La igualdad entre Platense y Defensores de Belgrano en el Bajo Nuñez dejó bastantes puntos por analizar. El Marrón levantó un poco el juego ya que dominó por una pequeña porción del partido pero preocupa y mucho que haya creado solo una chance de gol en todo el partido.

A 51
A continuación vamos a repasar los puntos claves para explicar el aburrido 0-0 entre Platense y Defensores de Belgrano en el Bajo Nuñez:

Cambio y combate: Para su debut Pedro Bocca modificó el esquema y puso un marcado 4-4-2. Por el centro Emiliano Gianunzio recibió la ayuda de Leonardo Morales para darle más marca y presión al callejón central ya que era un lugar donde al «Polaco» lo solían pasar en número y aparte porque en ese sector se pueden ganar o perder los partidos. El «combate» que propuso Bocca le dio resultado ya que Juan Manuel Sosa y Nahuel Fioretto, los volantes centrales de «Defe», estuvieron bastantes controlados.

Zafó y se levantó: En el comienzo el Dragón salió con todo, de la mano de Fernando Enrique los de Fito Della Picca crearon ocasiones para abrir el marcador. La más clara fue un tiro libre que el «10» disparó directamente al travesaño. Platense supo zafar del vendaval inicial y respondió dominando el juego minutos más tarde.

Uno menos y al refugio: La expulsión de Walter Gómez hizo que el Marrón se refugie contra Ezequiel Mastrolía. El hombre de menos trajo aparejado modificaciones defensivas para tapar huecos; Walter Alcaráz por Maximiliano Ferreira y más tarde Darío Leguiza por Lautaro Fernández. El Calamar pasó la mayor parte del segundo tiempo refugiado, aguantando la embestida de Defensores que fue claro por momentos pero que mayormente no supo que hacer con la pelota y el espacio que le regaló Platense.

Siempre Mastrolía: Desde aquel error ante Almirante Brown Mastrolía no volvió a ser el mismo. Su nivel fue en subida y ahora es todo una garantía en el arco de Platense. Ante Defensores no fue la excepción, siempre seguro, descolgando todo, con firmeza, ubicación y rapidez. Solo falló en el segundo tiempo cuando Sebastián Lamacchia la dejó corta, él no salió y casi aprovecha Diego Gamarra. Igualmente el «Mono» volvió a irse invicto y ya lleva 321 minutos sin recibir goles. Mastrolía, siempre Mastrolía…

Un tiro por tres puntos: Algo crucial para analizar es la poca llegada a gol que tiene este equipo. Durante los últimos partidos en los que jugó con un solo delantero Platense redujo cada vez un poco más sus aproximaciones al arco contrario. Tal es así que en el encuentro del sábado solo pateó UNA VEZ  al arco gracias a un tiro libre de Walter Ortíz que exigió la volada de Albano Anconetani. Los números lo dicen, contra «Defe» fue el tercer empate 0-0 consecutivo y se llegó a casi 400 minutos sin convertir un gol ¿El último? Hay que irse a la fecha 2 cuando Diego Romero le anotó a Estudiantes. Preocupante.

Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here