La victoria por 2 a 1 ante Morón dejó mucho por analizar. El Calamar logró derrotar a un rival duro, aunque es cierto que no es el mismo cuando sale de su casa. Tal como quiere Pedro Bocca el Ciudad de Vicente López comienza a ser un escollo duro para los rivales del Marrón. 

A 36

En este espacio analizaremos punto por punto las claves de la victoria del Calamar ante el Gallo:

Pego de entrada: Una cualidad importante del local durante el partido fue que cuando golpeó lo hizo con exactitud y en el momento indicado. El tempranero gol de Pablo Miranda fue un trago duro de digerir para Morón que recibió el mazazo y se tuvo que acomodar como pudo para salir adelante.

Solidez intachable: Cuando hay que describir un punto férreo del equipo para explicar alguna victoria casi siempre los elogios parten desde atrás hacia adelante. El partido del sábado no fue una excepción, la defensa se mostró muy segura desde la calidad que le aporta Sebastián Lamacchia, pasando por el acompañamiento de Walter Gómez más la soltura de Maximiliano Ferreira y Juan Infante. Al Marrón le convierten poco y es por algo.

Sacrificio y solidaridad: Otro punto para destacar del Marrón es el que titula este punto. Desde el primer minuto los bloques para atacar y defender de Platense le jugaron muy a favor. Mismo al centrarse en Daniel Vega se puede analizar perfectamente la intención de los jugadores Calamares. El Trapo, en varias ocasiones, se retraso mucho para dar una mano en defensa y hasta generar fútbol por las bandas. El sacrificio fue de la mano de esta cualidad, todo el equipo hizo un gran desgaste y aguantó bien cuando la visita propuso algo.

Cambio y gol: Cuando a los 15 minutos del primer tiempo  Vega salía en reemplazo de Leonardo Morales todos se miraron y hasta con extrañeza exclamaron:»Que cambio raro». Pero Bocca lo imaginó de otra manera y le salió bien. El volante le dio velocidad y fútbol al equipo y le puso un pase maravilloso a Miranda para el 2-0.

Extirpe de goleador: Es imposible describir lo más jugoso el encuentro sin detenerse en lo que fue la actuación de Pablo Miranda, ya que el delantero convirtió los dos goles de Platense en el encuentro. El primero fue después un zurdazo terrible y el segundo, con sangre fría, luego de eludir al arquero Morel. El «Pájaro» demostró que como «9» puede dar otra cosa y pudo cambiar la imagen luego de su mal partido contra Tristán Suárez.

Subió la vara: Como lo marca la bajada de esta nota, la victoria de Tense se puede pensar desde otra óptica al separase del momento y ver cómo y a quien se le ganó antes. Es verdad que todos los triunfos valen tres puntos, pero este en particular fue contra un rival que aspira a otras cosas que los que se le ganó antes. Es cierto también que Morón pierde la brújula cuando sale del Oeste, pero también es verdad que es bastante más que Armenio y San Carlos. Por eso, Platense comienza a demostrar que puede pelear arriba y lentamente se va rearmando y fortaleciendo de local.

Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here