Platense le ganó ayer 1 a 0 a Temperley por la primera final del Reducido de la Primera B Metropolitana. El único gol lo convirtió Patricio Rodríguez con un zurdazo magistral que se clavó junto al palo izquierdo.

T Nota
Esta vez sí se pudo romper con los esquemas. En una final que fue complicada, los dos jugando con sus papeles: Temperley replegado y Platense bloqueado hasta que el «Pato» Rodríguez la calzó de zurda a los 34 minutos del segundo tiempo y la mandó a guardar «donde añidan las arañas». Nada que hacer para Federico Crivelli. Nada que hacer para Temperley que propuso un juego mezquiño, que vino a esperar y aguantar y que ahora deberá salir a matar si quiere conseguir el ascenso. Platense,  hizo su trabajo, por momentos jugó un buen fútbol, por otros se hizo notorio los nervios de estar en una final. Igualmente sacó el compromiso adelante y espera la vuelta en Turdera.

El día de ayer ya arrancó con algunas sorpresas. Por la mañana, se confirmó la baja de Juan Pablo Rezzónico, que sufrió un dolor en el muslo de la pierna derecha, y no estaba al 100 % físicamente para afrontar este partido. Por eso, Walter Gómez tuvo que ser el bombero de urgencia y saltar al campo en reemplazo del cordobés.

Para los Calamares el partido comenzó antes, ya que a partir de las 17:30 horas se realizó un banderazo y una caravana en el Hotel Ramada en apoyo al plantel. Al rededor de 300 hinchas se acercaron a la concentración y con sus banderas, gritos y bombos inundaron de marrón y blanco las calles de Vicente López.

Ya en el estadio la fiesta que se vivió fue alucinante. Ante la salida del equipo, la cancha rugió. Desde la popular, los papelitos blancos formaron una lona gigante que tapó a toda la gente ubicada en la tribuna Goyeneche. En la platea se vio un recibimiento más «a la europea» con los carteles blancos en los extremos y marrón en el medio que alzaron para el recibimiento. El «Vicente López» era un hervidero de cantos furiosos y esperanza.

Luego del pitazo de Pablo Dóvalo, la pelota comenzó a rodar, al igual que las ilusiones. Desde el arranque, el partido se hizo trabado, con fricción y difícil para jugar. En los primeros minutos se vio un «encuentro de ajedrez». Poco riesgo y mucho estudio del rival.

Antes de los 8 minutos, el «Calamar» tomó la rienda del pleito y comenzó a apurar al «Gasolero». En ese minuto Daniel Vega recibió y remató en al área, igualmente la rapidez del arquero Crivelli le ahogó el grito de gol. El local se encontró con su primera oportunidad. En el lapso de los 10 a los 20 minutos, el avance marrón y blanco iba a continuar. De la mano de Patricio Rodríguez, Platense tuvo el timón del cotejo, sumado a Luis Quiroga que intentó encontrar huecos con su velocidad y sostenido desde atrás por Jonatan Páez, que en su labor en la mitad de la cancha ordenó a sus compañeros. El «Pato» y el «Trapo» tuvieron las dos chances más peligrosas de gol de la primera parte. El tucumano conectó con la cabeza un centro de Quiroga y no le atinó al arco porque el balón rebotó en la espalda de un jugador «Gasolero». En cambio, Vega corrió un centro pasado, la dominó y la intentó poner por encima de Crivelli que la atenazó mientras volvía trastabillando hacia el arco.

Temperley miraba, era un espectador de lujo del partido, esperaba de lejos y soltaba únicamente a Luis López y Fernando Brandán para la contra.

Luego de que Platense sacó el pie del acelerador a los 20 minutos, el partido entró en un pozo. Se hundió y no repuntó más. El equipo forastero tuvo dos llegadas aisladas en los pies de Adrián Arregui y en la cabeza de Cristian Quiñonez pero no mucho más. Platense perdió el rumbo, los que se encargaban del comando del equipo se esfumaron y el retroceso de las líneas le jugó en contra. El primer tiempo se fue 0 a 0.

