Platense perdió 1-0 con Los Andes, este sábado por la tarde, en Vicente López, por la fecha 13 de la Primera B Nacional 2018/2019. Maximiliano Fornari convirtió el único gol de partido.


Platense despide su increíble año futbolístico 2018 protagonizando un partido “raro” ante el último y actualmente descendido Los Andes.

El “Milrayitas” llegaba al “Ciudad de Vicente López” con una sombría racha de 17 partidos sin conocer la victoria. Su último triunfo había sido por la Fecha N° 20 del torneo pasado ante Browm de Adrogué en el “Gallardón” de Lomas de Zamora, pero visitando rival no lograba imponerse a uno desde el 20 de Noviembre de 2017 cuando dio cuenta del Deportivo Riestra por 1-0. Sí, Los Andes no ganaba un partido en condición de visitante desde hacía ya algo más de un año. Y si a eso el lector le suma una campaña donde solamente sumó cuatro puntos en once partidos y logró convertir tan solo dos goles, los “fantasmas” de aquella racha nefasta de Almagro en la “B” Metropolitana comenzada y cortada precisamente ante Platense comenzaron a sobrevolar la tórrida y primaveral tarde de sábado sobre las 6000 personas que se acercaron al Estadio a tributarle a este equipo un cálido reconocimiento por el esfuero realizado durante la temporada que devino en un Campeonato, en la clasificación a la Copa Argentina 2019 y al momentáneo ingreso al cuadro de equipos que lucharían por el segundo ascenso a Superliga.

El “Fantasma” se llamó Maximiliano Fornari, quien con demasiado espacio otorgado por Nicolás Morgantini “guanteó” el balon con cara interna de su botín derecho para que el esférico evolucionase con una perfecta comba que lograra hacer infructífero el estiramiento de De Olivera para colarse bien pegadito al palo izquierdo del golero “Calamar”. Eso ocurrió en el minuto 3, calco de lo ocurrido ante Olimpo de Bahía Blanca, en el mismo arco. La diferencia radicó en lo actitudinal.

Porque Los Andes no se refugió sistemáticamente en su área, como se ha intentado hacer creer desde el discurso parlante de los derrotados. Tampoco apeló a castigar físicamente al rival, como sí lo hizo Olimpo, cometiendo el más elemental de los errores -esto es-, hacer enojar al equipo contrario y obligarlo a un mayor esfuerzo. Biggeri fue inteligente, apeló a desgastar al “Calamar” cediéndole la posesión absoluta de la pelota y apelando al aplomo defensivo que al menos supo desplegar en este encuentro (y evidentemente no a lo largo del Torneo) Fue así que el volante devenido en lateral izquierdo Sergio Sagarzazú se convirtió en la figura excluyente del encuentro, más allá del acometimiento de un infantil penal sobre la humanidad de Amarilla, no cobrado por el Juez Principal, Luis Lobo Medina.

Sobre la terna arbitral ya nos vamos a referir. Ahora lo importante fue el fútbol desplegado por unos y otros. Platense malgastó prácticamente un tiempo con el traslado insípido del balón. Le costó mucho superar la línea de la mitad del terreno de juego con pelota administrada, y allí fue cuando la figura de Hernán Lamberti comenzó a crecer merced a esos milimétricos cambios cruzados de frente, siempre profundos, siempre en la medida adecuada para que el compañero desborde y llegue. Cuando entendió que Sagarzazú era inquebrantable, y que el juego estaba por su sector izquierdo, fue tarde. El primer tiempo, además, se consumió con un gol mal anulado a instancias del Segundo Asistente, el Sr. Maximiliano Castelli, en una jugada que dará para el análisis y que si bien no puede ponderársele a favor al Juez, encuentra un justificativo en la rapidez de los acontecimientos, aunque condicionados por la sanción de un inexplicable “off side” a Palavecino cuando el partido recién comenzaba.

El segundo tiempo fue un monólogo del “Calamar”. Los Andes demostró lo insidioso de las fórmulas del fútbol moderno, replicando lo hecho por Francia en la última Copa del Mundo, cediéndole más posesión y terreno al rival para salir rápido de contragolpe. Tuvo sus chances, a la manera de remates desde la media distancia y centros, todos eficientemente controlados por De Olivera. Ruiz, el entrenador que había cortado precisamente ante Platense aquella racha de descenso directo de Almagro y que no paró hasta ascenderlo al “Tricolor” de José Ingenieros a la “B” Nacional, intentó hacer cambios ofensivos, apostando a la velocidad de un Amarilla que dilapidó un increíble mano a mano ante un Requena que no salía (y teniendo dos compañeros más detrás de la línea del balón que quedaban mejores habilitados para la definición), y a la versatilidad del regresado Jonathan Bustos, a quien se lo ve bien en cuanto a lo futbolístico pero que tiene que seguir poniéndose más “fino” en cuanto a lo físico. Para cuando se decidió apelar a la “Ley del Ex” fue demasiado tarde, puesto que los pocos minutos que Daniel Vega estuvo en terreno de juego solo sirvieron para ocasionar molestias en la defensa, más allá que en su primera intervención no logró conectar un buen buscapié de Bustos.

