Conociendo al DT: Fernando Ruiz

Muchos y variopintos fueron los nombres barajados para sustituir el interinato de Juan Amador Sánchez. Por supuesto, el nombre siempre elegido por el grueso de la parcialidad fue el de Atilio Svampa, pero siempre parece haber un buen motivo para no darle la responsabilidad de poder dirigir a nuestro primer equipo. Finalmente, los dirigentes se inclinaron por Fernando Ruiz.

ruiz

En la carrera de los dts sonaron otros de viejos conocidos tales como Guillermo Duró, Marcelo Broggi, Lucas Pusineri o la dupla Sergio Gomez-Favio Orsi, y de entrenadores que si bien nunca jugaron en Platense cuentan con experiencia y pergaminos como Aníbal Biggeri o Diego Osella. Pero había que tomar una decisión rápida, y quizás se utilizaron todos estos nombres para no “quemar” al hombre que finalmente iba a imponerse por encima de los mencionados. Y ese hombre fue Fernando Ruiz, uno de los entrenadores con mayor y persistente recorrido en nuestras lides del ascenso argentino.

SU TRAYECTORIA COMO JUGADOR

Siempre con caras de pocos amigos, su trayectoria como entrenador viene caracterizándose tal y cual como lo fue su carrera como futbolista profesional. Nació en la Ciudad de Buenos Aires un 26 de abril del año 1972. Siempre jugó como marcador central. Se formó en el Deportivo Armenio, pero sus buenos desempeños hicieron que el histórico dirigente “Araratiano” Nurahyr Nakys -por entonces presidente de aquel Club- lograra incorporarlo al Club Atlético Independiente, donde jugó en Cuarta y Tercera División. Pero finalmente Ruiz regresó a Maschwitz justo a tiempo para formar parte de equipos que se mixaban entre los jugadores que salían de Armenio, los que quedaban libres de las Juveniles del “Rojo” y profesionales con pocos minutos en Primera División del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, Entidad que había transformado a los del norte del Conurbano en su Filial.

deformaciones-armeniofilial

La primera etapa de Ruiz como profesional del fútbol en Armenio se dio, precisamente, entre los años 1993 y 1995. Fue dirigido por entrenadores tales como Alcides “Cacho” Silveira y Oscar Martínez, y jugó en esas dos temporadas con futbolistas como el “Yagui” Rubén Darío Forestello, Adrián González (jugaría en Platense en la “B” Nacional), Hugo “Pachorra” Smaldone, Alfredo Javier Aguirre (delantero surgido de la cantera “Calamar”) y el histórico arquero del ascenso Carlos Bangert. Durante esos dos años convirtió un gol.

Durante la Temporada 95/96 jugó su única temporada en la “B” Nacional. Fueron 14 partidos, con un gol convertido, con la camiseta de Atlanta, donde fue dirigido por varios entrenadores de fuste tales como Jorge “Vitrola” Ghiso, Roberto Domingo Rogel y Salvador Daniele, jugando con futbolistas que supieron vestir la camiseta “Calamar” tales como los arqueros José Luis Campi y Leonardo Cauteruchio y el volante Alejandro “Papu” Insaurralde.

fernando-ruiz3

Regresó al Deportivo Armenio para jugar nuevamente por espacio de dos temporadas, desde el segundo semestre del año 1996 hasta el primero del año 1998. Estos quizás fueron sus mejores años personales con aquella camiseta, puesto que era el estandarte de un equipo que necesitaba sumar muchos puntos para evitar el descenso y que tras obtener el “Clausura 98” se quedó a las puertas del ascenso tras caer derrotado en los partidos finales ante El Porvenir, el equipo que se había transformado en la nueva Filial de San Lorenzo. Durante aquellas temporadas fue dirigido por el “ídolo” de la Institución José Ángel Úbeda y por el mismísimo “Noray” Nakys. Ruiz contribuyó con al menos cinco goles.

