Foto: El Obturador

Javier Rossi fue entrevistado por Santiago Shteinberg, en su canal de Youtube. El delantero habló del parate del fútbol por la cuarentena, la función del delantero y su sacrificio, la actualidad del equipo y opinó sin anestesia sobre las críticas por los resultados de este año.


Javier Rossi llegó a Platense tras conseguir el ascenso a Primera con Central Córdoba de Santiago. Como la mayoría de sus compañeros tuvo un excelente primer semestre, pero las cosas dejaron de salir bien en este año. De esto y mucho más habló en esta rica entrevista.

¿Qué se modificó con esta cuarentena?

«Te cambia la rutina diaria, más que nada por el espacio. Después lo familiar también porque hay que hacer la tareas en casa. Yo por suerte tengo patio y una cinta para correr así que tengo la oportunidad de poder moverme para afrontar esta situación».

¿El club tomó medidas de prevención?

«Si, lo deportivo está coordinado por el profe. Lamentablemente en esta situación el club se tiene que acomodar a los espacios que cada uno tiene. Estuvimos hablando y hay algunos que no tienen mucho, entonces se la tratan de rebuscar de la manera que sea».

¿Se aprovecha el tiempo para estar más en familia?

«Sin duda que es lindo. Igualmente yo por la edad que tengo extraño mucho los entrenamientos en grupo, jugar partidos. No se si será porque me estoy acercando a mis últimos años y lo que más me gusta es entrenar y estar adentro de la cancha».

¿Modificaste tu estilo de juego por tu edad (37) durante el último tiempo?

«No, hago lo mismo por ser demasiado profesional con un amor propio que siento por lo que hago. La cabeza es fundamental para todo. Laburo de la manera que sea, de donde me toque y cuidándome ya que con la edad que tengo no puedo descuidar esa parte».

¿Tenés deseo de volver a Cambaceres, club donde debutaste?

«Siempre el deseo de uno es ser agradecido. Soy hincha y del barrio de Cambaceres, nací y viví 25 años a dos cuadras de la cancha. Volver lo irá viendo el tiempo y el momento donde uno esté. Quizá no pueda ir a retirarme como jugador pero sí colaborar de otra manera como técnico o cualquier situación que me encuentre la vida. El deseo es retribuirle y agradecerles haberme permitido ser profesional».

¿Por qué decidiste decir que eras hincha de Cambaceres?

«Uno cuando entra al fútbol hasta deja de ser hincha. No soy el mismo que iba a la cancha, ni el que empezaba a entrar en los partidos. Aprendí a querer los colores, estando cerca, yendo a la hinchada. Estar del otro lado me encontró con otras realidades y aún así no logro entender al hincha que se ofusca con el deportista. Después me tocó la posibilidad de ir a Rosario, a jugar a Tiro, y ahí conocí a mi señora que es hincha de Newell´s y empecé a ir a la cancha y a fanatizarme un poco con el club. Hasta lo vi campeón. Me gusta el fútbol en todas sus dimensiones más allá de ser simpatizante de algún club».

Fernando Ruiz planteaba los partidos con 2 delanteros ¿Te vió afectado ese juego?

«No, cuando llegue a Platense Fernando tenía el equipo con un delantero (Joaquín Susvielles). Después me tocó entrar. Para mí es mejor tener un acompañante, alguien como yo que hinche, meta y corra para generar errores. Igual hay que amoldarse a lo que el técnico decida».

¿Tiene relevancia las pequeñas sociedades? ¿Cuánto sirve conocer al otro?

«Me estuvo pasando ahora mucho no, con el «Oveja» Alfredo Ramírez. Él es un cinco medio adelantado. Yo ya sé que tengo que hacer cuando el la tiene y él sabe que voy a hacer yo. Eso lleva un proceso, también es un trabajo de buscar la química con los compañeros, en este caso Joaquín, para poder volver a hacer bien lo que hicimos en un primer semestre».

