El equipo de Pedro Bocca volvió a ganar en casa por tercera vez consecutiva en el campeonato. La víctima esta vez fue el Deportivo Morón, que tan solo sacó una sola unidad en condición de visitante, por la segunda fecha ante la UAI Urquiza, y fue 1-1.

A 55

 

El “Gallo” salió a jugarle al Marrón con un 4-4-2 clásico, en tanto que el “Calamar” plantó en la cancha un 4-1-3-2 con D.Vega y Miranda arriba, en la creación del mediocampo Romero, Ortiz y H.Vega en lugar de Maximiliano Ferreira, quien pasaba a ocupar la posición de lateral defensivo.

El local ganó siempre la pulseada en mitad de cancha, pero fue muy poco creativo a la hora de atacar, aunque si fue efectivo y contundente. Pablo Miranda tuvo las dos chances más claras del partido y las concretó en el arco rival… así de fácil es explicar la victoria en Vicente López del sábado por la tarde. Dos llegadas, dos goles. Luego podemos atribuir virtudes a las tácticas de uno y de otro. Blas Armando Giunta durante el primer tiempo metió el cambio de Dominguez por Nanía, dejando de lado el doble cinco, y haciendo jugar solo a Paez en el medio, en tanto que Lillo pasaría a volantear por izquierda, pensando seguramente luego, ante un posible empate del “Gallo”, volver a armar la dupla de volantes de contención.

En el complemento la visita probó con una línea de tres atrás en el cambio que implicó a Javier Pérez en lugar de Cristian Broggi, un doble cinco y tres delanteros. Pero poco le sirvió, aunque si arrinconó al marrón en su propio campo, e hizo pegar en demasía y abuso a los cuatro del medio contra la línea de fondo, replegándose en exceso. Sobre todo, cuando a falta de 15 minutos hizo ingresar a Diego Barrios Suárez por Jonathan Páez, quedando con un 3-3-4.

Platense se estaba quedando atrás, sin piernas, sin físico y sin ideas para salir del asedio que Morón le estaba imponiendo. El DT tuvo que meter mano para evitar que el equipo se tirara demasiado atrás, como lo estaba haciendo… La variante de Morales por Vega fue la respuesta perfecta de Bocca para evitar que lo desbordaran en número de volantes defensivos, más aun cuando hizo ingresar minutos más tarde a Chavarri por Romero, para darle un poco de aire fresco al mediocampo, en primera instancia, y a la delantera, en segunda. Platense rearmó sus líneas conformando un 4-4-2, con doble tapón.

En conclusión, buenos rendimientos de Pablo Miranda en la delantera, de Gianunzio controlando en mediocampo, y puntos muy altos en el fondo, como lo fueron las performances de Lamacchia e Infante, fueron las claves principales del éxito sobre el conjunto del oeste.

De local Platense se muestra sólido defensivamente, y por sobre todo contundente a la hora de llegar y convertir en la portería rival. Hay mucho para mejorar en Vicente López; habrá que ver cómo sostener la ventaja sin tirarse demasiado atrás, y pensar en liquidar el encuentro, concentrándose en no perder el balón ni tampoco el dominio del campo. Si bien es cierto que el rival también juega su partido, es imprescindible tener la pelota, no regalarla y liquidar el encuentro para no sufrir sobresaltos.

Por Maximiliano Goweznianski