Platense perdió, ayer, 3 a 2 ante Barracas Central en Vicente López, por la fecha 30 del torneo de la Primera B Metropolitana. Diego Figueroa, Abel Soriano y Gastón Bojanich marcaron para el «Camionero». Luis Quiroga y Daniel Vega anotaron para el «Calamar».

BC nota
Otra vez el “Calamar” volvió a mostrar un nivel bajísimo ante su gente durante 90 minutos, en un partido que se presentaba como clave, tras las victorias de Nueva Chicago y Atlanta; y que además en los papeles era “accesible”, por la localía, por la posición en la tabla… exactamente igual que en aquellos encuentros ante Colegiales o bien aquel partido por la 14ta fecha, frente al Deportivo Merlo, ambos devenidos en caídas impensadas en el Ciudad de Vicente López.

Hoy, el Marrón no solo dejó en claro que no está para pelearle el campeonato a los “enrachados” conjuntos que miran al resto desde arriba, sino que además no convence en su juego, y por ende hace pensar en que la clasificación al torneo reducido por el segundo ascenso directo, está lejos, por más que hoy se esté, desde los números, formando parte del mismo.

Desde el minuto cero, el “gallego” Méndez sorprendía en su alineación titular, como sucedió en el último cotejo del “Calamar” devenido en empate en cero ante Los Andes, Sebastián Matos ocupaba un lugar en el banco de los suplentes… pero el asunto de la sorpresa no terminaba ahí, ya que otra novedad era que Facundo Melivilo, no solo salía del once inicial, sino que además no ocupaba siquiera un lugar en el banco de los suplentes, por un asunto de indisciplina dura la semana. De esta forma, la alineación dispuesta en cancha para el arranque del encuentro, sorprendía, no solo desde los nombres, sino que hacía pensar a varios en un cambio de táctica, intentando plantear un juego con “enganche”, teniendo al “Popi” Quiroga en dicha posición, y jugando nuevamente con dos delanteros, aunque esta vez Daniel Vega sería acompañado por Víctor Meza, de pocos minutos en el campo de juego en toda la temporada. Las novedades y sorpresas no terminaban allí, ya que en el medio, y esto quizás haya sido lo más llamativo, casi no había jugadores de marca.Y es que volantes como Patricio Rodríguez o el mismo Walter Ortíz, no se caracterizan por su rol defensivo, y el 4-3-3 que se pensaba en un principio los incluía a estos dos en la línea del mediocampo.

El rival, Barracas Central, paraba en el campo un 4-3-3 con el que venía jugando desde el inicio de la segunda fase de este torneo, con grandes figuras en cancha, y un tridente ofensivo goleador conformado por Abel Soriano, Edilio Cardoso y el temible y potente Diego Figueroa, quién terminó siendo la figura del encuentro. Bastó con esos tres hombres para volver loco a una defensa calamar que hizo agua por todos lados, des coordinada a la hora de lanzar a los laterales al ataque y relevarlos a la hora de defender. El “Guapo” venía de sumar de a tres ante Acassuso, y su preocupación por los promedios del descenso era ya historia; lo que le permitía jugar mucho más relajado, por lo menos mentalmente, y fuera de toda presión.

Cuando Carlos Stocklas marcó el círculo central, las teorías y sorpresas quedaban atrás… inmediatamente se vio plasmada la táctica del “Gallego” y las incertidumbres quedaron de lado; ya que lo que parecía un 4-3-3 desde la teoría, comenzaba a tornarse y a vislumbrarse lentamente como un 4-1-3-2 con Rodrigo Pepe más pegado a la línea defensiva y muy lejos de Rodríguez, devenido en enganche o volante creativo por el medio; teniendo a sus costados al “Popi” Quiroga en la derecha, y a su izquierda al “Mono” Ortíz. Y finalmente, arriba Vega por afuera (extrañamente mucho más retrasado que de costumbre) y Meza como centro delantero.

Pero poco tiempo se tuvo para analizar las posiciones y la táctica, ya que el marrón rompía la monotonía rápidamente, en el minuto 6 de juego, con una excelente jugada de contragolpe enarbolada por Vega y Ortíz por izquierda. Que terminó en centro por bajo para que Quiroga, ingresando por derecha, solo, detrás de la línea de defensores, la tocara y la mandara al fondo de la red. Era el 1 a 0, y todo alegría en las tribunas…

Sin embargo, el “Camionero” no tardaría en reaccionar, primero avisó Soriano ingresando solo en el área grande, tras tocarla de sobre pique ante la salida tardía de Pérez; y luego con un remate de Figueroa desde fuera del área. El Marrón mostraba muchas falencias a la hora de defender, el mediocampo era una zona de rápida transición donde el conjunto del Sur de Capital Federal, con un par de pases y paredes, lograba superar el medio desorientando en la marca a toda la última línea local, que no solo se mostraba demasiado lenta y en inferioridad numérica, sino que denotaba algunos horrores cuando debía tomar las marcas en el área. Y esto se plasmó y evidenció a los 20 minutos del primer tiempo. Un centro desde la derecha en pelota parada y un cabezazo de Ferragut habilitó a Figueroa, que fácilmente y sin problemas recibió el balón de espaldas luego de un pique dentro del área chica, y de media vuelta anotó el merecido empate.

