Las intensas lluvias que azotan a la provincia de Entre Ríos no permitieron que el plantel de Platense continúe normalmente con los entrenamientos en esta pretemporada. El sábado no se jugó el partido entre titulares y suplentes y hoy se suspendió el duelo amistoso ante el Deportivo Achirense.

C lluvia
Los entrenamientos de Platense en Colón estaban en su curso normal hasta que a partir del sábado a la tarde todo cambió. Las lluvias aparecieron por primera vez en la ciudad y todo se complicó.

El equipo de Sebastián Méndez trabajó el sábado por la mañana en el Predio Vener (ubicado a 14 kilómetros de donde esta hospedado el plantel). Los movimientos fueron livianos y más que nada tácticos, con un ejercicio de 11 hombres en campo que dejó a las claras cuales son las primeras ideas del «Gallego» para armar a este «nuevo» Platense. Flores – Vega – Tavio – Cattaneo – Nadal – Molina Fariña – Zuñiga – Pansardi – Ortíz – Bueno y Caspary, estuvieron presentes en la cancha. El trabajo consistió en una rápida salida y en cambios de lado para atacar por las bandas. El gran ausente de la jornada fue Daniel Vega que tuvo un estado gripal.

La idea del técnico Calamar era acelerar y llevar el peso pesado al turno vespertino, en donde iba a aparecer el fútbol formal entre titulares y suplentes para que el plantel entre en el ritmo de competencia, pero no. El agua tomo protagonismo y fue la gran responsable de que el plantel tenga que tomarse el día libre.

Por otra parte, hoy por la mañana iba a ser el momento de por fin tener la chance de disputar un partido. El rival iba a ser el Deportivo Achirense (equipo de Entre Ríos que ya había enfrentado a Chacarita) pero nuevamente se quedaron con las ganas, ya que a causa del estado de las canchas tras los chaparrones no se pudo efectuar el encuentro.

Lo cierto es que el plantel terminará la pretemporada mañana al mediodía y que llegará a Buenos Aires con la cuenta pendiente de hacer fútbol, cosa que la naturaleza le impidió varias veces en esta semana en Colón.