Portazo “obligado” de Pedro Bocca tras una dura derrota ante Brown de Adrogué por 2 a 0 en el sur del Gran Buenos Aires. El DT presentó su renuncia y dio el punto final a un ciclo poco fructífero que comenzó con Roque Alfaro a fin del año pasado.

10891673_419559008200911_1598574351849398979_n

Mitad de campeonato, otro golpe más. Derrota ante Brown de Adrogue que termina de esta manera el ciclo Alfaro-Bocca con el último que abandona el barco, puesto que Roque había dejado el equipo luego de la quinta fecha, tras el 0-0 frente a Barracas Central en Vicente López. El ex ayudante de campo del “Tolo” Gallego se fue de la institución marrón y blanca cosechando tan solo tres unidades en cinco encuentros disputados (20% de efectividad). Luego, Pedro Bocca quedó solo en el banco, se calzó el buzo de DT y se hizo cargo del equipo desde el empate sin goles en el Bajo Núñez ante Defensores de Belgrano. El total cosechado por el ex jugador “Calamar” desde la banca fue de 23 puntos en 14 partidos jugados (54,7% de efectividad).

De esta forma culmina un ciclo o un proyecto abierto allá por diciembre 2014 con las expectativas de ascenso, convocando nuevo DT, con ayudante de campo, y los jugadores que aun están defendiendo los colores marrón y blanco. ¿Qué viene ahora?… el futuro DT es incierto, pero por sobre todas las cosas hay que poner paños fríos y pensar muy bien el próximo paso, no solo en la contratación del conductor de un plantel desde la banca, sino en los jugadores que lo integran. Hay varios que no están al nivel de las exigencias que hoy tiene la institución, ya sea por cuestiones físicas, por problemas personales, etc… se adeudan sueldos, no se está al día con el plantel y se habla de traer técnicos cuyo sueldo cuesta fortunas. Ese es el panorama del mundo “Calamar” que viene arrastrándose desde el año pasado, pero que se acentúa hoy por la debacle futbolística, que es la vidriera que mejor expone este presente.

Es tarea de la subcomisión de fútbol remediar este presente, pero cada vez tiene menos margen de error. Hace más de dos años que están al frente las mismas caras, tomando parte casi exclusiva en las decisiones respecto de las contrataciones de tres planteles consecutivos, y es tareas de dicha subcomisión enderezar el rumbo de este «Titanic» para evitar que se termine de hundir.

Habrá de aquí hasta el resceso en la conducción técnica, un interinato de Jorge Brandoni que seguramente sirva para tomarse este breve tiempo que queda y pensar en frío como continuará este proyecto, al que le queda medio año más. Es la última carta que se juegan los integrantes de esta subcomisión, que estuvieron a un penal de ascender ante Temperley, pero también cierto es que las siguientes decisiones que tomaron fueron una peor que la otra, en base a los resultados obtenidos.

Por Maximiliano Goweznianski