Martín Peyrán firmó su contrato con Platense y se convirtió en nuevo refuerzo Calamar. Juega de volante ofensivo y llega proveniente de Nueva Chicago, club en el cual hizo inferiores y debutó en primera. Llegó el «10» que tanto se esperaba. 

Peyran

Martín Abel Peyrán parece ser el elegido para cubrir el hueco de creatividad que dejaron Luis Quiroga y Patricio Rodríguez en Platense. El volante, nacido el 10 de Mayo de 1991 en Lomas de Zamora, llega proveniente de Nueva Chicago. Es joven, tiene 23 años y 31 partidos en primera. Su arribo le aportará mucho al «Calamar», ahora restará aguardar si estará a la altura de las circunstancias ante tamaño objetivo y en tan poco tiempo.

Peyrán debutó en  el «Torito» de Mataderos el 11 de Noviembre de 2011 contra Almagro en la B Metropolitana. En ese encuentro su equipo ganó por 2 a 1 gracias a los tantos de Lago y Carboni. Peyrán tuvo la suerte de ascender, jugando tan solo 3 partidos (1 desde el arranque). Luego del encuentro ante Sarmiento de Junín, la comisión directiva decidió firmarle su primer contrato profesional a él y a otros juveniles.

En la temporada 2012-13, empezó a tener más continuidad en el primer equipo. Aún así con Mario Franceschini al frente de la conducción técnica (quien lo hizo debutar en Primera división), no disputó muchos encuentros. El más destacado fue el empate por 1 a 1 ante Sarmiento en Mataderos, donde Peyrán se calzó la «10» y tuvo una actuación para remarcar. La cosa mejoró con la llegada del técnico Ángel Bernuncio, se le abrieron algunas puertas para entrar al equipo titular, de hecho el propio técnico manifestó que le gustaba su estilo de juego y que iba a ser tenido muy en cuenta por él. Con la ida de éste último y la llegada de René Kloker, no tuvo tanta participación. En toda la temporada, el «Enano» disputó 18 partidos sin convertir goles.

En la temporada 2013-14, su equipo había descendido a la Primera B y Peyrán comenzó siendo titular. Sin embargo, fue relegado a la suplencia. Disputó 10 partidos sin convertir goles. Igualmente su equipo ascendió nuevamente a la Primera B Nacional luego de vencer a Acassuso en el estadio de Colegiales.

En total fueron 31 los partidos en su carrera y 0 los goles convertidos. El volante llega a Platense en busca de continuidad, cosa que (por la escasez de nombres) será difícil que no obtenga. Los que lo conocen no dudan de sus habilidades y lo tildan de «prometedor» aunque con falto de ritmo. Esperemos que en el «Calamar» lo pueda tener para convertirse en la manija que el equipo necesita.

Foto: Mundo Chicago

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here