Se terminó la temporada regular para el “Calamar”.

10406425_314533875370092_8538948244836376262_n
Fue empate ante el Deportivo Armenio sin goles en el “Ciudad de Vicente López”, con mayoría de juveniles en cancha. El “Gallego” Méndez decidió, a pesar de tener chances de avanzar en las posiciones finales de la tabla, preservar a todos los que habitualmente son titulares, relegando a algunos al banco de los suplentes. Es así como el DT alineó un 4-4-1-1, con Agustín Pérez en el arco, Diego Molina y Walter Gómez en la zaga central, Gonzalo García por izquierda y Nicolás Morgantini por derecha, Lucas Chieffo como volante tapón central, y por los costados Emanuel Alegre y Ezequiel Maciel, Emiliano Villareal mucho más suelto, Cristian Zarco como volante de creación, y mucho más adelantado Sebastián Obregón como delantero de área.

La cuestión de fondo estaba en ver si es que a Platense, tras sufrir tantas lesiones en los últimos encuentros, le convenía preservar a los jugadores que se encontraban “entre algodones”, o bien arriesgarlos para conseguir una buena colocación en las posiciones de arriba (aun había chances) y pelear por definir todo en casa en el torneo reducido. Sin embargo, los otros dos clubes que peleaban en la causa, también optaron por presentar suplentes y cuidar a sus titulares.

El resultado arrojó una mezcla de sensaciones, al finalizar el encuentro el hincha se iba sabiendo que Temperley perdía con Chacarita, y que si el Marrón metía un gol terminaba pasándolo, más allá del resultado que iría a obtener el “Bohemio”, quien también terminó perdiendo puntos ante Barracas por la tarde.

Y fue precisamente, una mezcla de sensaciones, debido a que, por otro lado, se vio como hace mucho tiempo no se se veía, a los juveniles de la cantera del “Calamar”. La gente aplaudió y reconoció el juego de los juveniles que dejaron todo. Fue un buen partido de Emanuel Alegre, de lo mejorcito del Marrón, mostrándose por izquierda, ganándole en velocidad a los rivales e intentando desbordar siempre. Hubo algunos intentos de asociación con Zarco, que jugó quizás demasiado adelantado y fuera de toda conexión con el resto de los volantes, y también con Villareal, muy participativo a la hora de pedir el balón y hacer los cambios de frente. La última línea se mostró muy firme, apoyada siempre en la compañía de Lucas Chieffo, otro de los puntos fuertes de este Platense alternativo. Lucas, con algo más de experiencia en cancha que el resto de sus compañeros, se cargó por momentos el equipo al hombro.

Es cierto que se generaron pocas jugadas de riesgo durante los 90 minutos, sin embargo se apeló mucho a un recurso que el “Calamar” abandonó durante casi todo el campeonato, el remate de larga distancia. Un arma letal que funciona a veces, cuando no se puede ingresar con pelota dominada, o bien cuando se juega con un solo delantero. Es así como Villareal tuvo un par de remates desde afuera, bien contenidos por el arquero del “Tricolor”, y un par de tiros desviados.

Fue punto final… punto que, con los resultados de la fecha ya puestos, no le sirvió al “Calamar” más que para sumar minutos y experiencia en sus juveniles. Ahora habrá que pensar en los partidos que valen… y no queda mucho tiempo, ya que este miércoles será la primera parada ante el “Bohemio” en Vicente López, con posterior revancha en una semana. Allí, con todos los titulares a disposición del DT, se verá realmente el Platense que buscará el segundo ascenso a la Primera B Nacional.

Platense 0-0 Armenio | Nota de opinión | Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here