Platense volvió a sumar de a tres. Después de una seguidilla de derrotas el equipo de Mariano Rukavina le ganó a Armenio y  quiere cerrar este mal torneo con una pequeña sonrisa.

A 37
En este espacio analizaremos punto por punto las claves para explicar la victoria de Platense en Ingeniero Maschwitz:

Ordenado y creando por afuera: Así se mostró el «Marrón» en la primera etapa, en la cual logró romper con Nicolás Morgantini y Walter Ortíz por las bandas. Desde la mitad con Julián Acosta logró mantener un equilibrio sumado a los constantes movimientos de pelota y posición de Emiliano Villarreal y Emmanuel Alegre.

Esquema guerrero: El 4-5-1 que presentó Rukavina dejó a las claras que el planteo del visitante fue el de combatir y copar la mitad de la cancha para luego despegar a los volantes y llegar con mucha gente al área de Oviedo.

Los pibes respondieron: Desde la seguridad de Briones, más el esfuerzo de Acosta junto a la clase de Villarreal, la gambeta de Alegre y el gol de Morgantini los juveniles demostraron y respaldaron a Rukavina en la decisión de incluirlos desde el arranque. Aparte, también ingresaron Cabral, Conicelli y Molina.

Cuidó la diferencia: Luego de la lesión de Morgantini en el arranque de la segunda mitad Rukavina eligió incluir a Molina para formar una línea de cinco defensores para proteger el 1-0. Si bien Armenio no había presentado casi nada de peligro en el primero tiempo, el técnico Calamar eligió resguardar el equipo cerca de Desábato y por eso le regaló pelota y terreno al local que sobre se infló a costa de Platense y sobre el final casi lo empata.  

Faltó cerrarlo: Durante la segunda mitad los de Saavedra contaron con muchas ocasiones para liquidar el partido, pero allí la eficacia y la precisión brillaron por su ausencia. El «Calamar» metió cuarta hasta la puerta del área pero no allí se quedó sin ideas y se desinfló. Por no cerrarlo casi se lo empatan.

San Desábato: Si bien el «arquerito» venía de cometer un error en el partido ante Morón, en Maschwitz demostró seguridad en todo momento y sacó una pelota magnífica que era gol. El «1» tuvo un atajadón impresionante después de una chilena en el área chica de Federico Ortíz-López en el último minuto del partido.