El desempeño de la terna ante Comu

Quien escribe y analiza en estas líneas suma una nueva decepción, lamentablemente reiterativa en lo que va de la presente Temporada donde se está regenerando el plantel arbitral, por lo menos en lo que respecta a Jueces Principales. Esta vez toca el turno de analizar lo realizado por Jorge Alberto Broggi, Ernesto Pablo Brusca y Luis Alberto Castillo en Platense – Comunicaciones.

pla - comu5

El Sr. Jorge Alberto Broggi nació en Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires, un 1º de Febrero del año 1986. Es Profesor de Educación Física, como la gran mayor parte de sus colegas, y se encuentra con contrato profesional activo en la A.F.A. desde el año 2009. Reviste un pasado como futbolista juvenil en los clubes Los Andes, Temperley y San Martín de Burzaco y, si bien en un segundo orden de preferencias, conforma junto con los Sres. Yael Falcón Pérez y Maximiliano Ramirez un grupo de “promesas del arbitraje”. Dueño de otro físico importante, llega a la Divisional con pocos partidos de transición en la Divisional “C” y algunos cuantos más en la “D” pero, en la general, no llegando a la centena. Hasta aquí, su presentación.

Platense-Comunicaciones fue su quinto partido en la “B” Metropolitana. Como sus números marcan, nunca el local perdió, repartiendo tres victorias y dos empates. Debut absoluto con el “Calamar”, no así con el “Cartero”, al que lo había dirigido en el triunfo alcanzado en el “Alfredo Ramos” por 1-0 ante Sacachispas en la Fecha Nº 8.

Dicho esto, debe decirse sobre sus condiciones personales que es un Juez que se encuentra en permanente movimiento aunque estos no son gráciles (llamativo que a un Educador Físico le cueste tanto pero tanto despegar los pies de manera adecuada en el trote), y su transitar del terreno es por demás horizontal, lo que lo lleva a estar cerca de la jugada pero “en la línea de fuego”, o hasta a veces pasada a ella, interrumpiendo la visual de los futbolistas en su intento por generar jugadas asociadas. Esta clara deficiencia técnica, y ya creo que no por casualidad, se observa también en sus anteriormente mencionados colegas, quienes le resultan ser generacionales.

En los aspectos positivos, se encontraba trabajando con ecuanimidad los criterios del juego, retrocediendo situaciones de infracciones que terminaron siendo perjudiciales para el receptor de las mismas. Especialmente durante la primera etapa, donde tuvo que amonestar correctamente a Palavecino por una simulación y a Yacaruso por no reponer con rapidez el juego, demostrando una serena pero firme autoridad, más allá de unas gesticulaciones ampulosas y silbateo contínuo en los primeros minutos, de esos que ponen más nervioso que lo que logra tranquilizar al futbolista (también “vicio” observado en sus cogeneracionales) Solamente puede observársele durante esta etapa el error de no haber sancionad infracción de Banegas sobre Curuchet en el minuto 21, jugada en la que debió haber recibido una mejor asistencia por parte de su Juez de Línea más cercano, Sr. Luis Castillo.

Durante la etapa complementaria protagonizaba una labor similar, no influyendo con su fallos en el desarrollo del juego. Amonestó correctamente a Cattáneo y a Bocchino por infracciones fuertes, y a Lucas Banegas en el minuto 38 por una clara mano sobre el borde del área penal de su equipo. Y aquí es donde la debacle se produjo. Acto seguido, Olivares remata el tiro libre directo, uno de mediana altura, que terminó por impactar deliberadamente en el codo izquierdo del futbolista Rose, quien para evitar el golpe frontal con el balón giró sobre su eje pero sin evitar el contacto que la pelota tendría necesariamente con su extremidad. Era penal y amonestación. Fue “siga siga”. Y aquí nuevamente la cuestión de la mano dentro del área. FIFA “aconseja” que es penal o penal, que el Juez queda libre de interpretación alguna. En nuestro país queda a consideración, o por lo menos en la cancha de Platense y si la situación favorece al elenco visitante en un partido empatado y a pocos minutos del final del encuentro.

