El equipo de Pedro Bocca volvió a ganar obteniendo de esta forma su segundo triunfo al hilo en condición de local ¿La Clave? Pues podemos encontrar puntos altos de mitad de cancha hacia atrás. De hecho, el último gol en contra proveniente de una jugada elaborada por el rival, fue recibido ante Deportivo Riestra, en la tercera jornada.

A 23

El Marrón tan solo recibió goles devenidos de jugadas frente al “Albinegro” y también en tres ocasiones antes Almirante Brown. Luego mantuvo el arco invicto, excepto en los cotejos ante Estudiantes de Buenos Aires y Villa San Carlos, en los que recibió un tanto en cada encuentro, pero desde los doce pasos, de penal.

Esto marca de alguna manera, el buen momento que pasa el “Calamar” en defensa, mostrando solidez en la última línea, y en cierta forma, la gran performance que sus volantes defensivos, como Gianunzio y Morales. A pesar de los infinitos esquemas que se probaron en estas ocho fechas, y la gran cantidad de jugadores que se utilizaron (hubo más de uno por posición), el esquema defensivo funcionó y funciona. Recordemos que en el fondo alternaron titularidad y suplencia Walter Gómez, Walter Alcaraz y Sebastián Lamacchia, en los laterales jugaron Humberto Vega, Darío Leguiza, Federico Briones, Ivan Nadal, Juan Infante y hasta el mismísimo Maximiliano Ferreira. Todo esto muestra que, sin dudas, el equipo está “aceitado” en el fondo, y que el trabajo y el rendimiento en tal sentido, está dando sus frutos.

En contraposición a esta situación, Platense no le encuentra la vuelta al interrogante ofensivo. Parecería que una vez que decide cruzar la mitad de cancha carece de ideas, y depende de alguna individualidad, además del poco peso ofensivo que muestra al pisar el área rival. Es cierto que en los últimos encuentros el Calamar tuvo a Romero en su conductor, pero careció de centrodelanteros por las lesiones de Vega, Miranda y Lucero. Luego el «10» del Marrón fue suspendido por dos fechas, y ahora debe cumplirlas, justo cuando los delanteros están recuperados para jugar, y son los que no encuentran un asistidor. Bocca intentó con Walter Ortiz, pero el carrilero por izquierda no es precisamente el enganche que el equipo necesita; Ferreira tampoco está preparado para dicha tarea; y para colmo de males, Jonathan Bustos está con un problema personal que lo deja afuera de la concentración.

En parte, se entiende que por el infortunio ocasionado por las lesiones y las suspensiones el plantel sienta el bajón ofensivo; sin embargo, y a pesar de todo esto, tampoco se ve un juego aceitado de mitad de cancha hacia adelante. La falta de verticalidad, de construcción de paredes, de desbordes, la ausencia de sorpresa en la subida de los laterales (que muchas veces llegan al fondo pero solo para llevarse la marca, y no envían el centro). Platense parece jugar demasiado horizontal, y es un conjunto deficitario a la hora de generar situaciones de peligro, y esto se ve también en la falta de llegadas al arco. Incluso, tan desordenado es el ataque de los de Saavedra, que el mismo Gianunzio es quien está teniendo en los últimos encuentros, las más claras de frente al arco rival.

Pedro Bocca deberá poner énfasis en las prácticas semanales, aprovechando el buen clima que dejaron esta seguidilla de triunfos. Ahora que cuenta con Daniel Vega y Pablo Miranda recuperados, y sabiendo que a Romero le queda una fecha más de suspensión, el DT tendrá que aceitar el esquema en ofensiva, para que Platense termine teniendo el vaso lleno completamente…

Por Maximiliano Goweznianski