Platense perdió ayer por penales ante Temperley en la vuelta de la final del Reducido. En los 90 minutos, el «Gasolero» triunfó por 1 a 0 y por eso estiró la definición a los 12 pasos donde Federico Crivelli se lució y tras taparle el tiro Humberto Vega decretó el ascenso del local.

A 10
Noche increíble en el sur del Gran Buenos Aires, muchas emociones, muchas sensaciones raras y mucha desazón final para el “Calamar” que lo terminó perdiendo todo en los minutos finales del encuentro. Y es que el partido comenzó a jugarse un domingo por la noche, y como menciona la fantasía de Disney en la historia de “La Cenicienta”, luego de las 12 de la noche, la carroza que transportaba al equipo de Saavedra a la Primera B Nacional, se transformó rápidamente en calabaza. Temperley en el segundo minuto de descuento encontró una pelota bombeada con destino de área, y Rojas anticipó a la marca definiendo de volea para el grito ensordecedor de la gente de Turdera, que lograba quebrar 180 minutos de sequía en las redes de Flores.

De esta forma, el “Cele” destinaba la serie a la suerte de los penales, y ganaba no solo el partido en tiempo regular, sino la batalla en lo psicológico de cara a la definición desde los doce pasos. Si bien los jugadores de la visita mantuvieron la fría calma a la hora de definir los remates, la localía influyó para que Crivelli le contuviera en el séptimo penal – el de la desgracia – a Humberto Vega, que no definió de la mejor forma.

Del partido se puede decir poco y nada. El “Gallego” Méndez intentó forzar la disputa en la mitad de cancha, unos metros por encima de la línea de sus volantes defensivos, jugando con un 4-5-1, pero enviando a Ortiz o Quiroga unos metros más arriba a marcar y salir jugando. Con Rodríguez por el medio como una especie de enganche que hacía las veces incluso de tercer volante tapón. Arriba muy solo Vega, que casi no la tocó en el primer tiempo, y abajo Vega y Barreiro subiendo en contadas ocasiones, de manera tímida. Muy firmes la zaga central con Molina y Gómez rechazando todos los balones.

El equipo de Rezza nunca encontró la fórmula, ya que si bien insinuaba de mitad de cancha hacia adelante y tenía el control del balón mucho más que el marrón, nunca le generó verdadero peligro a Flores, excepto por dos grandes tapadas del uruguayo, una en el primer tiempo clarísima a Sambueza, y otra que saca por arriba del travesaño tras un cabezazo que Molina casi mete en contra de su valla. También tapo muy bien un mano a mano frente a Arregui. Más allá de eso, el local no fue profundo, no jugó a lo que solía jugar en este torneo, y eso fue puro mérito del “Calamar”, que lo presionó en mitad de cancha y sacó todo lo que había que sacar, cortándole al “Cele” todo intento de avance.

El DT del local plantó un mismo esquema que el partido en Vicente López, pero cambió a sus laterales defensivos, que contaban con mayor proyección. Son los casos de Carlos Ramos, que ingresaba por Leonel Barrios, y Patricio Romero, que hacía lo propio en lugar de Martín Frejuk. En el medio también hacía un cambio más ofensivo, metiendo a Fabián Sambueza en lugar de Cristian Quiñonez. El DT se la jugaba con mucha vocación ofensiva en el esquema, pero poco desde lo táctico, ya que nunca pudo plasmar juego asociado y todo moría en centros al área.

El primer tiempo dejaba un 0 a 0, que parecía dejar entrever una luz de esperanza que se iba transformando poco a poco, con el correr de los minutos en la etapa complementaria, en la ilusión del ascenso. De hecho Vega y Rodríguez tuvieron situaciones inmejorables para consagrarse como los héroes, pero el arquero Federico Crivelli tuvo una noche inspirada y tapó ambos remates. La idea del “Gallego” era empezar a buscar los huecos que el fondo local dejaba tras lanzarse con cada vez más gente al ataque. Quiroga se soltaba y Rodríguez de vez en cuando intervenía para armar la contra. Finalmente los cambios vinieron en 20 minutos; al igual que en el partido de ida, el “Mono” Ortiz, de floja tarea, dejó su lugar para darle el ingreso a Facundo Melivilo, que estuvo mucho más flojo aún. Maximiliano Barreiro tuvo que dejar la cancha y en su lugar ingresó Nicolás Morgantini a ocupar el andarivel izquierdo, en un perfil que no lo favorecía, puesto que el juvenil es diestro. Por último Juan Pablo Rezzónico tomaría el lugar del “Popi” Quiroga para aguantar abajo. A falta de 5 minutos para finalizar el encuentro, y casi ya a medianoche, el “Cele” se quedaría con un jugador menos por la tonta expulsión de Brian Cucco, que le pegaba un codazo a Walter Gómez… más ventaja aún para los dirigidos por Méndez.