estudiantes2000

Durante la Temporada 98/99 experimentó su único paso internacional defendiendo los colores del Sacachispas de Guatemala, equipo que jugaba en la Primera División de aquel país. Finalizada esa experiencia, regresó al país y encaró su primera etapa como futbolista de Estudiantes de Buenos Aires (Temporada 1999/2000), logrando su primer ascenso como futbolista saliendo Campeón de aquel Torneo Metropolitano de la “B” tras superar en las finales a Sarmiento de Junin.

deportivoespac3b1ol2002

Sin embargo, Ruiz, seguiría jugando en la tercera división. Las siguientes dos temporadas las hizo en el Deportivo Español, club en el que jugó 75 partidos y convirtió 8 goles. Se coronó Campeón de la Temporada 2001/02 tras vencer en las finales a Ferro Carril Oeste. En aquel último partido jugado en Caballito, que venció el local por 1-0 con gol de Cristian Tula, los espectadores locales protagonizaron serios incidentes en los cuales los futbolistas de Español tuvieron que defenderse prácticamente sin colaboración policial.

Nuevamente de regreso al “Pincha” de Caseros, las siguientes dos temporadas le sumaron un total de 94 partidos con un gol convertido. En aquel equipo jugó junto a Daniel Alejandro Vega y a Ezequiel “Pocho” Lavezzi. Hoy vuelve a re-encontrarse con el “Contador”, esta vez siendo su entrenador.

estudiantes2bde2bbuenos2baires2b20032b2004

El tramo final lo protagonizó en el Deportivo Armenio, desde el segundo semestre del 2004 hasta el primero del 2007, temporada en la que lo terminó dirigiendo en la fecha final. De esta manera, puso su punto final como futbolista jugando 152 partidos con la camiseta del Club que lo formó, convirtiéndole 14 goles a favor.

Sus números como futbolista se sintetizan en 335 partidos jugados como profesional a lo largo de 14 años de trayectoria en las que sumó dos ascensos a la “B” Nacional. Convirtió 24 goles.

SU TRAYECTORIA COMO ENTRENADOR

Un rasgo llamativo de la carrera de Ruiz como entrenador es que ha sabido dirigir a todos los clubes en los cuales ha jugado como futbolista.

Lo dicho, arrancó su carrera como director técnico en la última fecha del Torneo 2006/07 dirigiendo al Deportivo Armenio, cayendo derrotado ante Tristán Suárez. Dirigió a los “Araratianos” durante la Temporada 2007/08, logrando la séptima ubicación, eliminado en el Reducido a Atlanta y cayendo luego ante Los Andes. Durante la Temporada 2008/09 dirigió a Armenio durante las primeras siete fechas, luego renunciando. Su primera etapa como entrenador del equipo de Ingeniero Maschwitz resultó en 18 partidos ganados, 19 empatados y 14 perdidos.

No se quedaría sin trabajo, puesto que desde la fecha 14 hasta la 34 dirigió al Deportivo Español, obteniendo 4 triunfos, 7 empates y 8 derrotas.

Durante la Temporada 2009/10 dirigió a dos equipos. Arrancó la temporada conduciendo a Estudiantes de Buenos Aires durante las primeras 30 fechas obteniendo 9 triunfos, 11 empates y 8 derrotas, para luego regresar nuevamente al Deportivo Armenio, club en el que se mantuvo en su banquillo hasta el primer semestre del año 2013 en su segunda etapa como entrenador sumando 46 victorias, 49 empates y 38 derrotas. A pesar de la modestidad de medios, se las ingenió para protagonizar campañas de obtención de puntos que le permitiese a la mencionada Institución encontrarse alejada de la problemática del descenso, aspirando a luchar por entrar a instancias reducidas por un segundo ascenso. Fue así que tras salir sexto en el Torneo 2010/11 fue eliminado por Brown de Adrogué por ventaja deportiva, y dentro del contexto del Torneo 2012/13 (en el que salió octavo), supo darse el gusto de hacer avanzar a su equipo hasta los dieciseisavos de Final de la Copa Argentina siendo eliminado por Newell´s Old Boys de Rosario en un partido que había comenzado a ganarlo tempranamente.