Y si algo le faltaba a este cierre de año “Bien Platense” fue el necesario condimento del penal. Hice referencia a uno no cobrado, que ocurrió cuando otro sí lo había sido. Y aquí es cuando falla eso que en la jerga de los Jueces llamamos “muñequeo”, puesto que Lobo Medina condicionó su arbitraje -hasta ese momento correcto a pesar de los errores del Segundo Asistente, que incidieron lamentablemente sobre el resultado final del encuentro- sancionando un penal que fue, sujetamiento de Marcos Quiroga sobre la humanidad de Lamberti, pero que es una de esas infracciones que nunca suelen cobrarse. Deja la sensación de haber tenido la necesidad de tener que haber cobrado un penal y tan solamente un penal, que además -y como mandaba el desarrollo del actual torneo para el “Calamar”- fue errado nuevamente, esta vez por Agustín Palavecino, quien remató suave al medio, siendo rechazado por la punta de un botín de un Requena jugado hacia su derecha, con tal suerte que en vez de rebotar hacia adelante la pelota tomó altura y en vez de bajar sobre el terreno lo hizo pasando el travesaño. El siguiente, que lo fue en mayor medida y que fue mejor observado que el primero, lo obvió de cobrar. Así no se puede dirigir. No hay límites de penales que se cobran o no se cobran. Hubiese sido hasta más sano para su imágen o haber cobrado los dos o no haber cobrado ninguno, al menos no el primero. Siempre dentro del contexto del “muñequeo”.

El partido terminó entre centros, fuera de juegos, corridas para no llegar y por primera vez un visible agotamiento físico-psíquico en varios de los futbolistas. Los Andes cortó su racha pero difícilmente logre por mérito propio salvar la categoría jugando de esta forma porque para poder así hacerlo hay que ser un seleccionado como Francia. Y Platense demostró que su fútbol sigue intacto, pero también así su falta de buena suerte. Aún así, sin suerte, con lesionados, con un plantel 90% del Campeón de la Tercera División, con evidente trabajo de falta de definición en los jugadores complementarios, termina la temporada dentro de la lucha por un nuevo ascenso. ¿Qué más se puede pedir?

Sí, se pueden pedir muchas cosas. Pero para eso habrá una pretemporada en la que todos los soldados ya se encontrarán de nuevo activos dentro del batallón. Quiera Dios que Bustos entre fino en el once y que Curuchet tenga su memoria futbolística intalterada. Por lo demás, culminamos una participación en la “B” Nacional sin haber sido superados por ningún equipo y ganando y perdiendo con la misma forma de jugar. Lo que se dice, un estilo, que podrá gustar o no, pero donde la práctica de un buen fútbol, abierto de toda violencia, hace que siempre uno se esperance más de lo que se atemorice.


SÍNTESIS DEL PARTIDO

PLATENSE (0): 1 Jorge De Olivera; 4 Nicolás Morgantini – 2 Facundo Gómez – 6 Abel Luciatti – 3 Juan Infante; 5 Hernán Lamberti – 11 Elías Borrego – 8 Marcelo Vega – 10 Agustín Palavecino; 7 Gianluca Pugliese y 9 Cristian Tarragona. DT: Fernando Ruiz

LOS ANDES (1): 1 Leandro Requena; 4 Adonis Frias – 2 Franco Peppino – 6 Sebastián Valdéz – 3 Sergio Sagarzazú; 5 Gustavo Turraca – 7 Enzo Benítez – 8 Marcos Quiroga – 10 Maximiliano Fornari; 11 Matías González y 9 Fabricio Lenci. DT: Aníbal Biggeri

GOLES: Maximiliano Fornari (3’PT | LOS | 0-1)

J. De Olivera (PLA) / S. Sagarzazú (LOS) / F. Lenci (LOS)

No hubo

CAMBIOS: Cristian Amarilla x Marcelo Vega (7’ST | PLA) / Luis Zeballos x Enzo Benítez (13’ST | LOS) / Jonathan Bustos x Gianluca Pugliese (21’ST | PLA) / Daniel Vega x Elías Borrego (26’ST | PLA) / Mateo Levato x Fabricio Lenci (27’ST | LOS) / Guillermo Pereira x Adonis Frias (32’ST | LOS)

ÁRBITRO: Luis Lobo Medina

ESTADIO: Ciudad de Vicente López – Platense

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here