Miguel Ángel Gambier dialogó ayer con «Calamares en su Tinta» a 27 años del histórico triunfo de Platense por 3 a 2 ante River, donde él metió los 3 goles para obligar a un desempate ante Temperley. 
Pampa2
Escucha la nota en vivo:
http://calamaresensutinta.com.ar/wp-content/uploads/2014/05/Miguel-Angel-Gambier.mp3

27 años se cumplieron ayer de una hazaña histórica. Cuando Platense en 25 minutos le dio vuelta el partido a River en el Monumental y se salvó del descenso. Gambier, el gran responsable de la tarde: Entró en el segundo tiempo y convirtió los 3 goles luego del 0-2 abajo. Luego, hubo que jugar un partido desempate con Temperley en Huracán, donde el «Calamar» se hizo fuerte y ganó 2 a 0 para continuar su estadía en la Primera División.

Bueno veníamos de hacer una concentración larga, veníamos peleando el descenso. Teníamos un partido importante porque lo jugamos para seguir en primera. Estábamos esperando el resultado de Temperley y tuve la suerte de hacer esos 3 goles para luego jugar la final con Temperley en Huracán donde ganamos 2 a 0”, abrió la charla el “Pampa” Gambier ayer por la noche en Radio Sudamericana.

A continuación recordó cómo se vivió la previa del histórico partido ante River y el final agónico:“El técnico quería que jugara en la posición de “10” y yo era centro delantero. Venía Alejandro (por Nannini) jugando por la izquierda de “10”. Yo no tenía ningún problema pero toda la vida había jugado de delantero. El técnico tomó la decisión de que Nannini jugara de “9” y yo de “10” y le dije que no, que yo no iba a jugar. En ese momento me fui de la concentración y me vino a buscar Mario Brandone, que era el presidente de la sub-comisión de fútbol. En ese momento volví a la concentración en el hotel, fui al banco y por suerte entre en los últimos 45 minutos e hice tres goles en menos de 20”, afirmó el “héroe” del 87.

En consiguiente, Gambier mencionó lo difícil que se le hacía a los equipos grandes  enfrentar a uno denominado “chico”, sobre ese tema el “Pampa” aseguró: “Creo que siempre hay más posibilidades de salvarse, cada vez se hace más difícil jugar contra equipo que vienen de abajo como está sucediendo ahora. Antes eran más difíciles los partidos, para los equipos grandes era peor jugar contra un equipo que está peleando los puestos de descenso. Nosotros fuimos con toda la confianza. Era la última chance que teníamos. Fuimos a buscar el partido en todo momento, más allá que tuvimos la mala suerte de recibir dos goles de entrada, pero bueno levantamos el resultado y fue a todo amor, a toda fuerza y por eso creo que también resultamos ganadores en el partido contra Temperley, ya que llegabamos de levantar semejante resultado. Para mí fue un orgullo inmenso mantener a Platense en primera, igual que para Alfaro, Nannini y para todos los que estuvimos ahí”. A lo que completó: “Ya terminaba. Es más en la última jugada no sé si Gerardo González o Espina tiró el centro y yo le pegué y tuve la suerte de convertir”.

Cuando se le mencionó el tema del penal que pateó, el nacido en Pellegrini dijo:“Siempre los pateaba Alejandro (por Nannini) o yo. Esa vez me tocó a mí, pero bueno después vinieron los otros goles y creo que fue un día lindo para porque pude haber convertido 5 goles. Fue una tarde maravillosa”.

lamina-de-la-revista-solo-futbol-miguel-gambier-platense-13693-MLA2973277806_072012-OCuando se le recordó el presente de Platense, el “Pampa” señaló: “A mí me da lástima, porque tuve la suerte de cuando Lanús se fue al descenso fui, ascendió y no bajo más. Fui a Colón de Santa Fé que hacía mucho no subía y convertí muchos goles que sirvieron para dejarlo en primera. Y por eso lo de Platense me da mucha tristeza cuando lo veo, como también veo a Morón, digo ´mira donde esta Platense, yo jugué en primera y mira ahora donde está no lo puedo creer´. Son cosas que a veces se dan porque no acompañó la suerte, porque se llevaron a jugadores no adecuados. Se sabe como es el fútbol, para ascender tenés que tener 4 o 5 jugadores buenos y con ganas de ganar. Cuesta mucho, ojalá tenga la chance de ascender así dentro de 2 años lo veo más arriba”. 

Al consultarle si había vivido algo similar a la “hazaña del Monumental” en algún otro equipo, Gambier aseguró:“Esas cosas no se viven, solo pasan una vez. Nosotros sufrimos mucho para dejar a Platense en primera. Estuvimos concentrados en Moreno unos 40 o 45 días. Íbamos a jugar y volvíamos. Dejamos todos para que Platense se quede en primera y eso fue muy difícil. Como también es difícil ascender y mantenerse. Después de subir, son dos años muy duros que tenes”.

Para el final, el ex delantero de Platense en 1987 recordó como era el club en ese entonces:“Yo viví una gran época en el club, con gente sana, buenísima. El público acompañaba siempre con una onda extraordinaria, gritaban mucho. Yo pude haber seguido un año o dos, pero me compró Gimnasia, después me fui a México, pasé por Rosario Central, Lanús y Colón y no se dio la vuelta a Platense, pero me quedaron recuerdos extraordinarios y me gustaba la cancha porque estaba bien ubicada y había un ambiente familiar muy bueno”, afirmó Gambier para cerrar la charla. A 27 años de un momento que quedará inmortalizado en la memoria de todo hincha Calamar. Sus 3 goles, el 0-2 abajo, el clima, la cancha y el momento. Todo será un recuerdo imborrable para todo el que defienda la marrón y blanca.

 

Fotos: AdictosaColón.com | Revista Solo Fútbol

Por: Ignacio Zabalza, Patricio Naranjo y Pablo Miguelez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here