De esa manera, Ruiz cerró su ciclo como entrenador de Armenio tras sumar allí como director técnico un total de 183 partidos (64 victorias, 67 empates, 52 derrotas)

En el que quizás haya sido su peor desempeño, agarró un Flandria que se encaminaba hacia un inevitable descenso desde la fecha 13 a la 37 del Torneo 2013/14. Allí solo pudo obtener 3 victorias y 8 empates, perdiendo los 11 partidos restantes. El “Canario” terminaría yéndose a la “C” con Pedro Monzón como entrenador.

Luego de un tiempo prolongado sin trabajo, en el año 2015 aceptó hacerse cargo de un Almagro que venía protagonizando su peor campaña histórica de partidos sin ganar, la cual había comenzado tras una goleada 3-0 ante Platense en el “CVL” durante el “Transición 2014” y terminaría con su segundo partido como entrenador “Tricolor” en José Ingenieros justamente ante el “Calamar”. De esa manera Ruiz, que había logrado poner fin a esa adversa racha de 25 partidos sin ganar, revirtió lo que parecía un consumado descenso a principios de temporada y lo transformó en un histórico ascenso por la vía Reducida a la “B” Nacional tras eliminar a Atlanta, a Estudiantes de Buenos Aires y al Deportivo Morón. En aquella campaña obtuvo 19 triunfos, 9 empates y 8 derrotas.

Su única experiencia como entrenador de la “B” Nacional también la tuvo con los de José Ingenieros durante casi todo el “Transición 2016”, abandonando el cargo tras un desgaste con la dirigencia de Almagro a falta de una fecha. Aún así, la campaña le permitió a Almagro poder permanecer con tranquilidad en la Divisional tras sumar 7 triunfos, 6 empates y 7 derrotas.

De regreso al estricto ámbito metropolitano, se hizo cargo de un Atlanta que tenía un equipazo y al cual le hizo luchar el liderazgo del reciente torneo. Sin embargo, y tras una serie negativa de cuatro partidos sin ganar y con una relación desgastada con la dirigencia “Bohemia” y sus simpatizantes, tras 27 fechas tuvo que dimitir en el cargo tras haber sumado 11 victorias, 8 empates y 7 derrotas.

De esta manera, puede resumirse la carrera de este entrenador de la siguiente manera: Dirigió 334 partidos. Obtuvo 117 victorias, 116 empates y 101 derrotas, 467 de los 1002 puntos que jugó, lo que le da una efectividad del 46.6% Obtuvo un ascenso con Almagro al finalizar el Torneo “2015”.

CON LAS COSAS CLARAS

ruiz 2

Fernando Ruiz encarna el perfil del típico entrenador de “B” Metropolitana, categoría en la que se crió, desarrolló y terminó como jugador, más allá de su breve experiencia con Atlanta en la “B” Nacional, la internacional en Guatemala con el Sacachispas, su breve paso como juvenil en Independiente o un intento de contratación por parte de Arsenal durante el año 1995. No tiene términos medios. Entiende cómo se juega al fútbol en este nivel. No improvisa. Su sistema es un clásico 4-4-2 en el cual puede o no utilizar un enganche. Vamos a ver a un Platense que va a tratar de ser muy duro en la zaga central y en el mediocampo típico y que va a tratar de aprovechar los espacios laterales para lanzar centros y aprovechar las torpezas en retroceso de las defensas rivales. No vamos a ver a un equipo virtuoso, sino más bien a uno sacrificado y metedor pero que va a proponer llegar muchas veces al arco rival.

Así las cosas, quizás cuente con un perfil mucho más necesario que los que han tenido los últimos entrenadores “Calamares”. Ruiz apuesta a “ganador”, aunque sus números estadísticos describan a un entrenador más bien “promedio”. Pero si uno analiza la realidad de la Divisional puede preguntarse si habría alguna mejor opción. Seguramente que la gran mayoría coincidiríamos en que no.

Llegó la hora del sacrificio. Será un torneo largo, limitado en recursos, donde los ganadores serán, finalmente, los que mejor y mayor aguante tengan. Y si alguien que sabe lo que es “aguantar” en el ascenso, sin lugar a dudas ese es Ruiz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *