Danilo Gerlo llegó a Platense como uno de los nombres más fuertes para la categoría. Igualmente, el central duró solo cuatro amistosos y rescindió el contrato en una historia enmarañada entre sus problemas personales, la falta de fútbol y algunas discusiones con Alfaro. 

A 26
El convulsionado Mundo Platense vive otra situación poco convencional en estas últimas horas. El centro de la noticia es Danilo Gerlo que fue tan solo por 15 días refuerzo Calamar y en las próximas horas rescindirá formalmente su contrato con la institución luego de disputar tan solo cuatro amistosos. Si, aunque usted no lo crea.

Esta amor de verano entre «Paco» y Platense fue un hola y adiós. El defensor fue pedido por Roque Alfaro para sumar experiencia en el equipo. Pero luego, algunas discusiones y reclamos sumados a su bajo nivel futbolístico hicieron que «El Brujo» se arrepienta de su elección y diera marcha atrás con el contrato poniéndose firme ante la dirigencia para pedir que el ex Quilmes no siguiera en el plantel marrón y blanco.

La Comisión Directiva entendió que era mejor cortar por lo sano y no tener en el equipo a alguien que no iba a ser tenido en cuenta y que iba a influir negativamente en el grupo, así que prefirió aceptar el error y «limpiar» a «Paco» días antes del debut Calamar ante Almirante Brown por al fecha 1 del torneo 2015.

Las negociaciones entre Gerlo y Platense ya había traído controversia teniendo en cuenta que el defensor estuvo hasta último momento esperando un propuesta para jugar en la Primera División con Quilmes. Ante la negativa del conjunto del Sur, Danilo aceptó arreglar en el equipo de Saavedra (dejando en claro hasta en entrevistas que era su segunda opción). Los problemas personales que lo alejaron del fútbol, su avanzada edad, la elección casi por «descarte» y los seis meses que arrastraba de parate ya habían generado un cóctel difícil de digerir para el cuerpo técnico.

Siempre se dice que los pingos se ven en la cancha y allí «Paco» también dejó muchísimo que desear. No solo en su primer partido, sino que en todos los que jugó. Se mostró lento, impreciso, perdido y sin la presencia en el campo que supo demostrar en sus mejores momentos. A esto se le sumaron algunas actitudes inapropiadas que colmaron la paciencia de Alfaro. En el partido ante Colegiales (donde realizó un comentario poco feliz ninguneando al club) jugó para los suplentes y luego fue el único que se cambió y se fue mientras estaba en juego el encuentro de los titulares. Por último, en el duelo ante Banfield estuvo varios minutos conversando en voz alta con Alfaro y Pedro Bocca en la mitad del campo directamente reclamando porque no era titular.

Bocca, justamente, fue el único que se refirió al tema hasta ahora cuando ayer en Ascenso Sports dijo: «El estilo del DT y el juego de Gerlo son como el agua y el aceite». Lo cierto es que el actual entrenador de Platense se arrepintió de pedirlo y rápidamente pudo suplir su lugar ya que ayer por la tarde firmó el central Sebastián Lamacchia, procedente de Estudiantes de Buenos Aires. El zaguero ya había tenido contactos con los dirigentes Calamares cuando el equipo estaba en busca de un defensor. Las trabas que pusieron los autoridades de Caseros no hicieron posible la llegada de Lamacchia que perdió la pulseada con Gerlo. Y como así son las vueltas de la vida, a menos de un mes de este hecho finalmente si llega al «Marrón» y justamente para reemplazar a quien le había ganado su lugar para ser refuerzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here