Sin embargo, aún con todo este viento a favor, el Marrón no terminaba de liquidar la serie, y lo iba a pagar muy caro. Dieron las 12 de la noche en el reloj y allí la carroza dorada se convirtió en Calabaza, y en el primer minuto de descuento, de los 4 que adicionó Ignacio Lupani, se vino la debacle total… Ariel Rojas, que había ingresado por un flojo Luis López, tomo de volea un centro que llovió al área desde la derecha, y le pegó para hacer mover las redes desde adentro. Era el 1 a 0 y la explosión del “Alfredo Beranger” entero, que recién ahí comenzó a desahogarse. La historia de los penales estaba al caer, y el equipo de Rezza tenía una vida más.

Y asi fue, ya que desde los doce pasos convirtieron Gastón Corado, Leonardo Di Lorenzo, Federico Crivelli, Adrián Arregui y Ariel Rojas, en tanto que Flores tapo dos remates a Fabian Sambueza y Cristian Quiñonez. Por el lado del marrón convertían Jonatan Páez, Nahuel Pansardi, Daniel Vega y Diego Molina; desviando su disparo Facundo Melivilo y conteniendo Federico Crivelli los remates de Patricio Rodríguez y Humberto Vega (el último disparo de la noche). La puntería y la suerte acompaño al dueño de casa y de la serie entre “Calamares” y “Gasoleros”, que estuvo repleta de emociones.

Platense jugó bien, hizo un planteo inteligente durante los 180 minutos, pero no le alcanzó. Contra Atlanta jugó mal, no pudo imponer su juego, defendió demasiado atrás, y sin embargo pasó de ronda… está claro y a la vista de los hechos, que los merecimientos en el fútbol no existen más que en las palabras posteriores al partido. En el desarrollo del mismo los goles mandan, y cuando la pelota entra indica que tenes la ventaja.

Fue el fin de la temporada 2013/14 para este equipo de Platense, final de un ciclo en que el marrón se quedó en la puerta del ascenso y que no pudo entrar. Habrá un largo período previo al nuevo torneo que comenzará en Agosto, en el que se deberá barajar y dar de nuevo… no está muerto quien pelea, por lo tanto, con el solo hecho de pelear una y otra vez, el “Calamar” está vivo… y más vivo que nunca!

Síntesis del partido:

TEMPERLEY (1 -5): 1 Federico Crivelli; 3 Brian Cucco, 6 Gastón Aguirre, 2 Pablo Romero, 4 Carlos Ramos; 10 Leonardo Di Lorenzo, 11 Fabián Sambueza, 5 Darío Salina, 8 Adrián Arregui; 7 Fernando Brandán y 9 Luis López. DT: Ricardo Rezza

PLATENSE (0 -4-): 1 Claudio Flores; 4 Humberto Vega, 2 Walter Gómez, 6 Diego Molina, 3 Maximiliano Barreiro; 5 Jonatan Páez, 11 Patricio Rodríguez, 8 Nahuel Pansardi, 7 Luis Quiroga; 10 Daniel Vega, 9 Walter Ortíz. DT: Sebastián Méndez.

GOLES: Ariel Rojas (44´ST- Tem- 1-0) 

AMONESTADOS: Fernando Brandán (Tem) – Maximiliano Barreiro (Pla) – Claudio Flores (Pla) -Fabián Sambueza (Tem)

EXPULSADOS: Brian Cucco (Temperley)

PENALES: Temperley: 1) Sambueza (atajado) / 2) Corado (gol) / 3) Di Lorenzo (gol) / 4) Ramos (atajado) / 5) Crivelli (gol) / 6) Arregui (gol) / 7) Rojas (gol)

                  Platense: 1) Rodríguez (atajado) / 2) Páez (gol) / 3) Melivilo (afuera) / 4) Pansarid (gol) / 5) Vega (gol) / 6) Molina (gol) /7) H.Vega (atajado)

CAMBIOS:  Gastón Corado x Luis López (4´ST – Tem) /Facundo Melivilo x Walter Ortíz (16´ST – Pla) / Cristian Quiñonez x Darío Salina (16´ST – Atl) /Nicolás Morgantini x Maximiliano Barreiro (30´ST- Pla) /  Ariel Rojas x Fernando Brandán (32´ST- Tem) / Juan Pablo Rezzónico x Luis Quiroga (39´ST – Pla)

ARBITRO: Ignacio Lupani

Temperley 1 (5) -0 (4) Platense | Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here