¿Qué diferencias le encontrás al planteo de Ruiz con el de Juan Manuel Llop?

«Con Llop no llegamos a entrenar casi nada, tuvimos cuatro prácticas. Lo que sé es que viene una renovación de jugadores. Cuando se cambia un entrenador el que no venía jugando tiene otra esperanza para volver a hacerlo. Con Belgrano le tocó a algunos compañeros que no lo venían haciendo. El fútbol es así».

¿El hincha de Platense puede soñar con el ascenso?

«Si se reanuda el fútbol si, ja. Se está tirando todo más para terminar que para seguir. A mi me molesta cuando las cosas vienen bien y empezás a trastabillar y ya sos el peor del mundo. Eso no lo entiendo de ningún club ¿Qué? ¿Éramos rubios de ojos celestes antes y ahora somos unos negros de mierda? Obviamente que en una segunda etapa todos te quieren ganar porque terminaste puntero y no es fácil. Lamentablemente sufrimos mucho este arranque, es inentendible lo que nos estuvo pasando, de seis partidos empatamos uno».

Decís que aprendiste mucho viendo partidos ¿Qué edad tenías?

«Y será hace 10 años. Yo miro mucho fútbol. Justo se me vino una imagen a la cabeza: Hoy en día se usa que el delantero rápido lo pongan de volante y eso me parece una boludez. Buscate un volante rápido para eso, pero el jugador de fútbol quiere jugar. A veces queda libre el puesto de «4» y ¡Sabes como te metés! Algunos lo hacen, otros esperan su momento. Siempre fui muy observador de esas cosas para cuando me toque y me tocó, tratando de hacer lo mejor, y me he equivocado más por irme como delantero».

Para el futbolista joven ¿Es una buena recomendación observar no solo su posición sino el resto de la cancha?

«Seguro, es más de chiquito hasta cancha de 11 jugué de «2». Mi viejo me decía «Moncho» por Monzón porque le pegaba más al resto que a la pelota. Y cambié. En cancha de 11 me fui de «5» porque me gustaba Mascherano, que había debutado en River y era una locura. El día que tenía que jugar por el torneo vino el técnico y me dijo que iba a venir el que jugaba ahí y le quedaba un puesto: delantero «¿Qué tengo que hacer goles nada más?», le dije. Está bueno poder aprender de otras funciones para el equipo. Yo en Dálmine con Sergio Rondina y Morón con Walter Otta jugué muchas veces de volante, todo se aprende».

¿Un técnico que te guste mucho y algún jugador?

«Jürgen Kloop es crack. Cada tanto me pego una chusmeada de las cosas que hace y no puedo captar la manera en cual le entra a los jugadores, porque cambió de club y le sigue yendo bien. De acá sin duda es Marcelo Gallardo que le está dando los mejores años de la vida deportiva a River. También me puse muy contento que «Huevo» Rondina pueda dirigir en Primera, porque es un gran entrenador y es excelente su cuerpo técnico».

A lo que agregó: «Los jugadores son quienes llevan al éxito o al fracaso al equipo. El técnico elige quién juega y vos sos quien decide si la pateás adentro, afuera o se la das a un compañero. Después es un trabajo muy duro el que tiene en la semana, no solo tratar de elegir al que mejor está sino en mantener bien a todos. Necesitás 11, hay 7 esperando en la gatera y los otros para ver cuando le toca. No es fácil, pero si el técnico tiene bien al plantel va a tener muchos logros. Acá justo se fue Ruiz, hay momentos en los que las rachas se cortan, hay equipos que la pueden mantener».

¿Hay jugadores que llegan a Primera sin tener una buena comprensión del juego?

«No te sabría decir. No indagué esas cosas. En mi caso no pude jugar en Primera, que era mi sueño, después de haber logrado un ascenso. Hay otros que sin hacer nada lo están haciendo, pero hay otras cosas de por medio para mí, con lo poco que veo y entiendo».

NOTA COMPLETA:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here