Para la segunda parte el equipo de Sebastián Méndez salió a apretar, a fondo. En los pies de Walter Ortíz comenzó a ser protagonista por la izquierda y explotar la banda. El «Mono», que estuvo muy participativo en la segunda parte, sacó un zurdazo potente que se fue por poco. La actitud estaba, faltaba la profundidad y la precisión. El visitante esperaba y buscaba el error. En una salida de Platense Páez se complicó y Temperley presionó arriba, «a su juego lo llamaron», López comandó y con el tres contra dos la abrió a la derecha para el «enano» Brandán que le dio pero no pudo convertir por la buena tapada de Claudio Flores con los pies.

Platense, a pesar de estar nervioso, siguió intentando apretar y romper el bloque defensivo del «Cele», que se cerraba mucho cuando el local intentaba meterse en el área, pero que también daba mucha libertad en los metros anteriores al rectángulo, así permitió que el «Calamar» utilice la media distancia. Platense ante tal invitación no iba a quedarse afuera de la fiesta y por eso le sacó el jugo a ese recurso. Primero fueron dos media vueltas del «Trapo» Vega que salieron muy próximas a la valla de Crivelli y luego el gol; Cuando el reloj marcaba los 34, Quiroga la sirvió a la izquierda para el recién ingresado Facundo Melivilo (entró por Ortíz), que se perfiló y de zurda metió un cambio perpendicular al ras del suelo para la punta derecha, donde estaba Vega que con un movimiento sensacional, giró y sin mirar la puso hacia atrás entre tres para habilitar a Rodríguez que sin temores soltó la zurda y la clavó junto al caño izquierdo de «Superman» Crivelli. EXPLOCIÓN en Vicente López. El «Pato» alcanzó su gol número 6 en el torneo y Platense, gracias a él, llegó a su tan ansiado grito sagrado.

Esa fue la última y única emoción del encuentro. Solo para rellenar, Méndez metió al «Mudo» Ruíz por Quiroga. Dóvalo pitó y Platense cantó victoria. Ahora habrá que definir el domingo a las 22:10 en el Sur. Con un plantel diezmado, con muchas bajas, con divisiones, con abandonos, con peleas, con cambios de técnico, con problemas con la barra, con un equipo corto, con males psicológicos, con mentes y piernas que se caía a pedazos en los finales, con empates en las últimas pelotas y con centrales que eran suplentes de los suplentes. Con TODO eso Platense sigue su rumbo, va y va, no se achica, quiere la gloria y esta a solo 90 minutos de concretar el sueño de volver, para que vuelvan, para que volvamos…….

 

 

Síntesis del partido:

PLATENSE (1): 1 Claudio Flores; 4 Humberto Vega, 2 Walter Gómez, 6 Diego Molina, 3 Maximiliano Barreiro; 5 Jonatan Páez, 11 Patricio Rodríguez, 8 Nahuel Pansardi, 7 Luis Quiroga; 10 Daniel Vega, 9 Walter Ortíz. DT: Sebastián Méndez

TEMPERLEY (0): 1 Federico Crivelli; 2 Brian Cucco, 6 Gastón Aguirre, 3 Martín Frejuk, 4 Leonel Barrios; 10 Leonardo Di Lorenzo, 11 Cristian Quiñonez, 5 Darío Salina, 8 Adrián Arregui; 7 Fernando Brandán y 9 Luis López. DT: Ricardo Rezza

GOLES: Patricio Rodríguez (34´ST- Pla- 1-0) 

AMONESTADOS: Luis López (Tem) – Jonatan Páez (Pla) – Martín Frejuk (Tem) – Cristian Quiñonez (Tem)

EXPULSADOS: –

CAMBIOS: Emiliano Gianunzio x Cristian Quiñonez (21´ST- Tem) / Fabián Sambueza x Fernando Brandán (21´ST- Tem) / Facundo Melivilo x Walter Ortíz (28´ST- Pla) / Gastón Corado x Cristian Quiñonez (36´ST- Tem) / Pablo Ruíz x Luis Quiroga (43´ST- Pla)

ARBITRO: Pablo Dóvalo

Platense 1-0 Temperley | Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here