Cristian Sebastián Tavio firmó su contrato con Platense y se convirtió en el segundo refuerzo Calamar. Central de 34 años con 1,81 metros y de último paso por Estudiantes de Buenos Aires. Jugó en Independiente, Racing y Belgrano, entre otros. 

Tavio
Utilizado de carrilero, con alma de central. Tavio ha pasado por varios sectores de la cancha en sus largos años como profesional. El hombre nacido en Buenos Aires y con su imponente 1,85 de altura llega a Platense para afrontar su año número 18 como profesional.

La carrera del defensor arrancó muy de abajo, en años y por el club. Gracias a que es hijo de paraguayos, sus padres lo acercaron a Deportivo Paraguayo y con tan solo 17 años fue allí donde debutó. En ese club estuvo 4 años y fue donde empezó a asentarse como profesional. En Paraguayo (que actualmente está desafiliado por perder la categoría en la D) jugó siempre en Primera C y contabilizó un total de 45 partidos con 1 gol en su haber. Un año después de su partida «El Depor» descendió a la Primera D.

En contrapunto a su ex club, Tavio comenzó a ascender lentamente como futbolista. Para la temporada 1999/2000 se fue a Huracán para jugar en la B Nacional. Si bien su paso no fue el mejor ya que Carlos Babington no lo tuvo en cuenta y no jugó ningún partido, «El Globo» ascendió a la Primera División luego de una gran campaña, sin muchas figuras pero con pilares como Fernando Moner, Sebastián Morquio más los goles de Gastón Casas.

Luego del sabor agridulce por salir campeón pero no participar, Tavio emigró a Estudiantes de Buenos Aires para jugar en la Primera B Metropolitana. Con el «Pincha» de Caseros el central comenzó a tener un amor especial. Esa temporada fue la mejor de su carrera ya que disputó  38 partidos y convirtió 9 goles. Su equipo quedó cerca del ascenso, ya que entró al Reducido y le ganó a Morón y Deportivo Armenio pero luego cayó ante Deportivo Español (que fue el que subió a la B Nacional).

Después de su buena temporada, rápidamente Olimpo de Bahía Blanca, que había ascendido hace muy poco a la Primera División, puso los ojos en él y se lo llevó para le temporada 2002/2003. No fue nada malo el desempeño de Tavio y del equipo. El «Aurinegro» hizo 20 puntos en el Apertura 2002 y 31 en el Clausura 2003, así se salvó cómodamente del descenso. Tavio, por su lado, jugó 27 partidos y aportó 2 goles.

A continuación, después de marcar sus primeras pisadas en la máxima categoría del fútbol argentino, el lungo de 1,84 metros dio un salto de calidad y pasó a Independiente para jugar en la temporada 2003/2004. Si bien solo participó en 5 partidos y no convirtió goles, se dio el gusto de compartir plantel con jugadores de la talla de Gabriel Milito, Federico Insúa, Daniel Montenegro y Andrés Silvera, entre otros.

Su paso por un club grande le aseguró otra temporada en la Primera División, así que en la 2004/2005 se fue al Sur para jugar en Banfield. En el «Taladro» disputó 25 partidos y convirtió 2 goles. De la mano de Julio Cesar Falcioni su equipo logró llegar hasta los cuartos de final de la Copa Libertadores y se consagró sub-campeón en el campeonato local. Tavio compartió plantel junto a experimentados como Cristian Leiva y Daniel Bilos y jóvenes que ahora triunfan en el exterior como Gabriel Paletta y Jesús Dátolo.

Después de un paso fugaz por Arsenal (jugó 3 partidos) y Colón  (estuvo 11 encuentros) en donde no convirtió goles, «Chicha» volvió a Olimpo de Bahía Blanca  para jugar en su segunda etapa en el club en la B Nacional. En lo personal le sirvió para volver a agarrar ritmo, ya que jugó una cantidad de partidos importante (37) y de volver al gol (hizo 1). En lo colectivo el equipo con Ismael Blanco como goleador de ambos torneos, logró retornar esa misma temporada a la Primera División, tras ser el vencedor del Apertura y del Torneo Clausura. El 3 de junio se decretó el ascenso, tras vencer a Atlético Rafaela por 2 a 1 en el Carminatti. Luego hizo una campaña regular durante la primera parte del Torneo Apertura, y de la mano de Saporiti (que reemplazó a Rivarola) Olimpo logró importantes resultados, como un 4 a 0 ante River. Sin embargo, en este último torneo, hizo una mala campaña; Saporiti renunció y Daniel Florit tomó las riendas. Con él el «Aurinegro» ganó varios partidos pero no pudo evitar el descenso, que se consumó en la última fecha luego de caer ante Estudiantes de La Plata por 2 a 1.

