las actuaciones Infante y Ortíz por izquierda, que fue el costado por donde más golpeó el Marrón, con las constantes subidas de los laterales defensivos, aprovechando las espaldas de Gastón Montero y Dante Caputo que estaban lanzados constantemente en ataque.

Deportivo Riestra era un vendaval que avanzaba a un toque, con jugadas de otra categoría, cada vez que se encendían y combinaban sus volantes creativos el equipo del Sur de la Capital era una tromba atacando en forma verticalizada con precisión; pero inteligentemente y producto de una gran concentración, entre Briones y Peláez cortaban a cada rato los intentos de avance, el local quedaba siempre mal parado por volcarse al ataque y cedía espacios a un “Calamar” que de contra pudo haber aprovechado y anotado más goles.

Los cambios del DT fueron inteligentes. Por obligación salió Morales e ingresó en su lugar Palavecino dándole un poco mas de frescura a la ofensiva del mediocampo, luego hizo su debut la “Pantera” Campozano ingresando por Miranda, que jugó un gran partido, muy escurridizo y con espacios entre los centrales que perdían en velocidad ante el ex Colegiales. Por último Ricardo Chavarri ingresaba por Daniel Vega.

En conclusión, el equipo de Anselmo consiguió su primer triunfo ante uno de los rivales más duros de la categoría y nada menos que en su cancha… triunfo que seguramente va a levantar anímicamente al plantel. Ahora deberá reafirmar esta levantada en casa el próximo viernes cuando enfrente a Acassuso, y demostrar ante su gente que lo del pasado fin de semana no fue un espejismo…

Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here