El «Mono» es una de las claves de esta levantada de Platense. En el último partido, además de mantener un nivel muy alto, atajó un penal cuando el Calamar y Acassuso empataban 0-0.

A mastro

De menor a mayor ha sido el andar de Mastrolía con la camiseta de Platense. El ex Comunicaciones llegó silbando bajo a Saavedra y lentamente fue ganando lugar. Con un gran nivel en la pretemporada, logró adueñarse del arco y por su ascendente rendimiento actual, es uno de los jugadores más importantes del campeonato.

Aquel desafortunado debut contra Almirante ya quedó atrás, esa noche amarga en la que perdió la pelota contra Román Díaz, que luego anotó el gol, fue solo una casualidad. Ya desde la segunda fecha el ex San Lorenzo se tomó revancha y logró salvar de una goleada al Marrón en Caseros. Mostrándose ágil, rápido y con movimientos felinos Mastrolía fue ganándose el aprecio de la gente y de todos los técnicos que pasaron en este 2015.

A pesar de recibir 26 goles en contra y mantener al Calamar en la décima posición si hiciera una tabla con ese rubro, es muy loable la actualidad del guardamenta. Esta claro que a los dirigidos por Fabián Anselmo, actualmente, le podrían haber hecho bastantes más goles si no contaba con la presencia de este arquero. Recurrentemente, el «1» debe intervenir en tres o cuatro pelotas claves, que casi siempre resuelve favorablemente partido a partido. El problema de Platense, esta claro, que no es solo en los goles recibidos, sino que, también, ha marcado tres tantos menos que los que sufrió y por eso es el único equipo dentro del reducido con diferencia negativa.

A 36

Los penales son un rubro en el que el arquero se ha desempeñado bastante bien a lo largo de este campeonato. Hasta ahora, Platense recibió siete en contra, de los cuales le convirtieron cuatro, atajó dos y erraron uno. 

Mastrolía sigue demostrando su intuición en los 12 pasos. El Calamar, ya lo había sufrido en la temporada pasada cuando le atajó el tiro a Daniel Vega, jugando para Comunicaciones. Ya con la marrón y blanca mostró un adelanto en la previa, ya que le atajó un penal a Mauricio Cuero, de Banfield, en la pretemporada.

Por los porotos el «Mono» adivinó casi todos los lugares en los que le ejecutaron la pena máxima. En el debut fue a la izquierda pero el Loco Díaz la tiró a las nubes. En la segunda fecha tuvo en sus manos la gloria, pero el remate de Nicolás Álvarez venció su resistencia. Más adelante, recibió los goles de Fernando Pasquale (Villa San Carlos), el único que lo pudo engañar, y Maximiliano Castagno (Almagro) que aunque le adivinó la punta, no se lo pudo sacar por su gran definición.

Con el correr de las fechas, Mastrolía fue afinando su ojo y pudo cerrar la persiana. Comenzó en la fecha 19, cuando atajó el remate de Guillermo Sánchez, en la derrota contra Brown de Adrogué por 2 a 0. En la 24 también le adivinó a Jonathan Herrera (Riestra), aunque Carlos Stoklas se lo hizo repetir polémicamente por adelantamiento y, en el replay, el «9» no falló. Ya en la última jornada, logró sacarse el gusto amargo cuando fue a la izquierda (foto) para mantener el 0-0 contra Alejandro Friedrich, de Acassuso.

El «1» fue de menor a mayor y es uno de los niveles más altos del equipo. Hoy si en Platense se nombra a Ezequiel Mastrolía es sinónimo de máxima seguridad.

Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here