Roque Alfaro se convirtió en el nuevo director técnico de Platense. En el día de hoy llegó a Buenos Aires y se reunió con la dirigencia para confirmar su arribo a la entidad Calamar.

Alfaro
La novela del nuevo director técnico de Platense llegó a su fin. Ayer Roque Alfaro viajó hacia Buenos Aires y luego de reunirse con los dirigentes Calamares fue confirmado como el nuevo entrenador. El entrerriano viene de dirigir a Talleres de Perico de Jujuy en el Federal B, donde renunció hace cinco días por no encontrar motivación por parte de los jugadores cuando su equipo estaba puntero.

Ayer por la noche Alfaro salió al aire en el programa «Ascenso Sports» y afirmó:»Es bueno que te reconozcan en un lugar donde estuviste hace mucho tiempo. Estoy muy agradecido por esta oportunidad. Me la jugaré tan a muerte como lo están haciendo los dirigentes conmigo».

Lo cierto es que Roque llega con una largísima trayectoria como director técnico. Desde 1993 hasta el presente no ha dejado nunca de trabajar. Es un gran conocedor del puesto aunque es cierto que no tanto de la B Metropolitana, por ese motivo los dirigentes se movieron rápido e incluyeron a Pedro Bocca como ayudante de campo luego de su desvinculación de Barracas Central. Con el a su lado Alfaro tendrá una rueda de auxilio fundamental para conocer como es futbolística y tácticamente la categoría (aparte de obtener información útil sobre los jugadores de un ojo tan analítico como el de Bocca).

Para completar vale remarcar que el nacido en Nogoyá surgió «de la escuela de Newell´s» como le gusta marcar a él y que lo dirigió en 1993 en lo que fue su debut como entrenador. Luego fue ayudante de campo de Carlos Picerni en Platense en 1997, con nada más ni nada menos que el «Tata» Martino como el otro colaborador. En su puesto de ayudante fue donde consiguió sus mayores logros ya que estuvo en el cuerpo técnico campeón de Independiente y River dirigidos por el «Tolo» Gallego entre los años 2000 y 2002.

Alfaro dirigió a equipos de Chile, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Perú. Es más, ya fue entrenador de Platense… pero de Honduras en tres períodos diferentes entre los años 2006 y 2011. Llega de renunciar en Talleres de Perico de Jujuy para arribar al «Calamar». Su máximo honor como entrenador fue el ascenso a la Serie A de Ecuador con Centro Deportivo Olmedo en 2003.

Desde aquí le deseamos muchos éxitos a Alfaro en este nuevo desafío para él y para el club. Si le va bien a él le irá bien a Platense en este nuevo intento por salir del pozo que significa la Primera B Metropolitana desde el año 2010.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here