Victoria del Marrón en Ingeniero Maschwitz, y vaya que fue noticia! El “Calamar” jugó mejor que su rival y se alzó con los tres puntos clave para la levantada anímica y futbolística que este plantel necesita de cara a los últimos encuentros a disputarse por la Zona B de la Primera B Metropolitana.
A 10
Mariano Rukavina rompió con el esquema de doble tapón y mostró las armas ofensivas que el equipo tiene en mitad de cancha, proveniente de la cantera del club. Es así que decidió formar con un 4-1-4-1, jugando con Vega como único delantero, y una línea de tres volantes de pura vocación defensiva como Alegre, Ortíz y Villareal; todos un paso delante de Julián Acosta, que tuvo la dificultosa tarea de vérselas con un mediocampo rival plagado de hombres rivales, ya que Deportivo Armenio salió también con una formación un tanto extraña, con un 3-4-1-2, con Molina y Lopez Ortiz como delanteros de área, y Lezcano algo más suelto en el mediocampo de ataque, en la posición de enganche.

Platense ganó la batalla en la mitad, porque presionaba arriba y los volantes ofensivos que mencionamos, recuperaban la pelota ante una línea de 3 defensores que le costaba salir jugando. Cada vez que Buzzi perdía le pelota en la mitad de cancha, en el marrón asomaba una conquista, que no pudo darse en más de una ocasión, por la falta de precisión de sus definidores. La visita utilizó un arma clave, además de sus creadores de fútbol en la mitad, metió a Morgantini a llevarse la marca de un lateral izquierdo flojo en todos los aspectos, como Luciano Nebot, ya que fue sacado de su posición habitual por el DT y tuvo problemas para seguir al juvenil calamar, que anotó el único gol del encuentro, precisamente ganándole la espalda al jugador del “Tricolor”, y tras un exquisito pase de Daniel Vega, logró enganchar con calidad y definir con pierna y perfil cambiado al segundo palo de Oviedo.

Por ahí encontró el equipo de Vicente López los caminos, y en la primera parte fue amplio dominador del cotejo. Sin embargo Morgantini se retiraría lesionado al término de la primera parte, y sería reemplazado por Diego Molina, quien cumpliría las funciones de tercer marcador central. Extraña decisión del DT, de poner un defensor por un volante de proyección. Y de esta manera el marrón quedaba con un dibujo táctico de 5-4-1, dejando de lado la presión en campo contrario y arriesgándose y cediéndole el balón al equipo local, que a su vez metía un par de variantes ofensivas, sacando a sus dos laterales defensivos, haciendo ingresar por ellos a un volante de proyección como Nahuel Peralta, y un delantero como Diego Medina.

El “Calamar” regaló espacio y pelota, y todo contragolpe empezaba en su propio área, cuando recuperaba la pelota y salían todos los volantes menos Acosta, en línea a contragolpear, aguardando por el pivoteo de Daniel Vega. “Trapo” tuvo un par de chances claras en las que quedó mano a mano, pero no logró definir, también contó con un tiro libre que pasó cerca.

El DT luego se decidió por la incorporación de Franco Cabral en reemplazo de Emmanuel Alegre, y por último el debut absoluto en primera de otro chico del club, Miguel Conicelli, reemplazando a Emiliano Villareal. Y el equipo tuvo chances para liquidarlo, pero no concretó, y terminó sufriendo ya que se lo podrían haber empatado luego en la última jugada, cuando López Ortiz conectó una chilena, que Desábato contuvo en dos tiempos, producto quizás de haber esperado tan atrás al rival.

Obviamente se ganó, se cortó una racha negativa, y eso es lo que hoy importa. El planteo de la primera etapa funcionó de maravilla, pero habrá que ver qué sucede en estos pocos encuentros que quedan, ya que los rivales no saldrán seguramente con un planteo con tres defensores en la última línea, así como habrá que ver que decide Rukavina con el hecho de poner un solo delantero arriba en condición de local…

Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here