Los titulares de Platense igualaron ayer 0 a 0 ante Ferro en un amistoso en Vicente López. Buen partido del equipo de Sebastián Méndez que creó no menos de 10 opciones claras de gol y fue el gran dominador del encuentro. Falto concretar. Se jugó solo un tiempo de 45 minutos.

F nota
Un equipo que lentamente empieza a salir de memoria saltó ayer a la cancha para verse las caras con Ferro. Manteniendo la base. Con los mismos «11» que enfrentaron a Chicago (y se perfilan para ser los que jueguen el martes) Platense salió al campo y jugó un gran partido ante un equipo de una categoría superior. Mucho orden, rapidez por los costados y claridad en los últimos metros. La imprecisión y Christian Limousin, arquero Verdolaga, le impidieron abrir el marcador.

Desde el minuto 1 del partido Platense salió a morder. A partir de la rapidez de Martín Peyrán logró marcar la diferencia por la derecha. A parte, las subidas de Nahuel Pansardi le permitieron tener velocidad y sumar otro hombre más al ataque. Por el centro, el cotejo también estaba controlado: Dante Zúñiga y Emiliano Gianunzio se adelantaron, ganaron terreno y comenzaron a plantear el partido desde esa perspectiva.

En los primeros 10 minutos el arquero Limousin tuvo que intervenir 3 veces para salvar a Ferro. El «Calamar» entraba por todos lados y por intermedio de Walter Ortíz, Pablo Bueno y Daniel Vega exigió al «1» forastero.

Ferro arriesgaba en demasia. El equipo de la dupla planteo una linea de 3 con Pablo Frontini, Satanás Páez y Eduardo Tuzzio. Esa defensa sufrió mucho y sobre todo por el lado de Tuzzio hizo agua. Peyrán, Pansardi y, a veces, Vega se hicieron un festín por el lado del ex River e Independiente que nunca logró dominar la escena y siempre corrió de atrás a los atacantes Calamares.

«Tense» basó su juego en la presión contante e intensiva y en el control desde la mitad del campo. Justamente, en el medio, se produjo el único cambio del partido: Lucas Chieffo reemplazó a Gianunzio.

A medida que pasaron los minutos el equipo del «Gallego» aflojó. Pero a partir de los 30 volvió a la carga y gracias a un derechazo de Vega tapado por el arquero y a un bombazo de Zúñiga que besó el palo y se fue, el «Calamar» volvió a hacer méritos para pasar a ganar.

Igualmente, en la última acción del encuentro Gonzalo Bazán entró mano a mano ante Claudio Flores y fue tapado por el «1» uruguayo cuando la jugada parecía tener destino de gol.

Así fue el partido. Todo Platense con lamento al final. Se mereció mucho más el equipo local aunque no tuvo la suerte de anotar. Ahora, a esperar al martes para el debut oficial ante Acassuso. Las ansias ya son difíciles de controlar.

Foto: Bárbara Miguelez | Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here