Quienes han transitado o transitan el mundo del arbitraje saben que para Jueces en estado de ascenso es importante salir airosos de los que parecerán ser estos “pocos” compromisos en las divisiones menores para poder saltar en lo breve a las “grandes ligas” de la Primera. Por eso esta clase de situaciones de las que son plenamente conscientes suelen ser pasadas por alto sin que mida el menor grado de respeto por el trabajo que realizan los otros protagonistas del juego. Y es aquí, precisamente en este punto, donde la esencia del arbitraje se evanece. El empate entre dos equipos parejos en todos los sentidos era el mejor resultado, y a partir del minuto 39 el Sr. Broggi trató de asegurárselo a sí mismo. Recordar que el arbitraje se encuentra “sucio” con Comunicaciones tras la bochornosa final del Reducido ante el Deportivo Riestra, partido en el que uno de los Asistentes hoy presentes en el “CVL”, Sr. Ernesto Brusca, fue partícipe de aquella terna encabezada por el Sr. Paulo Vigliano y compartida con el también veterano Asistente José Daniel Mendoza.

Fue más intencional la mano de Rose que la de Banegas. La diferencia: la primera ocurrió dentro del área, y la segunda fuera de ella. Como la claramente no intencional de Facundo Curuchet en el primer minuto de recupero tras un fortuito rebote en la humanidad de Silguero (con el mayor agravante aún de que se trataba de un ataque del equipo local con tiempo cumplido).

Por lo expuesto, dentro del contexto de un partido protagonizado por dos equipos encaramado en la lucha por el ascenso, en un encuentro carente de violencia y en el cual estos fallos pudieron haber alterado el resultado final el juego, queda claro que el arbitraje del Sr. Broggi fue marcadamente deficiente y merece ser calificado con un 3 (Tres) .

23658720_10154938682601969_6513167695115427264_n

Cuando un Juez erra, debe quedar claro que erra porque es un ser humano. Cuando quiere errar, es porque claramente no se encuentra preparado para honrar los valores que esta profesión conlleva encima. Causa tristeza que esta falta de respeto para con el futbolista provenga de alguien que, alguna vez, quiso serlo.

Sobre lo actuado por los Asistentes, debe decirse del Primero, Sr. Ernesto Pablo Brusca, que tuvo poca participación activa, cometiendo el error de marcar saque de arco favorable a Platense tras un remate de Martín Rose en el minuto 41 de la primera etapa que el arquero Jorge De Olivera alcanza a rechazar débilmente, y teniendo el acierto del claro fuera de juego de Diego Tonetto cuando el juego finalizaba. Con 48 años encima y sin más futuro en el arbitraje, quizás sería honesto plantearse la finalización de su carrera para que los más jóvenes y con proyección puedan de una buena vez por todas llegar a la Divisional filtro que es la “B” Metropolitana. Su calificación es un 4 (Cuatro).

Sobre lo actuado por el ex futbolista profesional de Sportivo Barracas Sr. Luis Alberto Castillo puede comentarse que estuvo correcto al habilitar a Facundo Curuchet tras un pase de primera en el minuto 4 de juego, puesto que Cattáneo dio el paso hacia adelante de manera tardía. Luego no pareció asistir de manera eficaz al Juez Principal en el pisotón que Lucas Banegas le propinó a Curuchet, jugada que quizás hubiese significado la amonestación temprana del símbolo de Comunicaciones, lo que hubiese terminado con su expulsión tras la jugada de la mano anteriormente comentada. Sobre el final de la primera etapa dio otra correcta habilitación de Daniel Vega sobre el sector izquierdo. En el complemento Comunicaciones atacó desde la media distancia o con tiros desde la esquina, lo que hizo rutinario su trabajo. Se lo califica con un 6 (Seis).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *