El empate por 0 a 0 ante Atlanta en Vicente López dejó muchas cosas para analizar. La poca presencia que tuvo el «Calamar» en la mitad de la cancha y la soledad de Luis Quiroga son puntos preocupantes.

A 43
Desde el minuto cero Platense entregó ese lugar. Por donde pasan todas las transiciones, por donde aparece la mayor lucha. La mitad de la cancha, el punto clave de todo partido.  El escenario de una batalla que nunca empezó.

Al iniciar el encuentro la actitud y el posicionamiento en el campo resultó extraño. El «Calamar» se paró de forma similar que cuando lo hizo en Villa Crespo hace unas semanas, donde el empate le servía para clasificar. La diferencia es que en el encuentro del miércoles había que salir a buscar otra cosa, a arriesgar y a plantarse de forma concisa.

El mediocampo se partió al medio, el equipo se partió al medio en realidad. La línea divisora de los campos separó a dos Platenses distintos. De la mitad para atrás, se ubico la defensa y casi siempre Jonatan Páez, que presentó lucha bastante más lejos del terreno que se creía. De la mitad hacia adelante los que empujaban, Nahuel Pansardi (que nunca se encontró en el partido), Patricio Rodríguez con la mente más en avanzar y atacar que en otra cosa, Luis Quiroga que fue el único pensante de Platense, más los puntas Facundo Melivilo y Daniel Vega.

El problema mayor radicó en la creación de juego y la contención en el centro. Se podría afirmar que el Marrón «le regaló la mitad de la cancha a Atlanta». No había nadie capaz de poner la pierna, de impedir la salida o de simplemente molestar cuando el equipo forastero hacía la transición de defensa a ataque. Páez los miró de lejos, Pansardi se encontró desolado y el equipo de Carlos Mayor dominó a partir de allí las acciones. Entre Federico Sardella (que rápidamente salió lesionado), Leandro Guzmán, Juan Gelano y Gastón Pinto le crearon un problema grande a Platense. Ese bloque «Bohemio» dominó todo el partido, ganó rápido la posición y con su presión no dejó jugar a el «Calamar».

Las diferentes acciones de juego y de lugar tuvieron siempre un mismo resultado: el predominio del equipo de Villa Crespo. Desde las salidas con pelota dominada hasta el marcaje. A «Popi» Quiroga lo volvieron loco durante todo el pleito. El ex Douglas Haig al recibir la pelota buscó siempre algo parecido, que era encontrar con un pase a algún punta, soltarla y picar para continuar. Igualemten pocas veces lo pudo lograr. Su soledad quedaba siempre al descubierto. Si intentaba tocar rápido siempre había una pierna para sacarla, si buscaba encarar tenía a dos o tres hombres encima rápidamente. Si lo que quería era descargar para cambiar de lado tampoco había nadie, en el medio eran todas camisetas amarillas, por ende siempre tuvo que buscar la personal y limpiar a dos, tres y hasta cuatro jugadores, lo que se hacía muy difícil.

Platense no tuvo un caudal de juego, un patrón ni asociaciones interesantes. La mitad fue terreno de libre paso y propuesta de choque para unos metros más adelante. Eso dejó en claro Platense y eso le jugó en contra muchas veces. Ya que Atlanta generó reiteradas chances por la pasividad y lo mucho que lo esperó el local.

En Vicente López entregar el medio fue el esquema. Platense lo propuso así. Eso, a mí parecer, fue un grave error ya que si bien el equipo de Méndez obligó a que el visitante tenga cuidado con las contras, también regaló gran porción de terreno y eso no le favoreció para nada a «creadores» como Rodríguez y sobre todo Quiroga, que a cada paso se chocó y trabó con todos los volantes Bohemios. No tenía compañeros o alguien en quien apoyarse.

Habrá que esperar hasta el domingo para saber que propondrá Méndez. Este retraso de la linea le puede costar caro si lo intenta de vuelta. En Villa Crespo se deberá ver a un equipo que salga un poco más, que busque, que le muestre opciones a los que verdaderamente saben con la pelota. Sino, se va a hacer muy difícil. Si este «medio desolado» aparece otra vez el domingo, puede ser un error fatal.

Platense 0-0 Atlanta | Nota de opinión | Por Ignacio Zabalza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here