Cambiar para ganar

Platense sigue llevando alegría a Vicente López, el invicto de Labruna toma impulso y genera la mística necesaria para candidatearse seriamente al ascenso. Sin embargo es notorio como en cada partido se encuentran pequeñas cuestiones visiblemente cambiantes y sumamente productivas para engranar el funcionamiento del equipo.

a e

Y en este sentido es preciso marcar dos de esos pequeños cambios que se dieron durante los 90 minutos y se gestaron desde la conducción técnica. En primer lugar, notar que los ataques del “Calamar” vinieron repartidos, y no tan monótonamente verticalizados; encontrando variantes en dicho sentido. Cuando el equipo se lo propone puede ser muy incisivo por el medio, con la velocidad de Bustos, las arremetidas de Quiroga y algún pase interesante en profundidad de Lorefice para Vizcarra.

Pero es cierto que a veces al repetirse demasiado en dicha modalidad, el rival te toma la patente del juego y se abroquela en el medio con mucha gente para imposibilitarte el paso por el medio, obligándote a abrir la cancha… y precisamente ahí estuvo la clave del sábado pasado en Isidro Casanova. En el complemento, y durante gran parte del encuentro en general, fueron claves las intervenciones del “Pato” Rodríguez jugando bien pegado a la banda y desbordando a Talin, cuya posición ocupada sobre el lateral izquierdo fue un hábitat hostil para el ex defensor del marrón. Precisamente por allí vino el gol del triunfo, tras un centro del tucumano al “Chino”. La variante fue efectiva, y Platense cambió para ganar…

Pero no se ubicaron solo allí las causas del triunfo. En la etapa complementaria, y luego del empate de Caballero, el DT decidió un par de cambios interesantes, para avanzar un par de escalones en la ofensiva. El ingreso de Carreira por Mozzo fue una variante de nombre, solo porque el ex Fénix estaba en la cuerda floja por el cartón amarillo recibido en la primera etapa. Pero luego decidió el ingresó de Leguiza en reemplazo de Lorefice, armando un doble cinco apostado más arriba, junto con Carreira, pero con recorrido y velocidad… que es algo más de lo de Lorefice (figura del “Calamar” hasta allí) y Mozzo pueden darle al equipo en dicho sentido. Alivianándose un poco la rigurosidad en la marca, los primeros dos cambios le dieron frescura y pierna nueva al mediocampo. Por último, ni bien anotó el “Chino” se produjo el ingreso de Lucas Galán por un extenuado Luis Quiroga; debutando de esta manera en el primer equipo. El delantero se ubico en la posición de pivot y tuvo algunas intervenciones interesantes para aguantar la pelota arriba y distribuir juego a partir de su rol de pivot, acompañando a Vizcara.

En definitiva, los cambios de Omar Labruna fueron la clave para que Platense pueda cambiar a tiempo, en lo táctico y en la inteligencia desde la banca a la hora del relevo. Punto para el DT que parece estar cursando esta carrera al campeonato, aprobando todas las materias con el mejor promedio de la clase…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *