Foto: Prensa CAP

Gonzalo Bazán es el segundo refuerzo de Platense para la temporada 2019/2020 de la Primera B Nacional. El zurdo llega desde Gimnasia de Mendoza y antes pasó por Sarmiento y Ferro, entre otros.


Al igual que Gastón Suso, Bazán era un futbolista que ya se encontraba agendado. Principalmente, porque se acopla a la perfección al sistema táctico favorito del entrenador, el 4-3-3, en un universo deportivo donde los “extremos” zurdos distan de abundar. Exactamente a 10 años de su debut como futbolista profesional, con 30 años cumplidos hace días, se acerca el tiempo de defender los colores marrones y blancos de la camiseta “Calamar” para Gonzalo Ismael Bazán.

Nacido en La Rioja un 30 de mayo del año 1989, con su metro sesenta y tres y portentosos 70 kilogramos, con la potencia de un preciso remate de media distancia aún a cuestas, debe decirse de su formación futbolística que dio sus primeras patadas al balón en el club Defensores de la Boca, pero acercado ya a la Capital Federal integró las Divisiones Inferiores de San Lorenzo de Almagro.

Su debut como profesional se produjo el 4 de Julio del año 2009, partido en que los “Cuervos” golearon a los “Bichos” de La Paternal por 3-0. Dos meses después, el 30 de septiembre, con otro triunfo por 2-0 ante el Cienciano por Copa Sudamericana, se produciría su debut internacional. Además, contó en su haber con el hecho de ser seleccionado para la Sub 20 de la Argentina.

En San Lorenzo estuvo en dos etapas: la primera, que transcurrió durante los años 2009 y 2010 (12 jugados), y la segunda durante la temporada 2011/12 (26 partidos) El Dato: en San Lorenzo nunca pudo lograr convertir un gol.

57fad496712e11e7a2d3021976ae6e73

De esa manera cerraba su primera etapa en Primera División con 38 partidos jugados. Volvería a la Divisional de honor de nuestro Fútbol para jugar en Arsenal desde el 2016 hasta el primer semestre del 2017 (27 partidos, 2 goles), pero si hay algo que distingue a la carrera de Bazán fue su larga estancia como jugador en la principal divisional de nuestro ascenso: la “B” Nacional.

El primer préstamo se produjo a Sportivo Independiente Rivadavia de Mendoza, donde jugó 18 partidos durante una parte del año 2011. Su debut en las redes se produjo en ese club, un 4 de junio, convirtiendo el segundo gol de la “Lepra” ante Patronato de la Juventud Católica de Paraná (Entre Rios), encuentro que terminaría en goleada 3-0 para los locales.

El segundo, durante la Temporada 2012/13, a Instituto Atlético Central Córdoba, donde jugó 30 partidos, convirtiendo dos goles.

Su tercer préstamo fue a Atlético Tucumán, que cumplió una digna campaña durante la Temporada 2013/14. Bazán participó en 25 juegos, logrando marcar cuatro tantos.

De regreso a San Lorenzo, finalmente logró poder asirse del poder de su pase. Tras una negociación con Nueva Chicago, finalmente se incorporó a partir del segundo semestre del año 2014 a Ferro Carril Oeste, donde tendría la difícil tarea de reemplazar al que quizás sea el último hijo dilecto de aquella institución, el “Huevo” Marcos Acuña, actual jugador de nuestro Seleccionado Nacional. Y quiso ser Ferro la camiseta que más cantidad de partidos defendió, un total de 50, con seis goles convertidos incluidos.

Sus buenas actuaciones le posibilitaron contar con una oportunidad más en Primera División, la anteriormente mencionada en Arsenal de Sarandí, pero tras la temporada regresó a la “B” Nacional, primero para defender los colores verdesojero de Sarmiento de Junín (21 partidos, 4 goles), y luego los albinegros de Gimnasia de Mendoza (15 partidos, un gol), club con el que recientemente disputó el Torneo Reducido para obtener el segundo ascenso a la Superliga.

Para completar su cuadro, debe decirse que suma partidos por Copa Argentina con Instituto (1 partido, 1 gol), Ferro Carril Oeste (4 partidos, sin goles), Arsenal (3 partidos, sin goles) y Sarmiento (1 partido, sin goles), y a nivel internacional por Copa Sudamericana con San Lorenzo (4 partidos, sin goles) y Arsenal (1 partido, sin goles)

rcerjry

De esta manera se resume una carrera que cuenta con diez años de desarrollo como profesional, con 238 partidos jugados y 19 goles convertidos. Puede jugar desde el mediocampo central, aunque claramente llegaría con la perspectiva de desempeñarse como extremo por izquierda en un esquema 4-3-3, el favorito del Sr. Fernando Ruiz.

Bazán durante la temporada pasada con la camiseta del “Lobo” mendocino.

Es ciertamente un jugador que no sobresale pero que resulta ser bastante regular, sin lesiones importantes a lo largo de su carrera más allá de distensiones, contracturas o algún que otro pequeño desgarro, cuya arma principal es el desborde por los laterales y la creación de espacios para el remate desde la media distancia, el cual no solo es potente sino que también suele ser preciso.

Un refuerzo que podría considerarse como “jerárquico” para un equipo que en su rearmado trata de seguir manteniendo un determinado perfil humano y deportivo-profesional con personalidades serias y positivas para la sumatoria en un grupo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here