Platense no atraviesa un buen momento futbolístico, es un club grande, con mucha historia que hoy milita en la Primera B. Pese a esto, el “Calamar”, logró aumentar sus socios, sumar actividades y mejorar las instalaciones. En una entrevista con el periódico Comuna 12, el Presidente Roberto Soldavini, aseguró haber erradicado a los violentos y analiza la actualidad del club que hoy está instalado en Vicente López pero que tiene sus raíces en Saavedra.

Soldavini

El Club Atlético Platense cumplió 110 años de vida en el mes de mayo.  Es un ícono cultural de Saavedra, a pesar que en 1971 se tuvo que instalar en Vicente López. Para conocer la realidad interna del  “Calamar”, y analizar cómo busca mantener el vínculo con este barrio de la Comuna 12, este periódico entrevistó a su Presidente, Roberto Soldavini, que está a cargo del club desde septiembre de 2014.

El cronista Mateo Lezcano recorrió, junto al Presidente, todas las áreas del club en actividad. Con humildad saluda a los socios que se cruza, les da un beso y los llama por el nombre. La visita incluyó también la biblioteca y la confitería en construcción. Asegura que su despacho son “las dos hectáreas del predio”. No obstante, la entrevista sí se realizó en el despacho presidencial, ubicado debajo de la platea del estadio. Soldavini confesaría en la charla no concurrir frecuentemente a su oficina, hecho que se demuestra por la falta de elementos para el trabajo diario como una computadora, papeles o grandes muebles.  Apenas un cuadro de la tribuna popular de Platense repleta y la Copa del ascenso en 2006. Para la entrevista, contó con la colaboración del Jefe de Prensa, Mariano Viana.

-¿Cómo llegaste a la vida política de Platense?

Nunca había hecho política. Vengo al club desde los 8 años, o sea hace 51. En 2010 conformamos -con Vilariño- y otras agrupaciones una lista de unidad, siempre había colaborado pero sin cargo. En Platense me reconocían por mi antigüedad en Saavedra, por portación de apellido. Mi abuelo, mi papá y mis hijos (obviamente) son todos hinchas. Yo nací en el Hospital Pirovano y de chiquito me mudé a Conde entre Larralde y Juana Azurduy. En el 85’ me casé y me trasladé a Ciudad de la Paz entre Nuñez y Larralde.

A mí me vino todo de golpe, este es mi segundo mandato. En el primero, el Presidente era Vilariño, y yo era Secretario de Actas pero me dedicaba a lo mío: el mantenimiento, el día a día. En el segundo mandato yo voy como Vice 1ro. Con todo lo que nos pasó (futbolísticamente), más la final perdida con Temperley, Pedro se agota, se le acaba la plata y se va. Y yo quedo como Presidente. Siempre lo dije, no estaba preparado para serlo. No tengo billetera, soy un asalariado más. Por suerte trabajo solo sábados, domingos y feriados. Hace 30 años estoy en el Departamento de Automotores de la Cámara de Diputados del Congreso. De lunes a viernes puedo estar en el club. Pero a veces me pasa que los días de partido no puedo venir, porque mi trabajo es “sagrado”.

-¿Cómo es ser dirigente en el fútbol argentino?

En el fútbol está todo muy politizado. Si ganas dos partidos sos “Gardel”. Yo conozco gente de toda la vida (que me tuvo en brazos) que los últimos partidos me re contra putearon. Cuando ganamos me besan todos. Igualmente si Platense ascendía (al Nacional B), hace dos o tres años, iba a ser complicado mantenerse. La infraestructura no hubiera acompañado. Ahora cambiamos los vestuarios, que eran los originales de la cancha y no tenían mantenimiento. Era una desidia total. Hoy nos eligen para ser sede de Copa Argentina, por las buenas instalaciones, los accesos.

Claro que también hay errores,  no podes estar en todo. De 27 miembros de la Comisión Directiva hay 25 que tenemos otro laburo. La política de club es muy ingrata, muy chica. Hay poca gente dispuesta a dejar horas de su vida por Platense.

11180318_473128786177266_9032017567943505552_n

BARRAS

-¿Cómo es la convivencia con la barrabrava?

