Algo ya había anticipado el vicepresidente de la institución, Sr. Pablo Bianchini, con respecto a las posibilidades de seguir incorporando, pero de manera austera, precisando que podría llegar algún elemento cedido a préstamo por el Club Atlético San Lorenzo de Almagro, entidad con la que se mantienen lazos dirigenciales y futbolísticos cercanos, donde en la última materia trabaja (y muy bien) el ex futbolista “Calamar” Fernando Kuyunchoglu, quien también resulta ser simpatizante de la “marrón y blanca”.

Por ahora es uno solo, un auténtico “refuerzo” para un sector del equipo que necesitaba urgente la sumatoria de un elemento (aunque luego analizaremos si sus características son las apropiadas para este momento, esta situación). Se trata de un producto surgido de la “cantera Azulgrana”, el cual ya ha jugado unos cuantos minutos en Primera División pero que por su edad necesita más corretaje. Se trata de Rodrigo De Ciancio, un mediocampista central que se suma a partir del día de la fecha al plantel conducido técnicamente por el Sr. Fernando Ruiz. He aquí su perfil.

242brodrigo-de-ciancioRodrigo Facundo De Ciancio es bien porteño, nacido un 30 de marzo del año 1995. Se formó futbolísticamente en Boca Juniors (de novena a octava), y a partir de séptima división se “crió” en San Lorenzo de Almagro. En esta última institución se coronó campeón del Torneo de Reserva del año 2015, equipo que por aquel entonces era dirigido por el actual entrenador de la Primera, Claudio “Pampa” Biaggio.

Sus correctas actuaciones en aquel plantel hicieron llamar la atención de Pablo Guede, el dt que para el año 2016 se había hecho cargo del primer equipo “Cuervo”. Fue promovido al plantel de Primera División, aunque no logró siquiera convocatoria alguna durante el Torneo “Transición” en el cual San Lorenzo ganó su zona y en la final caería por goleada ante Lanús. De Ciancio debió conformarse con haber participado de un par partidos en la etapa de preparación durante el verano de aquel año.

Su debut absoluto como profesional llegaría de la mano de orientador uruguayo Diego Aguirre, esto se produjo el 19 de abril del año 2016, en el empate por 1-1 contra Liga de Quito por la Copa Libertadores, en el Nuevo Gasómetro. Por el torneo local, sus apariciones fueron en la fecha Nº 8 del Torneo “2016/17” en el encuentro en que San Lorenzo empató en dos goles con Newell´s Old Boys de Rosario en el “Coloso Marcelo Bielsa”. De Ciancio sería reemplazado en el minuto 15 del complemento por el delantero uruguayo Martin Cauterucchio. Debe decirse que en la fecha Nº 4 ya había formado parte del banco de suplentes en un partido disputado ante Patronato de Paraná que también terminara empatado pero en un gol, aunque no ingresó en reemplazo de compañero alguno.

De Ciancio fue convocado para cuatro juegos durante aquel Torneo, y luego de aquel encuentro sumaría pocos minutos en el encuentro ante Independiente por la fecha Nº 10. De esa manera, jugó 69 minutos con la camiseta Azulgrana.

Sin lugar en el plantel de Primera, fue cedido a préstamo junto con otros futbolistas juveniles “Cuervos” a Temperley, club que finalmente terminaría perdiendo la categoría tras protagonizar una nueva y paupérrima campaña. En esta ocasión, los minutos sumados por De Ciancio, que fue mayormente suplente durante la “Superliga”, fueron 389, habiendo sido titular sin reemplazo en solamente tres juegos, en otro fue titular siendo reemplazado, cinco veces fue suplente ingresando como reemplazo de un compañero y en 10 ocasiones observó el partido completo a la izquierda del entrenador. En el “Gasolero” fue dirigido por Gustavo Alvarez y Gastón Esmerado.