Luego del dolor de perder la categoría Tavio cambió de aire y recayó en San Martín de San Juan para la temporada 2008/2009 en la B Nacional. Allí siguió con buen ritmo y en 25 partidos disputados logró 3 goles. El «Santo» también hizo un buen papel y estuvo muy cerca de jugar la promoción.

A continuación, ya con 30 años (13 como profesional) levantó la mirada de la otra mitad de Avellaneda, y así fue como para la temporada 2009/2010 Caruso Lombardi puso los ojos en él y lo llevó a Racing. En el Clausura terminó 5to con 30 puntos y en el Apertura 16to con 22. Tavio jugó solamente 3 partidos y no convirtió goles.

Después de un rápido paso por Atlético Tucumán en 2010, al año siguiente el surgido en Deportivo Paraguayo se fue a Córdoba para ponerse la camiseta de Belgrano en la Primera B Nacional.

tavioo

Luego de una muy mala primera parte, Ricardo el «Ruso» Zielinski tomó las riendas del «Pirata» cordobés para afrontar la segunda parte del torneo. El equipo celeste arrancó último y muy cerca de la promoción para descender de categoría, pero resurgió. De la mano de el «Mudo» Franco Vázquez sumado al intratable Cesar el «Picante» Pereyra Belgrano fue subiendo lentamente en la tabla y luego de una victoria agónica ante Defensa y Justicia por 3 a 2 se metió en la Promoción para subir a la Primera División.

El resto es historia conocida, el «Pirata» jugó con River, le ganó 2-0 en la ida y en la vuelta empató 1-1 para consumar el histórico ascenso cordobés y el terrible descenso Millonario.

Tavio, en tanto, se afianzó como el lateral izquierdo de ese equipo. Jugó 17 partidos y fue titular en los dos partidos de la Promoción. Sin duda una alegría inmensa para él.

A pesar de las sonrisas Tavio no siguió vistiendo la camiseta de Belgrano y para la temporada 2011/2012 se fue a Parque Patricios para tener una segunda etapa en Huracán. En el «Globo» no pudo afianzarse  del todo y no logró el objetivo principal que era ascender. El central jugó 18 partidos y convirtió 1 gol en la victoria ante Guillermo Brown en Puerto Madryn por 3 a 1, lo que significó el primer triunfo del Quemero en el torneo.

Pero luego llegó la polémica, ya que minutos después de la derrota por 3 a 0 ante Rosario Central, en la cual el equipo Canalla fue beneficiado por el árbitro Diego Abal, Tavio explotó de furia y afirmó:» La mano negra siempre está en el fútbol. Yo ascendí de esa manera«. A lo que luego agregó:»No es el caso de Belgrano. Quedate tranquilo que a Belgrano no lo ayudaron«.

Como el último paso antes de llegar a Platense, «Chicha» volvió a «su amor» de la Primera B Metropolitana: Estudiantes de Buenos Aires en el año 2012.

De la mano de Fabián Nardozza el «Pincha» no pudo mantener el nivel futbolístico demostrado en la primer rueda varias irregularidades terminaron con la esperanza de ascender, al terminar en la sexta colocación, motivo por el cual  Nardozza renunció. En simultaneo, la Copa Argentina de esa temporada fue histórica para el equipo de Caseros. Estudiantes venció a rivales «superiores» en categoría. Primero le ganó a Defensa y Justicia, luego de encargó de River Plate (club al que le ganó 1-0 con gol de Pablo Ruíz hoy en Platense) y también venció a Banfield (por penales).   Tavio tuvo grandes participaciones en esa Copa y se vio en la red, ya que le convirtió a el «Taladro» en el partido de los octavos de final.

Luego del triunfo ante Talleres de Córdoba, Estudiantes, en un hecho histórico, se metió en semifinales, instancia en la cual fue derrotado por San Lorenzo mediante los penales.

En el torneo de la Primera B 2013/14 finalizó decimocuarto. Cachín Blanco renunció varias fechas antes del final del torneo y Fabián Anselmo, entrenador de las divisiones inferiores, se hizo cargo de la dirección técnica hasta la finalización de la temporada. Tavio fue utilizado como marcador central, casi siempre junto a Nicolás Gasperi, ya que Gastón Montero era el lateral izquierdo titular. En total, el nacido en Buenos Aires hace 34 años contabilizó un total 34 partidos en el equipo de Caseros.

Para las estadísticas totales vale remarcar que el nuevo refuerzo de Platense jugó 300 partidos y convirtió 20 goles en toda su carrera. Central con altura, que conoce la categoría, tiene experiencia, 3 ascensos en su haber y muchas chances de arrancar como titular en el campeonato. Desde aquí le deseamos muchos éxitos.

Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here