La barrabrava no existe en Platense. Barrabravas hay en otros lados, de los que te rompen todo. Acá hay una barra donde vienen, entran con la bandera y los bombos. A veces se portan mal y tiran cosas a la cancha y tenes que ponerle los puntos. Las barrabravas se te meten en el club, te aprietan, le piden plata a los jugadores. Eso no pasa. Esta mañana vinieron seis micros escolares, había tres colegios. Si estuviera la barra instalada, la directora no te firma los convenios.

-¿Y lo que pasó en el partido senior contra River? (En el festejo de cumpleaños 110°  de Platense, algunos hinchas del club invadieron la cancha, robaron camisetas de los jugadores y el partido debió suspenderse)

Fue un grupito que está identificado. Me comentaron que hubo gente que venía de River. Y estuvieron los que aprovecharon la volada y se metieron. A esos se les va a aplicar el derecho de admisión.

-¿Cómo se hace para que la familia se acerque al club?

El fútbol profesional es la principal actividad pero también trabajamos la parte social. Y la familia va volviendo al club. Entienden que es seguro. Hay diversas actividades deportivas para todas las edades, se recuperaron natatorios y muchas instalaciones más que estaban en mal estado. Ya no es como antes, que el club estaba tomado por la barra. Y la gente lo ve.

-¿Cuáles son las sedes del club además de esta de Vicente López?

Hoy en día está casi todo centralizado acá. En los 90’ se consiguió el Predio Mariani Dolan, en Galván y Larralde (Saavedra). El predio pertenece a la Ciudad de Buenos Aires y fue cedido al club para realizar actividades deportivas. Estamos trabajando para la renovación, faltan dos firmas solamente. La Legislatura lo había aprobado por 20 años. En el predio hay inferiores, escuela de fútbol, fútbol femenino de AFA, hockey sobre césped. También va a terminarse la pensión, para cuarenta chicos en ese predio.

Además está el predio de Benavidez. Lamentablemente está ocupado hace 20 años, hoy viven 50 personas. Hemos hecho todos los trámites pero por desgracia en este país la justicia es muy lenta.

-¿Cómo se componen los ingresos del club?

Tenemos una tesorería sola. El 80% de lo que se recauda va a parar al fútbol. Los mayores ingresos provienen de la cuota social y los sponsors. Hoy hay 5.000 socios contra 1.300 que había. Antes eran más socios activos (los de cancha) que plenos, que son los que usan el club. Ahora hay más plenos que activos. Por un lado es bueno porque el ingreso es mayor, pero a la vez es malo porque te marca cómo va el fútbol.

Nosotros trabajamos bien en la parte social pero la asignatura pendiente es el fútbol. La historia te exige ganar el campeonato y ascender.

El fútbol, los días de partido,  da pérdidas. Lo recaudado en venta de entradas no te alcanza para cubrir costos de policía, ambulancia y personal.

Somos el más grande de la categoría. Estamos haciendo valer lo que representa Platense para el currículum del jugador. Haber jugado acá te abre las puertas en otro lado. Y eso lo metemos en la negociación.

pileta platense

-¿Cómo se mantiene la identidad con Saavedra?

Lo último que se hizo fue pasar con un tráiler ploteado por todo Saavedra. La idea fue recuperar la identidad, porque el no tener la cancha allá es un problema. Igualmente estamos enfrente del barrio, la gente sigue siendo de Saavedra, las canciones son de Saavedra.

-¿Hay alguna iniciativa para volver a Saavedra como pasa en San Lorenzo?

Es difícil. A San Lorenzo le sacó el predio la dictadura. A nosotros no. Fue porque los dirigentes de entonces no fueron piolas. Pertenecía a un hincha que lo donó y lo alquilaba. Y Platense lo dejó estar, no pagaba los impuestos. Murió este hombre, y los herederos fueron por la plata. No se perdió por la dictadura sino que fueron malos manejos. Sería buenísimo volver, pero creo que hay que trabajar en el Predio de Galván para lograr más identificación ahí.

movil platense

Por Mateo Lezcano (Periódico Comuna 12)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here