CURIOSIDADES

  • En su segundo partido con la camiseta de Temperley, una dura derrota por goleada ante Racing Club (4-1), recibió la única amonestación de su carrera en manos del Juez Silvio Trucco.
  • También en el “Gasolero” convirtió el único gol de su carrera profesional, marcando el empate en dos goles ante la A.A.A.J. el 2 de diciembre del año 2017.

¿ES LO QUE SE NECESITA? – OPINIÓN –

Este esmirriado mediocampista central de metro ochenta y 70 kilogramos de peso se presenta como una alternativa a la omnipotente presencia de Hernán Lamberti.

Sin lugar a dudas que lo protagonizado por el oriundo de Castelar ha sido de carácter superlativo en todos los sentidos. Nunca ausente, no se piensa en un reemplazo porque parece de carácter indestructible. Pero lo cierto es que es un jugador veterano y que se puede romper porque es humano (aunque a veces no lo parezca).

Es cierto que en la “B” Metropolitana, la categoría más friccionada de nuestro fútbol, logró imponer su categoría de volante con más juego que marca y quite, transformándose en un preciso lanzador de pelotas para las corridas de Facundo Curuchet y Daniel Vega. Y en la “B” Nacional quizás cuente con mayores espacios, es cierto. Pero teniendo en cuenta la lesión de Emmanuel Carreira, las rescisiones de “cincos” más “típicos” como Miguel Conicelli y Julián Acosta, y las características técnicas de Ezequiel Gallegos y Franco Chiviló (otros volantes centrales con más juego que quite y marca), la inevitable pregunta a realizarse en el análisis es: ¿hacía falta incorporar a otro volante central con juego?

Es que las referencias y los testimonios orales y fílmicos son contundentes: De Ciancio es un mediocampista que se desprende para tratar de aportar en ofensiva. Es evidente que el tren táctico de Ruiz transita por esas vías, pero la “B” Nacional es una divisional que se juega con un volante central que marca y quita y otro que recepciona y articula. Y la realidad indica que nos falta lo primero, que no tenemos por naturaleza un futbolista con esa característica, y que no resulta conducente que Lamberti cumpla con dicha función ni recomendable que Gallegos y Chiviló asuman un rol que les aseguraría una amonestación por encuentro con riesgo de expulsión por partido por intentar cumplir con un trabajo para el cual no se encuentran -insisto- naturalmente preparados.

Estadisticas De Ciancio
El cuadro muestra solo campeonatos nacionales (no está sumado el encuentro por Copa Libertadores)

Lo que se dice, una “apuesta”. En lo táctico, también por su falta de experiencia, aunque debe rendirse uno ante las evidencias de lo protagonizado por los ex Huracán especialmente durante el tramo final del Campeonato de la “B” Metropolitana. Quiero decir, Ruiz se “juega” por la idea de un equipo protagonista y decididamente ofensivo, con muchas variantes en dicha cuestión, pero el tema será ver quién para un contragolpe en el círculo central, o si se confiará plenamente en la dureza con la que se tratará de plantear el retroceso de los cuatro defensores típicos que nuestro entrenador utilizará a lo largo del campeonato.

Así las cosas, por el funcionamiento que viene demostrando el “Calamar” en la pretemporada, la derecha debe dársele al entrenador. Platense es un equipo que con titulares, suplentes o mezclados sabe a lo que juega y obtiene el resultado por múltiples vías. Pero el fútbol evoluciona hacia algo feo para los que gustamos de contar con un “paladar negro”, un fútbol donde la diferencia la marca el que aprovecha al máximo el error del rival, el que sale rápido de contragolpe, o el que se apoya en la efectividad de la pelota parada. Nuestro fútbol es más tradicional, y nuestro equipo tratará de ser uno de los protagonistas en post del ascenso. Eso queda claro. Si en dicho tren lo que se busca es generar fútbol, la sumatoria de De Ciancio al plantel es positivo. Pero que el árbol no tape el bosque y que se enciendan luces de alarma para tener tempranos dispositivos dentro del terreno de juego para saber detener todo aquello que el reciente Mundial de Rusia nos mostró y que esta transformando al Fútbol en algo contranatural.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here