El “Calamar” empató sin goles con el «Dragón» en el Bajo Núñez, y suma así su tercer encuentro empardado sin tantos, consiguiendo de esta forma acumular 325 minutos sin recibir tantos en su propia valla, pero también está enrachado negativamente, ya que hace 400 minutos que no se desahoga en un grito de gol (el último tanto fue conseguido por Diego Romero ante Estudiantes de BsAs por la segunda fecha).

A 39
Son datos que sin dudas, dejan sensaciones encontradas. Por un lado, se está consiguiendo consolidad la defensa, con el ingreso de Lamacchia y el retorno de Humberto Vega, tras su lesión. Además las incorporaciones de Infante, por izquierda, y la solidez de Walter Gómez, que de a poco va entendiéndose con su compañero ex Dep. Italiano. En el medio en donde se presenta la mayor cuota de deuda futbolística pendiente. En lo defensivo, en su mejor momento en Platense, Gianunzio aporta tranquilidad y solidez, ahora acompañado por Leonardo Morales, que se sumó tras el cambio de esquema, y el armado de un dibujo táctico con un doble 5. Pero en cuanto a los volantes ofensivos y la generación de fútbol, el marrón no encuentra la vuelta. Bajos de nivel Ferreira y Romero, sumado a un Ortiz que está alternando más malas que buenas, todo se hace cuesta arriba.

El mediocampista, ex UAI Urquiza, mejoró en la primera parte, respecto de los pasados cotejos en los que fue titular, pero al parecer si mejor perfil es enganchar hacia el medio y llevarse un par de defensores a la carrera; no así, cuando debe correr por el costado y desbordar. El “Mono”, por su parte, se pierde muy solo arriba, y casi nunca puede rematar al arco de manera clara, siempre lejos de la portería rival. Diego Romero, parece un jugador interesante, cada vez que toca la pelota consigue una infracción a favor, o habilita a algún compañero en posición de gol… sin embargo hoy no cuenta con un compañera o referente de área. Y aquí es donde los dirigidos por Pedro Bocca hacen al mayor déficit de lo que va de la campaña. Lautaro Fernández no es delantero de área, más bien juega por afuera, y tiene que hacer las veces de delantero tras las lesiones de Daniel Vega, Pablo Miranda y Catriel Lucero. El “Calamar” ni siquiera llevó un delantero alternativo al banco de los suplentes; Segobia y Chavarri eran las opciones en ofensiva, para sumar gente en el ataque.

Este es un breve panorama del equipo de Vicente López hoy, que hace que muchas veces los planteos tengan que ser estratégicamente defensivos, y sobre todo jugando en condición de visitante, donde el Marrón ha jugado tres, y ha empatado los tres, siempre con la misma estrategia… quitarle el fútbol al rival, pero no para jugar, sino para rescatar el punto, esperando quizás alguna pelota parada o jugada aislada, como ocurrió ante Estudiantes de Buenos Aires en Caseros, con el tanto de Diego Romero, tras una contra. Habrá que ver qué sucede una vez que se recuperen Miranda y Vega, para ver cuál es la actitud de cambio desde lo táctico, y también intentar variar las opciones ofensivas jugando como local, donde Platense no puede regalar espacio y campo al rival, y donde debe ser el protagonista para, por fin, conseguir el tan ansiado triunfo que hoy le escapa en 6 partidos jugados.

Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here