Platense siguió haciendo su mismo juego, mucha gente en tres cuartos de cancha pero sin ideas en los últimos metros, Vega se sumaba a la línea de volantes ofensivos y quedaba solamente Ortíz, como desborde y sorpresa, más algo de Rodríguez que en dos o tres ocasiones encaró superando y desequilibrando a una línea de defensores siempre bien parada. Y fue así, como precisamente, el “Calamar” llegó al segundo tanto, tras un exquisito pase de otro partido, dado por el “Pato” a Vega, que hizo una gran diagonal ingresando al área para dejar mal parada a la defensa visitante, “Trapo” la tocó ante la tardía salida de “Cubito” Cáceres, y la pelota ingresó espectacularmente casi al ángulo. A los 39 de la primera parte era la segunda emoción para los Calamares.

Pero nuevamente, lo que parecían destellos de fútbol asociado arriba, se contrarrestaron con los horrores defensivos del fondo en pelota parada. Primero tras un córner, donde Figueroa cabeceó solo en el primer palo hacia atrás, habilitando a Soriano, que cabeceó en el área chica, justo a donde Pérez estaba parado; pero casi sobre el final, a los 45 del PT llegó el empate de la mano de Abel Soriano, en complicidad con una floja salida del “Conejo” Pérez, tras un centro pasado donde el “Pelado” cabeceó al arco de pique, y el balón se fue metiendo, siendo finalmente empujado por el número 7 de Barracas. 2-2 y algo más de justicia al marcador.

Para la segunda etapa no habría cambios, ni tampoco tiempo para acomodarse, ya que al minuto el “Guapo” sorprendió y por enésima vez, tras una pelota parada y otro horror defensivo, toda la defensiva Calamar dejó en soledad a Gastón Bojanich en el medio del área chica, y este cabeceó solo y cómodo, como hace mucho no se ve en un centro. Era el 2-3 al minuto, y a partir de allí todo cuesta arriba.

El “Gallego”, obligado por la situación, metió en cancha a Sebastián Matos por Víctor Meza, pero todo siguió igual, figurita repetida era ver centro tras centro al área rival, siendo rechazados todos por los defensores locales. Platense no ganaba de arriba y su estrategia exclusiva eran los envíos aéreos. Desaparecidos el “Popi” Quiroga y el “Pato” Rodríguez, al Marrón le costaba horrores trasladar el balón y lograr encarar algún defensor, o bien hacer una jugada desequilibrante… nada de nada, poca sorpresa y repetición de centros eran el factor común de la derrota parcial.

Méndez agotaba los cambios, con los ingresos de Jonatan Páez en lugar de Rodrigo Pepe, y de Ezequiel Maciel por Rodríguez. Pero poco variaba la estrategia, que se repetía en centros y más centros, rechazados una y otra vez. Sin embargo, el local contó con un par de situaciones para empatar tras un centro-tiro al arco de Vega que dio en el travesaño, y un cabezazo de Matos solo sin arquero tras un error defensivo de la visita y un centro rasante de Quiroga a la cabeza del goleador, que se fue apenas afuera.

Los minutos se agotaban, así como la paciencia de la gente, con lo que estaba viendo dentro del campo de juego. Stocklas marcó el final del partido, luego de 5 minutos de adición, y los abucheos no se hicieron esperar… esta vez el árbitro no influyó en el desarrollo del juego, así como tampoco lo hizo en el resultado. Platense lo perdió solito… fue una floja actuación en general de todo el equipo, donde quizás se rescaten algunas individualidades como la de Maximiliano Barreiro en el segundo tiempo, y algo de Patricio Rodríguez en la primera parte… del resto poco y nada, mucha irregularidad y poca idea de juego para llegar a anotar con claridad, de tres cuartos de cancha hacia adelante.

Y para colmo de males, ahora se viene Nueva Chicago en Mataderos, ni más ni menos que el puntero en condición de visitante… si el panorama estaba confuso luego de esta noche, las dudas son mayores que las certezas de cara al próximo encuentro. El trabajo de la semana deberá ser duro para cambiar la pálida imagen del domingo… ¿volverán Matos y Melivilo al equipo titular?

 

Síntesis del partido
PLATENSE (2): 1 Agustín Pérez; 2 Gonzalo Peralta, 6 Facundo Talín, 3 Maximiliano Barrero, 4 Humberto Vega; 5 Rodrigo Pepe, 7 Luis Quiroga, 8 Patricio Rodríguez, 11 Walter Ortíz; 10 Daniel Vega, 9 Víctor Meza. DT: Sebastián Méndez.

BARRACAS CENTRAL (3): 1 Walter Caceres; 2 Martín Quiles, 6 Eduardo Talarico, 3 Gastón Bojanich, 4 Nestor Fernandez; 8 Carlos Arce, 5 Fabián Santana, 11 Emiliano Ferragut, 10 Edilio Cardoso; 7 Abel Soriano y 9 Diego Figueroa.

GOLES: Luis Quiroga (Pla) 6´PT (1-0) | Diego Figueroa (Bar) 18´PT (1-1) | Daniel Vega (Pla)  40´PT (2-1) | Abel Soriano (Bar) 45´PT (2-2) | Gastón Bojanich (Bar) 1´ST (2-3)

AMONESTADOS: Daniel Vega (Pla) / Nestor Fernandez (Bar) / Emiliano Ferragut (Bar) / Sebastián Matos (Pla)

CAMBIOS: Sebastián Matos x Víctor Meza(8´ST- Pla) / Jonatan Páez x Rodrigo Pepe (18´ST- Pla) / Emiliano Palacios x Abel Soriano (29´ST – Bar) / Ezequiel Maciel x Patricio Rodríguez (33´ST – Pla) / Marcos Torres x Emiliano Ferragut (36´ST- Bar) / Juan Amieba x Edilio Cardoso (38´ST- Bar)

ARBITRO: Carlos Stoklas

Por Maximiliano Goweznianski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here