Platense jugará por primera vez en su historia contra el club Agropecuario Argentino, este lunes a las 21:05 horas en condición de visitante. 


En la zona de Carlos Casares, una ciudad de unos 20 mil habitantes, Los Grobo han construido un emporio con la soja como estandarte, y el fútbol también les ha servido para establecer empatía con los habitantes. Bernardo Grobocopatel, de 40 años, intentó incursionar en el deporte local como gerenciador del club Huracán (dedicado al rugby), pero por diferencias con el resto de la dirigencia decidió fundar su propia institución y apuntar bien alto.

El club Agropecuario Argentino fue fundado el 23 de agosto de 2011. Tras participar de la liga local de Carlos Casares, en 2016 llegó al Federal B y, luego de disputar un solo torneo, logró subir al Federal A.

Con el ascenso a la B Nacional, en 2017, Agropecuario se convirtió en la institución más joven de la historia en jugar la segunda categoría del fútbol nacional. Anteriormente, el récord lo ostentaba Crucero del Norte de Misiones, que había llegado a la categoría en el 2012 con solo nueve años de existencia.

Hoy, el club tiene un estadio para 15.000 personas (remodelado en el último ascenso y bautizado Ofelia Rosenzuaig en honor a la abuela del presidente), cancha con sistema de riego computarizado, panes de césped traídos especialmente de Europa, un complejo de 17 hectáreas con siete canchas auxiliares y un hotel en construcción.

Y en lo futbolístico, además de su equipo superior, ya conformó un plantel de divisiones inferiores para competir en el torneo de AFA.

“Nuestros objetivos son ascender hasta donde podamos y en el futuro tener un plantel conformado por jugadores del pueblo”, resume el presidente del club, que cuenta con muy pocos socios pero que tiene un respaldo económico envidiable para cualquiera.

Con más de 700.000 pesos mensuales destinados a su plantel profesional, el “Sojero” manejó  uno de los presupuestos más altos del Federal “A”, cuando ascendió en el 2017, torneo en el que Belgrano de Santa Rosa transitó con menos de un tercio de ese dinero y terminó descendiendo.

Entre Racing e Independiente

Grobocopatel, fundador y presidente de Agropecuario, tiene como sueño jugar en Casares contra Racing de Avellaneda, el equipo del que es hincha desde chico. Y para lograrlo contrató como entrenador a José María “Chaucha” Bianco (quien lo ascendió a la B Nacional), identificado con Independiente por sus logros como jugador desde finales de los ’80.

“No se dio cuenta”, bromeó Bianco al referirse a esa situación, y enseguida dio un adelanto de lo que vendrá: “Conociéndolo (a Grobocopatel), seguro va a querer cumplir el sueño de jugar con Racing en nuestro estadio. Y Racing juega en Primera…”.

No todo es color de rosa

La contracara de la actualidad de Agropecuario Argentino la viven algunos de los clubes históricos de Carlos Casares, que han ido sufriendo en carne propia el crecimiento del “Sojero”, en detrimento de sus intereses como instituciones sociales.”No es un club, sino una empresa que desangró a los clubes de Casares que hace 80 años mantienen el deporte”, resumió Juan Beraza, ex presidente del Club Atlético Carlos Casares (el más antiguo de la ciudad), al referirse a la aparición del “Sojero” y sus millones.

“Ahora todos los padres quieren salvarse; entonces llevan a su hijo al equipo del empresario, pero no todo lo que reluce es oro”, agregó Beraza, quien se lamentó porque toda esta movida ha afectado a su club y a los otros tres (Boca, Argentina 78 y Defensores) que hacen fútbol en la ciudad.

En ese sentido, el ex dirigente destacó que solamente tres de los jugadores del plantel de Agropecuario “son los únicos de unos pueblitos del departamento de Casares. Los demás son todos extranjeros y eso no ayuda al deporte local”.

Uno de esos tres es Gonzalo Urquijo goleador, capitán y referente del club, que se sumó a Agropecuario durante sus primeros pasos como institución (en 2012) y vivió cada uno de los ascensos.

Hoy el destino hace que el “Calamar” tenga que enfrentarse al “Sojero” por primera vez en los 113 años de su historia. Será desde las 21:05 horas cuando Julio Barraza pite y pueda arrancar el fútbol en el Rosenzuaig.

FUENTE: LA ARENA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here